¿Sabes cómo puedes alcanzar la felicidad? A través del hygge y del ho´oponopono. Sí, ya te he hablado del Ikigai y del Kakeibo. Y Sigo hablando de palabras raras (jajaja). Pero las dos que elegí para este post son mucho más que eso.

De hecho, no soy el único que quiere saber más de ellas. Porque cada día, en los medios de comunicación y en las redes sociales, nos las presentan como la cura a nuestros problemas. Y puede que, por lo menos en parte, tengan razón.

Es más, donde nacieron, son el ingrediente perfecto en la receta de la felicidad. Y por eso su fama se ha expandido a lugares distantes en los que, incluso, muchas personas creen que no las necesitan.

Pero como esta comunidad no se trata solo de que seamos mejores inversionistas, sino mejores personas, trataremos de entender esas dos palabras. Para que luego, si queremos criticarlas, lo hagamos con conocimiento de causa.

Ser Feliz En Medio Del Frío

Fórmulas para ser feliz.

Fórmulas para ser feliz.

La palabra hygge, de origen danés, no tiene traducción literal al español. Pero significa algo así como bienestar. El punto es que el bienestar no es igual en Jamaica, donde no puedes vivir sin un ventilador, que en Dinamarca, donde mueres de frío.

Entonces, ¿qué significa hygge para los daneses? Es algo que no pueden describir con un adjetivo, sino más bien con verbos. Es la sensación de sentirse completamente a gusto adentro, aunque afuera amenace la tormenta.

El hygge es sentirse bien, pero realmente, no de palabras para afuera, con las cosas pequeñas. Como un momento cerca a la chimenea en una fría noche o una copa de vino. Y no solo en los largos inviernos daneses, sino a cada segundo de nuestras vidas.

Puede que esta historia suene demasiado perfecta para ser cierta. Pero asumamos que cada uno de nosotros tiene el poder de sentir o practicar el hygge. Entonces la pregunta es: del ciento por ciento del tiempo, ¿cuánto lo disfrutas y eres feliz?

Ser Feliz Bajo El Sol

Muy lejos de Dinamarca, en la Polinesia, se creó otra de las teorías que nos prometen una felicidad completa. Se trata del ho´oponopono, que hoy se practica con mucha fe en Hawai. Esta es una técnica para alcanzar la plenitud, o la felicidad, a través del perdón.

La definición de lo que es el ho’oponopono me gusta mucho. Se dice que es una “higiene mental”. Y esta busca algo que muchas veces nos hace falta: vaciar la mente de odios o resentimientos. Para que, de esta forma, podamos restaurar las relaciones con los demás.

Esta especie de curación se realiza mediante frases clave que nos ayudan a eliminar los pensamientos negativos. Una de ellas es “lo siento, perdóname, gracias, te amo”. Y otra es “los amo queridos recuerdos. Agradezco la oportunidad de soltarlos a ustedes y a mí”.

No sé qué pienses tú, pero creo estas frases pueden ser realmente poderosas. ¿O qué crees que podría pasar si con ellas reemplazamos el “estoy gorda”, el “estoy aburrido” o el ”soy pobre”?

Ser Feliz De Adentro Hacia Afuera

Para ser feliz debes preguntarte a ti mismo.

Para ser feliz debes preguntarte a ti mismo.

Independientemente de que creas o no en estas técnicas, hay algo que no podemos negar. Y es que las dos plantean que para alcanzar la felicidad debes mirar hacia adentro, en vez de mirar hacia afuera.

Algunas personas, incluso, practican el ho’oponopono para curar enfermedades. Y empiezan por decirles a sus propias células las frases que te dije anteriormente. Para luego sí buscar o esperar una respuesta en el exterior.

El hygge, igualmente, nos enseña que puede hacer frío afuera, pero calor adentro. Que afuera puede estar todo mal. Pero, si conservamos esa sensación de bienestar, nada podrá amargarnos la vida.

En ese sentido, también se parecen al Ikigai, del que te hablé en un post pasado. Que nos enseña que las cicatrices, aunque pueden parecer feas, tienen otro poder. Y es hacernos únicos y recordarnos nuestras fortalezas.

Ser Feliz Tiene Sus Opositores

Por supuesto, no todos piensan lo mismo. Y está bien, porque no somos iguales. Hay personas que creen que la búsqueda de la felicidad lo único que hace es distraernos de nuestros objetivos. Y, en ocasiones, eso puede ser cierto si lo crees así.

Otros piensan que lograr la felicidad no es posible. Que ninguna técnica o filosofía tiene ese poder. Y hay otros que piensan que lograr la felicidad es tan fácil, que no necesitamos libros que nos digan cómo hacerlo.

Creo que todas esas visiones son respetables. Pero también pienso que no existe nada de malo en que busquemos en las teorías antiguas, en los mentores o en los libros estrategias que nos ayuden a ser mejores.

Finalmente, eso es la felicidad. Como dice el hygge, se trata de encontrar lo maravilloso de cada momento. Y de sacarle provecho, de exprimirle el jugo como a una naranja. Y de lograr que ese jugo sea tan rico que seamos los primeros que lo queremos tomar.

Ser feliz mediante el hygge.

Ser feliz mediante el hygge.

Ser Feliz Es Tu Derecho Y Tu Responsabilidad

Más allá de que creas o no en estas técnicas, o en otras, lo más importante es que seas consciente de que la felicidad es tu derecho. Pero también es tu deber, porque tienes el poder de buscarla, si no la has encontrado ya.

Y me refiero a la felicidad como una sola. Pero también a la felicidad que te dan tus relaciones, tus acciones y tus finanzas. Por eso, quisiera que nos compartieras algo al respecto, como…

  1. ¿Crees que mereces ser feliz?
  2. ¿Eres feliz?
  3. ¿Vas bien en la búsqueda de tu felicidad?
  4. ¿Cuál es el método o lo que más te ha ayudado a encontrarla?
  5. ¿Ya identificaste al principal enemigo de tu felicidad?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!