Los hábitos financieros son algo que nos falta perfeccionar. Para que comprendas de qué hablo, te contaré una historia. No me sucedió a mí, sino a una persona que conozco. Pero se ajusta perfecto a este tema.

Ella llegó a Bogotá, Colombia, con su familia y tuvieron que arrendar un apartamento. Durante 26 años pagaron juiciosamente el arriendo. No se atrasaron en una sola cuota. Eran los arrendatarios modelo. Pagaban cerca de US$300, que son casi un millón de pesos colombianos cada mes.

Tenían el hábito de pagar a tiempo. Después de muchos años, el dueño del apartamento se los pidió. Porque él decidió irse a vivir ahí. Gracias a los arrendatarios, el dueño pudo pagar el crédito de vivienda que a su vez había pedido a un banco.

Es decir que, gracias a los arrendatarios, pudo adquirir el apartamento. Y a los arrendatarios no les quedó más remedio que tomar sus cosas e irse a buscar dónde vivir. Porque durante más de dos décadas, por pagar un arriendo a alguien más, no ahorraron para su propia vivienda.

Construye Hábitos Financieros Positivos

En vez de comprometerte con la deuda, hazlo con los buenos hábitos financieros.

En vez de comprometerte con la deuda, hazlo con los buenos hábitos financieros.

Por un momento, imaginemos que la historia de esta persona habría podido ser diferente. ¿Qué hubiera pasado si durante los 26 años que pagó arriendo hubiera ahorrado para tener una vivienda propia?

Hagamos la cuenta. Habría podido ahorrar US$96.000. Toda una fortuna. En Colombia con ese dinero puedes comprar un buen apartamento o pagar un porcentaje considerable de Él. Lo que te quiero decir es lo siguiente.

Muchos piensan que para hacer dinero se necesita hacer en una cuna de oro. Pero eso es totalmente falso. Para ser millonario se necesita construir hábitos positivos con respecto al dinero. Tener mucha paciencia y constancia para ver los resultados.

Por eso hoy te hablar de tres de ellos. Son sencillos, pero muy efectivos. La pregunta que debes hacerte entonces no es ¿por qué no soy rico? Sino ¿que tan constate soy para construir mi propia riqueza?

Interés Compuesto Y Hábitos Financieros

Hay algo que siempre debes tener en cuenta cuando se trata de dinero. El dinero puede multiplicarse con el tiempo. De esto nos habla el interés compuesto. Que es la acumulación de intereses que se han generado en un periodo de tiempo por un capital inicial.

Si esos intereses se reinvierten, no solo se suman al capital inicial. Sino a los interese que se obtengan de los intereses. Algo que no ocurre cuando, por ejemplo, se ahorra solo a corto plazo.

Porque, en ese caso, prácticamente la suma que se ahorra es la que se obtiene al final. Es decir que no se percibe ese “crecimiento” del dinero. Veamos un ejemplo del interés compuesto:

  • Inviertes us$1.000 en cualquier vehículo de inversión.
  • Y te dicen que te darán una ganancia o interés del 10% a los 12 meses.
  • Eso significa que al final de ese periodo tendrás US$1.100.
  • Si dejas ese dinero ahí por un año más, con un interés del 10%, tendrás US$1.210 al final de ese periodo.
  • Y así sucesivamente.

Habito # 1: ser paciente, paga. No desesperes si la riqueza no te llega de un momento nada otro. Su construcción toma tiempo, siempre y cuando sepas esperar. Recuerda este dicho: “la constancia vence lo que la dicha no alcanza”.

Los Gastos Hormiga Y Los Hábitos Financieros

Los llamados gastos hormiga no son buenos para tus hábitos financieros.

Los llamados gastos hormiga no son buenos para tus hábitos financieros.

Otro mito que tienen las personas con respecto al dinero es que una cantidad pequeña es inservible. O que no vale la pena ahorrar si solo nos quedan para eso unas pocas monedas. Estas personas dicen “ahorrar tan poco, ¿para qué?”.

Pues déjame decirte que están completamente equivocadas. Porque de moneda en moneda se han llegado a construir fortunas. ¿O que me dices de personas como la presentadora estadounidense Oprah Winfrey o el creador de WhatsApp?

Ellos se formaron a pulso. Con esfuerzo. Y hoy no solo son famosos, sino millonarios. Y creerme cuando te digo que no son lo que son porque derrocharon el dinero. Tal vez lo hagan ahora, pero no cuando lo estaban construyendo.

Habito # 2: controla tus gastos hormiga. Esos centavos que gastas en el café diario, o el helado o el transporte. Si cada día gastas US$2 en esto, en un año puedes ahorrar US$730. ¿No te parece una mejor idea?

La Deuda Y Los Hábitos Financieros

Uno de los hábitos financieros que más nos cuesta construir es evitar la deuda. Porque creemos que el cupo de nuestra tarjeta de crédito es un ingreso extra. O que siempre podremos pedir más dinero al banco.

Pero estamos muy equivocados. Porque la deuda solo nos tira para atrás y nos retrasa en el cumplimiento de nuestras metas. Así, lo poco o mucho que podemos ahorrar se nos va en los intereses que debemos pagarle al banco.

Volvamos a la historia del principio. ¿Por qué en vez de ser constantes con la deuda no somos constantes con el ahorro? ¿Por qué en vez de gastar como lo hacemos, no invertimos? Esas son preguntas que todos deberíamos hacernos.

Habito # 3: es mejor no tener algo que debérselo a alguien. Así que empieza por definir qué es lo que realmente necesitas y gasta solo en lo necesario. Te sorprenderá ver cómo ese dinero que ahorras se convierte en dinero positivo para ti, en dinero que no le debes a nadie.

La importancia de los hábitos financieros.

La importancia de los hábitos financieros.

Un Último Consejo

Los temas de los que hablamos aquí son recurrentes. Pero, ¿cómo más podemos crear hábitos si no volvemos sobre los mismos errores que cometemos siempre para corregirlos? Empezar por reconocer esos errores es el primer paso para darles un giro.

Lo mismo pasa con nuestras finanzas. Prometemos que ahorraremos, pero no lo logramos.

Entonces, ¿qué debemos hacer? Recordarnos que otra realidad es posible para nosotros. Para que esos errores no sean más fuertes que nosotros.

Ahora, hagamos una evaluación: varias veces en este blog hemos hablado del interés compuesto. De 1 a 10:

  1. ¿Qué que tanto lo aplicas en tus finanzas?
  2. ¿Y qué pasa con los gastos hormiga?
  3. ¿Has logrado reducirlos en los últimos meses?
  4. Con respecto a la deuda, ¿hoy te endeudas menos que hace unos meses o sigues en el mismo torbellino sin final?
  5. Para ti, ¿cuál es el mejor hábito financiero que tienes?
  6. ¿Y cuál es el peor?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!