Las finanzas en orden son un tema del que muchos solo se ocupan cuando el dinero falta. Y eso es un grave error porque es lo que nos conduce a endeudarnos. Pero lo peor es que esa no es la mejor manera de alcanzar nuestra libertad financiera.

Otros, en cambio, solo se preocupan por sus finanzas cuando el año termina. Porque esa es, generalmente, una época de balances. O cuando el año empieza, porque en esa época es común sentirse optimistas y trazar nuevos planes.

Pero, en realidad, cualquier momento es bueno para que nos enfoquemos en nuestras finanzas. Y hagamos un análisis sobre cómo hemos manejado el dinero. O establezcamos nuevas metas para él.

Por eso creo que ahora, cuando estamos a punto de empezar el último trimestre del año, es un buen momento. Para que revisemos lo que hemos hecho con nuestro dinero. Y tratemos de corregir lo que no está tan bien antes de que llegue el año nuevo.

Finanzas En Orden De Adentro Hacia Afuera

Las emociones tienen mucho que ver con las finanzas en orden.

Las emociones tienen mucho que ver con las finanzas en orden.

Lo que ocurre con nuestras finanzas no es más que un reflejo de lo que creemos acerca del dinero. Porque, finalmente, este no es más que un medio de pago con el que podemos comprar productos o servicios.

Por eso, en este momento, te aconsejo algo. No pienses en todo lo que has dejado de comprar o gastar con dinero. No pienses en que has ganado US$1.000, más o menos, cada mes y lo has gastado todo.

Más bien, haz un balance de las metas o sueños que has dejado de cumplir. Y, como estamos hablando de finanzas, analiza lo que has dejado de hacer por no ser cuidadoso con tu dinero. Llamémosle a esto un presupuesto emocional.

Presupuesto emocional: toma una hoja y un lapicero o abre un archivo de Excel. Pon en una columna las metas que te trazaste para este año. En otra, las que has cumplido. En otra, las que has dejado de cumplir y por qué lo has hecho.

Finanzas En Orden: El Dinero En Tu Vida

Como te dije antes, el dinero es un medio de pago para conseguir cosas materiales. O acceder a servicios necesarios, como la salud. También a otros no tan necesarios, pero atractivos para nosotros como un buen viaje o un masaje en el mejor spa.

Es un medio de pago, sí. Pero a través de él podemos acceder a lo que te acabo de mencionar. Así como a la casa o coche de nuestros sueños. O a esas vacaciones inolvidables que le queremos dar a nuestra familia.

Por eso, tener claros los sueños que hemos dejado de cumplir por dinero puede lanzarnos varias alertas. ¡Algo estamos haciendo mal! o ¡debemos buscar ingresos alternativos y no conformarnos con nuestro sueldo! A esto le podemos llamar capital emocional.

Capital emocional: es lo que nos mueve a cada uno de nosotros hacia adelante. Sin importar la situación económica en la que nos encontremos. Y es mucho más importante que el dinero.

Finanzas En Orden Y En La Práctica

Diariamente debemos construir nuestras finanzas en orden.

Diariamente debemos construir nuestras finanzas en orden.

Con esos dos datos, el del presupuesto emocional y el del capital emocional, podemos dar el siguiente paso. Que es enderezar nuestro rumbo para aprovechar al máximo los tres meses del año que nos quedan.

Y lo enderezamos observando cómo podemos cumplir nuestros sueños aplazados, o los que nos faltan por cumplir. Pero poniendo a nuestro dinero a trabajar a favor de ese propósito. De manera que en diciembre podamos decir: ¡lo logramos!

Pero, Hyenuk, ¿cómo vamos a lograr en tres meses lo que no obtuvimos en nueves meses? Te preguntarás. Y, al respecto, hay varias estrategias que puedes seguir. Así que prepárate a correr la milla extra.

La milla extra: cuando te has demorado en cumplir una meta por falta de disciplina, es probable que te debas esforzar un poco al final. Pero vale la pena intentarlo. Tampoco olvides que para esto lo que requieres es constancia.

Tres Meses, Tres Retos Financieros

Y, ¿constancia en qué? En esto:

Obtener ganancias: si quieres que el dinero trabaje para ti, debes conseguirlo primero, porque no cae de los árboles. ¿Cómo puedes hacerlo? ¿Qué beneficios o sacrificios implicaría hacerlo? Responder estas preguntas es tu tarea.

Ahorrar: de nada sirve que ganes mucho dinero si, de todas formas, no te alcanza. Así que, independientemente de cuál sea tu meta por cumplir, ahorra. No te fijes en la cantidad. Porque incluso ahorrar pequeñas cantidades es positivo porque te ayuda a adquirir hábitos.

Gastar: pero no hacerlo locamente, sino moderadamente. Porque el dinero debe emplearse en algo, pero debes tener muy claro en qué y para qué. Es decir, no solo qué comprarás, sino con qué propósito.

Invertir: finalmente, a ese dinero que no gastarás, piensa el uso que le darás. Ahorrar es una de esas posibilidades, pero no la única. Son las inversiones las que te dan la opción de hacer crecer ese dinero y convertirlo en un ingreso pasivo para ti.

Clave sobre las finanzas en orden.

Clave sobre las finanzas en orden.

Con El Reloj En Contra

Si eres de los que piensa que al final del año se cierra un ciclo, ponte manos a la obra. Pero la idea no es que corras o desesperes. Sino que, realmente, comprendas cuál es el valor del dinero para ti.

Con respecto a las inversiones, el Reto 21 puede ser un primero paso para empezar. ¿Por qué no hacerlo ahora?

  1. ¿Eres de los que suele dejar todo para más tarde?
  2. ¿Esto te ha traído más problemas o beneficios?
  3. Comparte con nosotros qué incluiste en tu presupuesto emocional.

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!