Las críticas son juicios que las personas emitimos sobre otras personas, cosas o situaciones. Podrían tener un significado positivo y constructivo. Sin embargo, generalmente, percibimos a las críticas como algo desfavorable.

De hecho, por hacer caso a las críticas simples, y por otras más graves, se han producido grandes tragedias colectivas y personales. El bullying o matoneo que se registra en los colegios o trabajos parte de realizar críticas malintencionadas, por ejemplo.

Y quienes sufren son las personas que creen en esas críticas de los demás, más que en ellos mismos. Se dejan llevar por esa presión. Y, en algunos casos, hasta límites que no tienen vuelta atrás.

Por eso, las personas también debemos aprender a “gestionar” las críticas. Así como gestionamos el tiempo o el dinero. Porque solo así podemos hacerles frente, aprender lo que podamos de ellas y evitar que nos afecten más de la cuenta.

Paso 1: Las Críticas Y El Juicio De Los Otros Sobre Mí

Bien y daño pueden hacer las críticas.

Bien y daño pueden hacer las críticas.

Las críticas, como te dije antes, parten de un juicio que otras personas tienen sobre algo o alguien. Y los criticones creen que tienen el derecho de expresar esas críticas, aunque resulten ofensivas o hirientes.

Lo que ellos parecen no tener en cuenta es que los que recibimos las críticas tenemos dos opciones. Por un lado, podemos creer lo que nos dicen, sentirnos culpables e identificarnos con las críticas.

Pero, por otro lado, podemos tomar lo positivo de ellas para crecer, si es el caso. O desechar esas críticas porque no nos están aportando para ser mejores personas. Y porque las personas que las hacen, realmente, no nos conocen.

Entonces, cuando seas el objeto de una crítica, piensa con cabeza fría si son injustificadas. O si realmente crees que te pueden ayudar a ser mejor. Dales crédito, sobre todo, a las críticas de personas que realmente te conocen.

Paso 2: Analiza Los Motivos De Quien Te Critica

Las críticas que nos hacen expresan un motivo que tiene la otra persona para hacerlo. Pero también pueden expresar una carencia. Por ejemplo, si alguien te critica porque eres delgado es porque, tal vez, esa persona quisiera tener tu contextura física, pero no la tiene.

Por eso es importante identificar los motivos que tienen los demás al criticarnos. Si descubres que no te comportaste del todo bien y te están criticando, toma lo positivo de esto y haz el cambio necesario.

Si descubres que la otra persona te está haciendo objeto de sus carencias, no lo permitas. Si puedes, conversa con esa persona. Si no, evita dedicarle atención o prestarles atención a sus críticas.

De esta forma le comunicarás que no estás dispuesto a que por sus carencias te amargue la vida. Pero hazlo de una forma sutil, diplomática y tranquila. Si no, será esa persona la que gane la batalla.

Paso 3: Aprovecha Para Mejorar

Si pones atención a las críticas, puedes mejorar.

Si pones atención a las críticas, puedes mejorar.

Cuando nos critican podemos hacernos los locos frente a lo que nos dicen. O revisar si, realmente, hicimos algo indebido y pudimos haberlo hecho mejor. Por eso las críticas también pueden ser positivas.

Si descubres que la otra persona tiene motivos para criticarte, piensa en qué te llevó a hacer lo que hiciste. En si tienes un problema personal con los demás. O con la relación que tienes con ellos.

A partir de eso, analiza qué puedes hacer para mejorar esa relación. Para que sea más fluida, así no sea cercana. Es decir, para que por lo menos puedas saludar a esa persona sin problemas ni prevenciones.

Aunque tal vez este paso sea el más duro, actúa. Porque de nada sirve que te des cuenta de que puedes hacer algo mejor si no tomas acción. Si no lo plicas de verdad en tu vida y en tus relaciones.

Paso 4: Las Críticas Y La Causa Y Su Efecto

Si no cambias las causas, los efectos volverán a ti, una y otra vez por algo que hiciste hasta que aprendas la lección. Y, a veces, eso nos pasa con las críticas. Es decir que las recibimos sin saber por qué. Y lo seguiremos haciendo hasta que descubramos ese motivo.

Además, todo lo negativo que nos pasa también puede ser una proyección de nuestros pensamientos. Recuerda que lo que piensas se materializará en tu vida tarde o temprano. Las críticas también hacen parte de este proceso.

Entonces, cuando te critiquen, recuerda cuántas veces tú mismo has criticado a los demás. Cuántas veces has dicho cosas hirientes o violentas. Cuantas veces has dicho algo con rabia a alguien.

Trata de hacer las paces con ese pasado y de saldar esa deuda. Y empieza a proyectar hacia el exterior pensamientos positivos. Verás cómo todo empieza a mejorar, incluyendo las críticas negativas que antes recibías.

Paso 5: Sal Del Círculo Vicioso

Si aplicas lo anterior con juicio, verás que lo negativo de tu vida empieza a transformarse hacia lo positivo poco a poco. Esa es la mejor forma de salir del círculo vicioso en el que te encuentres. Porque, además, nadie podrá hacerlo por ti. Pueden ayudarte, pero esa es tu responsabilidad.

Ya sea el de las críticas, la pobreza, el maltrato, el aburrimiento, o cualquier otro. Lo mejor de este proceso, es que a medida que abandonas lo negativo, puedes construir lo positivo. Así que ponte manos a la obra y empieza por contarme:

  1. ¿De qué círculo vicioso quisieras salir?
  2. ¿Cómo crees que caíste en él
  3. ¿Qué opinas de las críticas?
  4. ¿Cuéntanos si empezaste a superarlas?
  5. ¿Qué se te dificulta en este proceso?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!