Tesla: un imán de inversionistas en la bolsa

Cuando era aún muy joven, Elon Musk y un grupo de ingenieros de Silicon Valley (Estados Unidos) se pusieron una meta: comprobar que los carros eléctricos podrían ser mejores que los que funcionan con gasolina. Hoy son un éxito en la bolsa. ¿Sabes de cuál empresa te estoy hablando? Sí, de Tesla.

En 2003, con la misión de acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible, se creó esta empresa que se propuso crear referencias de autos eléctricos que fueran cada vez más asequibles.

El primer modelo, así como el nombre de la compañía, se inspiró en el motor de inducción del famoso ingeniero e inventor Nikola Tesla, patentado en 1888. Este modelo, el Roadster, fue lanzado en 2008. De él se vendieron 2.400 unidades y marcó el inicio de una trayectoria ascendente para la compañía.

A ese carro le siguieron otros modelos con características técnicas mejoradas, pero una en común: permiten a sus usuarios ser cargados en sus propias casas y les evitan la molestia de ir hasta la estación de servicio y pagar por eso.

Sin embargo, creo que los desarrollos técnicos no son el único factor que ha hecho que Tesla sea una compañía valorada en el mercado. Para lograr ese estatus también pesa el hecho de que le apuesta a la sostenibilidad, algo que hoy, especialmente, las generaciones más jóvenes tienen dentro de sus prioridades o preferencias.

Elon Musk, CEO de Tesla.

Elon Musk, CEO de Tesla.

Ese carácter innovador de la compañía, y transgresor porque de algún manera rompió con lo que estaba sucediendo en el mercado y se puso rápidamente al nivel de sus competidores, también ha sido fundamental para su comportamiento en la bolsa.

Tesla salió a bolsa bajo el índice Nasdaq en 2010 y se convirtió en el segundo fabricante de carros en hacerlo después de Ford Motor Company, que llegó al mercado accionario en 1956.

La acción, que tuvo un precio inicial de US$17, llegó a alcanzar un precio de hasta US$36,42 durante el primer año y de US$33,82 durante el segundo. De ahí pasó nada más ni nada menos que a US$166 en 2013 y a US$278 en 2014.

Hace poco, la empresa alcanzó una capitalización bursátil cercana a los US$58.000 millones y sobrepasó a Ford Motor Company, que cuenta con una capitalización bursátil de casi US$44.900 millones.



Se convirtió así en el cuarto fabricante de carros más valioso del mundo después de Toyota, Daimler y Volkswagen, y superó a BMW a pesar de que esta compañía distribuye más carros.

Tesla y sus principales apuestas

Con Tesla ocurre algo de lo que ya te he hablado varias veces y es de ese resultado que tienen en la bolsa las emociones de los inversionistas.

Te lo digo porque yo muchas veces también me he preguntado qué es lo que atrae a la gente de Tesla y he llegado a esa conclusión.

Por un lado, las cifras de la empresa no mienten, pero por el otro, uno podría concluir que hay gente que, verdaderamente, cree en su potencial como una marca que le apuesta a su propuesta de valor basada en un mundo más ecológico.

¿Estás de acuerdo?

A eso se suma que Tesla parece estar cumpliendo con otra arista de esa propuesta de valor y es ofrecer carros eléctricos más económicos. El Model 3, que cumple con esa característica, no se ha lanzado pero genera una gran expectativa.

No en vano Elon Musk fue casi que el único de su industria que salió a criticar abiertamente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando recientemente retiró al país del Acuerdo de París para combatir el Cambio Climático.

“Estoy dejando los consejos de asesores presidenciales. El cambio climático es real. Dejar París no es bueno ni para EE.UU. ni para el mundo”, dijo en su cuenta de Twitter.

Equivocarse hacer parte de innovar.

Equivocarse hacer parte de innovar.

Pero como todas las empresas de su tipo, las promesas de Tesla no se quedan en veremos.

Por eso mientras el debate por el cambio climático continuaba, en el mundo se seguía hablando de una de las nuevas jugadas de Tesla: la construcción de una nueva planta, de una docena que se tienen planeadas, que suplirá las necesidades de producción de la compañía en vista de que la planta de California ya no da abasto.

Además, la compañía anunció que mejorará la tecnología de las estaciones de recarga que tiene en varios países para que sean más amigables con el medio ambiente.

¿Qué lecciones nos deja el caso de Tesla?

  1. Visión de futuro: aunque incluso se ha llegado a hablar de que la compañía está sobrevalorada, vende un producto anclado con la idea de tener un mundo mejor y eso cautiva a los inversionistas.
  2. Excelencia técnica: digan lo que digan, la calidad de los autos de Tesla iguala o supera a sus competidores y eso genera aún más confianza entre quienes le dan su voto en la bolsa.
  3. Diversificación: el desarrollo de baterías y otras tecnologías contribuye a que Tesla se posicione como una empresa que será necesaria no solo en el presente, sino en el futuro.

Yo he invertido en Tesla y he logrado operaciones exitosas. ¿ A ti cómo te ha ido con estas acciones? ¿A qué crees que se debe el “milagro” de Tesla?

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!