Cambiar de rumbo es algo en lo que pensamos en uno o varios momentos de nuestra vida. Cuando queremos cambiar de trabajo hablamos de cambiar de rumbo. Y lo mismo hacemos cuando pensamos que nuestras finanzas no van del todo bien.

Hace pocos días leí una historia que me hizo pensar en este tema. Tal vez tú también la conoces. Me refiero a la historia de una mesera en Estados Unidos. Ella, hace muchos años, trabajaba para un restaurante. Y en ese momento hizo algo que no debía.

Uno de sus compañeros de turno le dijo que tomara el dinero ganado por la venta de unas bebidas para ella. Es decir, que no lo reportara a sus jefes. Y ella lo hizo. En total, tomó varios cientos de dólares por esa vía. Sin que nadie pudiera notarlo en ese momento.

O, por lo menos, aparentemente. El caso es que, finalmente, ella fue despedida. Y todos siguieron con sus vidas. El restaurante continuó operando, mientras que la mujer siguió con sus estudios universitarios. 20 años después ocurrió algo inesperado.

Cambiar De Rumbo Es Tu Derecho

Carta de una mujer que decidió cambiar de rumbo.

Carta de una mujer que decidió cambiar de rumbo.

Hace poco, la dueña del restaurante recibió una carta de la mujer, su exempleada. En esta, le confesaba lo que hizo hace dos décadas. Pero, además, le expresaba que sentía un gran remordimiento. Porque fue, y ha sido, la única vez que ha robado.

Pero eso no fue todo. Junto con la carta, la mujer envió el dinero que robó más algunos intereses correspondientes a 20 años. Y, por supuesto, no solo reconoció su error. Sino que ofreció disculpas por eso. Pero lo mejor fue la respuesta de la dueña del restaurante.

Ella, al publicar la historia en Facebook, también agradeció a su exempleada. Dijo que el gesto de la mujer había causado tal impacto que ella y su equipo habían decidido hacer algo positivo con él. Y que pronto se conocerían noticias sobre los resultados.

Hasta el momento, no sé en qué se usó el dinero. Pero creo que, más allá de eso, hay algo más importante en esta historia. Como la capacidad que todos tenemos de reconocer nuestros errores. Y de enderezar nuestro camino las veces que sea necesario.

El Primer Paso Para Cambiar De Rumbo

Hay personas que cambian de rumbo de forma intempestiva. De repente, renuncian a sus trabajos o terminan con sus parejas. Y salen por la puerta tal como entraron. Igualmente, hay otras formas de cambiar de rumbo. Que son más pausadas o fruto de una reflexión.

También hay diferentes motivos para cambiar de rumbo. Algunos lo hacen para reparar errores, como la mesera de la historia. Y otros, simplemente, porque están cansados o aburridos. O porque su vida actual ya no los inspira ni los motiva.

Asé que, si este es tu caso, estos son algunos pasos que puedes tomar desde ya para cambiar de rumbo. Y para dejar de conformarte con lo que te “tocó” vivir. Para que empieces a experimentar lo que en realidad quieres vivir.

  1. Toma un tiempo y un espacio para la reflexión sincera y honesta. Porque no puedes saber en realidad qué quieres si no sabes dónde o cómo estás hoy. Si piensas en eso, tendrás más herramientas para trazar tu plan de cambio de rumbo.

Piensa en la mesera de la historia. Seguramente, ella también hizo lo mismo. Reflexionó y reflexionó hasta que tomó una decisión. Ahí viene el segundo gran paso que debes tomar para construir algo nuevo o reparar algo que hiciste mal o que no funciona bien.

Cambiar De Rumbo No Da Espera

Para cambiar de rumbo hay que vencer el miedo.

Para cambiar de rumbo hay que vencer el miedo.

  1. Vence el miedo y el orgullo. Una cosa es saber dónde estás parado o lo que realmente quieres. Otra muy distinta es actuar. Porque esto sí que requiere valentía. Volvamos a la protagonista de nuestra historia.

Ella hubiera podido quedarse pensando en que hizo algo indebido. Pero, en cambio, tuvo el coraje de escribir la carta que envió a su ex jefa. Y de tomar un dinero que hubiera podido gastarse en otra cosa para devolver y reponer el que robó. Entonces, ¿qué sigue?

  1. Confía en tu decisión porque en el proceso de cambiar de rumbo puedes dudar. Y sentir que es mejor quedarte donde estás. O que no vale la pena intentar algo nuevo. Y eso es normal.

Sin embargo, si sigues adelante te darás cuenta de que no hay un dragón esperándote en la esquina. Y que es mejor tomar el riesgo de hacer algo que de verdad te nace. A quedarte esperando a que algo milagroso pase.

Frase sobre cambiar de rumbo.

Frase sobre cambiar de rumbo.

Cambiar De Rumbo Te Libera

  1. Si eres valiente y no le temes a construir y reparar, como nuestra famosa mesera, descubrirás algo. Y es que cambiar de rumbo te quita cargas de encima. Porque ya no tienes que hacer algo que te desgasta.

Tampoco piensas todo el tiempo en lo que hiciste mal. Entonces, tienes un gran descubrimiento. Te das cuenta de que es fácil ser feliz. Nada más ni nada menos. Y de que puedes viajar sin tanto equipaje sobre tus hombros.

Pero ya basta de hablar y vamos a la acción. Sé que a veces nos cuesta creer en lo que te acabo de decir. Pero sólo lo descubrirás si lo compruebas. Entonces, dime: ¿estás listo?

  1. ¿Qué carga pesada estás llevando?
  2. ¿Por qué te cuesta soltarla?
  3. ¿Cómo crees que puedes deshacerte de ella?
  4. ¿Por qué, por lo menos, no lo intentas?
  5. Hazlo y comparte con todos nosotros tu experiencia. Finalmente, ¿qué es lo peor que puede pasar?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!