Sobrevivir con optimismo. A veces, cuando decimos esa palabra, suena como si estuviéramos hablando de un sueño imposible. Porque ¿cómo ser optimistas en un mundo donde hay tanta maldad, pobreza e inequidad?

El párrafo anterior no es optimista. Todo lo contrario. Nos plantea las dudas que todos sentimos a diario. Y que, en muchas ocasiones, nos impiden ver el lado positivo de la vida. O creer que nuestros problemas no tendrán solución.

Pero, déjame decirte algo. Ya sea que estés sufriendo el paro o la crisis en España. Que hayas perdido tu trabajo. O que te haya dejado tu pareja. Que esté lloviendo y no tengas sombrilla. Escucha bien: todo pasa.

Porque puedes volver a encontrar un trabajo o crear uno nuevo. Irte a viajar por el mundo con tu liquidación. Encontrar a una nueva pareja más amorosa. Y llegar a tu casa seca y caliente después de un día de lluvia.

Qué Es Sobrevivir Con Optimismo

Para sobrevivir con optimismo sé como la mariposa.

Para sobrevivir con optimismo sé como la mariposa.

¿Lo ves? Todo pasa. Y con esto lo que te quiero decir es que siempre, para todo, hay una solución. En eso radica el optimismo. En creer que el siguiente segundo va a ser mejor. Pero, sobre todo, en creerlo cuando más amenace la tormenta.

Porque es en esos momentos cuando tu carácter realmente se pone a prueba. Para explicártelo mejor, hablemos de un ejemplo que todos conocemos. El de la oruga y la mariposa. Pero antes quisiera preguntarte algo: ¿en este momento eres oruga o mariposa?

Lo que quiero decirte es que, en ocasiones, nos sentimos como orugas. Creemos que nos quedaremos así para siempre. Que no somos capaces de avanzar. Y nos sentimos mal porque creemos que nadie nos ayudará.

Pero, ¿adivina qué? Las orugas que son pacientes se convierten en mariposas hermosas. Si pudieran hablar, seguramente nos dirían que supieron esperar. Porque sabían que, al final, todo saldría mejor. Y, así es.

¿Cómo Sobrevivir Con Optimismo En Una Crisis?

Hay personas que son optimistas por naturaleza. A otras, en cambio, les cuesta más. Y no es que debamos sentirnos culpables si vemos el lado negativo de las cosas. Pero tenemos la tarea de cambiar nuestra perspectiva.

La pregunta es ¿cómo? Pon atención:

No podemos saber qué nos entristece o nos molesta si no somos conscientes de eso. Por eso, el primer paso para ser optimistas es preguntarnos por la causa de nuestra rabia, miedo o inseguridad.

Eso significa tener una gran dosis de honestidad con nosotros mismos. Porque solemos culpar a los demás o a las circunstancias por lo que nos pasa. Cuando, en la mayoría de los casos, tenemos la solución frente a nuestros ojos.

Y significa, tal vez, reconocer que no estamos viviendo o superando una situación desagradable por lo que pasa afuera. Sino porque a nosotros nos da miedo salir de nuestra zona de confort. Y eso nos impide ver las soluciones.

Cómo Sobrevivir Con Optimismo

Sigue caminando para sobrevivir con optimismo.

Sigue caminando para sobrevivir con optimismo.

Pero si todo va mal, ¿para qué ser optimistas? Si eres optimista, sigue leyendo:

Cuando identificas lo que no te deja ser feliz, se producen dos efectos. Por un lado, te haces consciente de eso. Y por el otro, ya no tienes excusas para no actuar. El saber que, a pesar de las circunstancias negativas, nadie te está halando para atrás, produce un gran efecto en ti.

Porque te motiva a caminar hacia adelante. A buscar ese trabajo del que hablamos antes. A buscar o crear fuentes alternativas de ingresos. Conocer gente nueva. O prepararte un café para sentirte mejor después de haberte mojado en la tormenta.

Descubrir que nada es tan malo como creías, o que incluso podría ser peor, también te lleva a algo muy importante. Y es a agradecer. Por lo bueno y también por lo malo. A agradecer porque ni siquiera la peor tormenta dura para siempre.

Y eso, a su vez, mejora tu ánimo. Y tu sueño. Te dan más ganas de levantarte de la cama cada mañana. Y, si llueve y no tienes sombrilla, incluso bailas bajo la lluvia. Porque sabes que todo va a estar mejor.

Los Pesimistas No Piensan Lo Mismo

Eso no es tan fácil, dirán algunos. Y es completamente cierto. Pero tampoco es imposible. Solo trata de seguir estos pasos:

Si estás en paro en España, asume los sentimientos que eso te genera.   La preocupación. La culpa por no haber hecho algo o por haberlo hecho. El miedo a emprender un nuevo camino. O, tal vez, conseguir un trabajo en un campo que no es el tuyo.

Piensa en lo positivo de esa situación. En que puedes emprender. O aprender. En que, momentáneamente, puedes hacer algo para salir a flote. Para encontrar un punto de equilibrio. Y, luego, ir directamente por lo que quieres.

Cuando tienes confianza en que las cosas pueden ser mejores, eres optimista. Y, al serlo, tienes en tus manos la llave mágica para tener un presente y un futuro mejor. Pero, sobre todo, a la medida de tus sueños.

Sobrevivir con optimismo es disfrutar la aventura.

Sobrevivir con optimismo es disfrutar la aventura.

Reto Para Pesimistas

Habrá muchos leyendo esto que dirán “Hyenuk está loco”. O “Hyenuk no sabe lo que dice”. A ellos les propongo un reto: si creen que lo que acabo de decir no tiene efectos, háganlo. Finalmente, ¿qué tienen que perder?

¿Y los que sí lo creen? ¡Háganlo! Tienen mucho que ganar. Pero no me dejen con la curiosidad de saber qué pasó. Por favor, cuéntenme sus historias. Pero no solo para saciar mi curiosidad. Sino para que todos podamos aprender de ellas.

  1. ¿Estás en el quipo de los optimistas o de los pesimistas?
  2. Si eres optimista, ¿para qué te ha servido?
  3. Si eres pesimista, ¿por qué no cambias de perspectiva?
  4. Realmente, ¿qué te impide ser optimista?
  5. ¿Cómo te fue con el reto?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!