Diciembre es un mes para hacer un balance financiero. Porque marca el fin de un año y el inicio de otro. Y eso significa que es la época propicia para que nos preguntemos qué tal nos fue en el año que termina.

Podemos hacer balances de muchas cosas. De nuestras relaciones, de nuestra salud, de nuestro trabajo y de nuestras metas en general. Pero hoy quiero proponerte que hagas un balance de tus finanzas.

Porque lo que pasó con tu dinero durante el año y lo que puede pasar con él está íntimamente relacionado con tus metas. ¿O no es así? Por eso, te voy a dar cuatro claves para que puedas hacer tu balance financiero.

Pero lo más importante es que a partir de él podrás también proyectarte hacia el futuro. Y definir desde ya cómo quieres que sea el año 2018. Nunca olvides que la planeación puede hacer la diferencia en tu vida.

¿Cuánto Ganaste Durante El Año?

Balance financiero, meta que no debes perder de vista.

Balance financiero, meta que no debes perder de vista.

Preguntarte sobre los ingresos que obtuviste durante el año es obligatorio. Porque no sólo te revela si obtuviste suficiente dinero, sino algo mucho más profundo. Es decir, lo que el dinero significó para ti.

Por ejemplo, pudiste haber ganado mucho, pero gastar más solo en pagar obligaciones. O pudiste ganar menos, pero ahorrar y darte las vacaciones de tus sueños. Lo que te quiero decir es que no siempre más dinero significa mayor abundancia o libertad financiera.

A partir de tu propio caso, elabora una lista de todo lo que ganaste. Y luego pregúntate si te sientes satisfecho y obtuviste lo que crees que merecías. Si ese dinero te hace feliz, si te falta o te sobra.

No olvides agradecer, porque sin importar tu situación, estás leyendo este artículo ahora. Y eso significa que estás vivo. Además, significa que tienes la oportunidad de mejorar lo que quieras en el nuevo año que está a punto de comenzar.

El Balance Financiero De Los Gastos

Como segundo paso de este balance financiero, también debemos hacer una tarea que no siempre es placentera. Y es volver atrás para analizar cuánto dinero nos gastamos y en qué lo gastamos.

En este sentido, generalmente sentimos dos emociones. Si gastamos mucho o poco en algo que nos hizo feliz, nos sentiremos plenos y agradecidos. En cambio, si debimos gastar dinero en un imprevisto desagradable, la sensación será la opuesta.

Lo importante es que tengas claros los números. Porque así podrás corregir el rumbo de tus gastos. Es decir que podrás estar pendiente de cuánto dinero gastas, en qué lo gastas y cambiar de hábitos para sentirte mejor financieramente.

Si este año tuviste muchos gastos que no esperabas, sigue adelante. Siempre tendrás la posibilidad de cambiar lo que no te guste de tus finanzas. Solo haz tu balance financiero, diseña una estrategia y apégate a ella. Verás que más pronto de lo que esperas la situación estará a tu favor.

¿Ahorraste Este Año?

Ahorrar es clave para que logres un balance financiero.

Ahorrar es clave para que logres un balance financiero.

El tercer paso de tu balance financiero incluye, tal vez, la pregunta más relevante: ¿ahorraste? Te lo digo porque a veces estamos tan ocupados en ganar y gastar que se nos olvida algo.

Y es cumplir metas, no solo obligaciones, y pensar en el futuro. Esto pasa porque la vida es como una bola de nieve que nos va llevando. A veces, ni siquiera nos deja respirar. Entonces, dejamos de pensar en lo que vale la pena.

Eso que vale la pena son esos objetivos para los cuales necesitas dinero, como la casa de tus sueños. O las vacaciones que quieres darle a tu familia. O los estudios que quieres hacer. O ahorrar para una futura inversión.

También vale la pena aprovechar lo que podemos obtener hoy para disfrutarlo mañana. Es decir, aprovechar que tenemos juventud, ganas, talentos e ingresos para que mañana el dinero no sea una preocupación para nosotros.

En Tu Balance Financiero Incluye Tus Inversiones

Relacionado con el anterior punto está el de las inversiones. Pero, a diferencia del ahorro, las inversiones te reportan una ganancia extra. Mucho mayor de la que puedes lograr si dejas tu dinero en la cuenta del banco.

Por eso, evalúa qué pasó contigo y piensa si estás haciendo algo para que tu dinero te dé más ganancias. Si te estás ganando algunos intereses. O si la renta de tus inmuebles está en línea con su valorización.

Si no has logrado esta meta, empieza a plantearte opciones de inversión. En el mercado hay muchas. Tienes fondos mutuos y también tienes a la Bolsa de Valores. ¿Por qué no intentarlo?

Al hacerlo, no pierdas de vista lo que ganaste, lo que gastaste y lo que ahorraste. Un buen balance de estos factores, junto con la inversión, determina que tengas unas finanzas sanas que, finalmente, te hagan feliz.

Haz tu balance financiero.

Haz tu balance financiero.

Una Tarea Para La Próxima Semana

A partir de este balance financiero te voy a dejar una tarea, si quieres hacerla. Y es pensar en las metas financieras y de otro tipo que quieres lograr el próximo año. Escríbelas en un papel.

En unos días te daré algunas claves para que no solo te acerques a esas metas, sino que las alcances. Por ahora, déjame saber cómo te fue en tu balance financiero:

  1. ¿Obtuviste los ingresos que esperabas durante este año?
  2. ¿Y cómo te fue con los gastos?
  3. En cuanto al ahorro, ¿cumpliste tus metas?
  4. ¿Encontraste formas alternativas de inversión?
  5. ¿Qué crees que incidió en los resultados que obtuviste en el año?
  6. ¿Cuál es tu principal meta para el año que viene?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!