Para hablarte del embargo y de cómo puede afectar tus finanzas personales, te contaré una historia de la vida real. Cambiaré los nombres de los protagonistas. Solo lo hago porque no sé si les gustaría que contará aquí lo que les pasó.

Marta era una mujer de 30 años que tenía un hermano. Él estaba loco por comprar un carro nuevo, pero no tenía el dinero en efectivo suficiente para hacerlo. Entonces, decidió pedir prestado el dinero a un banco.

El banco le dijo que sí le daría el dinero, pero que debía contar con por lo menos un fiador. Es decir, una persona que respondiera por sus deudas, en caso de que él no lo hiciera. Él decidió recurrir a su hermana.

Ella no lo dudo, porque confiaba en la palabra de su hermano. Así que firmó los documentos que debía. Le entregó a él todos los documentos necesarios. Y él solicitó al banco el préstamo. Imagínate lo que pasó después.

Las Consecuencias De Un Embargo

Un embargo ha destruido familias.

Un embargo ha destruido familias.

Este señor obtuvo el préstamo y compró su carro. Lamentablemente, poco a poco dejó de pagar las cuotas del crédito al banco. Entonces todos los recibos y llamadas de los cobradores empezaron a llegarle a Marta.

La verdad es que a ella no le sobraba el dinero. Así que no pudo asumir el pago de las cuotas. Entonces, llegó lo que menos esperaba. Le notificaron que los bienes que estipulaba la ley de su país le serían embargados.

Es decir que el banco los tomaría para poder saldar la deuda de su hermano. Marta peleó, lloró, reclamó, pidió ayuda. Pero el daño ya estaba hecho. Marta, prácticamente, se quedó sin nada. Mientras su hermano andaba por las calles con su carro nuevo.

Lo peor de esta historia es que, como Marta, hay muchas personas que han sido embargadas. Y, sobre todo, que han tenido que pagar las deudas de los demás. Eso, desde ningún punto de vista, es justo.

Cuando El Embargo Es Tu Responsabilidad

Pero también hay otro grupo de personas. Te hablo de las que adquieren grandes deudas. Y luego deben responder con su propio patrimonio ante los bancos o los acreedores. Y hacerlo, aunque esto signifique que se queden en la calle.

Personalmente, pienso que esta situación es incluso peor que el caso de Marta. Porque ella pecó por inocente. Pero quienes son embargados para pagar sus propias deudas son personas que ni siquiera valoran su propio dinero.

Por eso, es importante que caigamos en cuenta de algo. Tener deudas, o respaldar deudas ajenas, solo puede llevarnos a perder dinero. Y a empeñar lo que nos ha llevado tiempo construir por no usar nuestro dinero un poco mejor.

Para que nunca caigas en esa trampa, te dejaré algunas claves que puedes tener en cuenta. Por favor, memorízalas. De esta manera las tendrás a la mano cuando alguien te proponga un “negocio” que ponga en riesgo tu capital.

Batalla Contra El Embargo

  1. Si corres el riesgo de tener un embargo atiende a los acreedores.

    Si corres el riesgo de tener un embargo atiende a los acreedores.

    Evita las deudas: solo de esta forma puedes estar seguro de que no estás regalando dinero al banco por el dinero que te presta. Y de que nadie está esperando que le des dinero.

  2. No asumas deudas ajenas: ser fiador de alguien más está “prohibido”. Puede que quieras hacerlo para ayudar a una persona cercana a ti. Pero no olvides que puedes terminar protagonizando una historia como la de Marta.
  3. Asume tus responsabilidades: una modalidad de embargo se da cuando los padres no responden por sus hijos. A ellos les quitan una parte del salario. Por favor, nunca te sumes a este grupo.
  4. Da la cara: si el embargo es una realidad, da la cara a tus acreedores. De esta manera, por lo menos, mostrarás que estás interesado en solucionar el problema. Y que tienes buena voluntad.

Sal Del Embargo

  1. Negocia: si van a embargarte tus bienes, por la razón que sea, piensa en que hay una opción para salir de eso. En la mayoría de los casos a los bancos, por ejemplo, les interesa llegar a un acuerdo de pago contigo. Evalúa todas las opciones.
  2. No esperes a que tus acreedores te busquen: si tienes deudas que no puedes cubrir, habla. Así tú y las personas o las entidades a las que les debes pueden buscar una solución conjuntamente.
  3. Infórmate sobre tus derechos: no creas en todo lo que te dicen. Por el contrario, averigua bien antes de tomar una decisión. Seguramente, hay opciones que pueden ser más convenientes que otras. Busca asociaciones de personas que están en tu misma solución. Ellos ya pasaron por la parte legal y te ayudarán.
  4. Reevalúa tus finanzas: en momentos así es cuando debes pensar en lo que podrías mejorar con respecto al manejo de tu dinero. Así que piensa en positivo para que salgas del problema y puedas seguir adelante.
Un embargo es una opción para empezar de cero.

Un embargo es una opción para empezar de cero.

¿Por Qué Te Hablo De Embargos?

En ocasiones, por pensar en lo que debemos resolver en el día a día, se nos olvida lo importante. Por eso, te invitaría a que recuerdes que no deberías permitir que sea la suerte o el destino los que manejen tu dinero.

Por el contrario, toma el control hasta del último centavo que te gastas. Solo si dominas tu dinero a ese nivel podrás hacerte cargo de grandes fortunas. Te deseo una vida libre de embargos. Y libre de deudas, ahora dime:

  1. ¿Qué quieres para ti con respecto al dinero?
  2. ¿Crees que lo sabes manejar correctamente?
  3. O ¿sientes que se va demasiado rápido de tus manos?
  4. ¿Alguna vez te han embargado?
  5. ¿Cuéntanos tu experiencia o dinos qué lecciones aprendiste al leer este artículo?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!