Evaluar si estás cumpliendo tus metas es necesario. Porque solo así puedes seguir adelante con los pasos que te propusiste para alcanzar un objetivo. O, por el contrario, corregir tu rumbo para que puedas llegar a él.

Sin embargo, todos tenemos vidas agitadas y ocupadas. Tenemos muchas responsabilidades. Y por eso, a veces se nos olvida parar y analizar si estamos construyendo la vida que queremos.

Generalmente, diciembre es un mes que nos facilita la tarea. Porque a nivel general, las personas se detienen para pensar cómo les fue durante el año. Y, al mismo tiempo, para proponerse nuevas metas.

Por eso, te hablo de este tema hoy, 25 de diciembre. Para que puedas aprovechar estos últimos días que quedan del 2017. Y construir desde tus intenciones el 2018, que ya está aquí.

¿Estás Cumpliendo Tus Metas?

Muchas veces, las personas nos ponemos metas para el año que comienza, como hacer dieta, por mencionarte un ejemplo. Pero es común escuchar a la gente decir que empezará la dieta en enero. Porque en diciembre se dedicará a comer.

Por estos días, las personas también dicen que esperarán al próximo año para empezar a hacer ejercicio. Porque, por ahora, las fiestas, la comida y el descanso son lo más importante.

Y no es que eso esté mal. Porque tenemos derecho a celebrar, si queremos hacerlo. Pero lo que te quiero decir es que a veces los humanos tenemos la tendencia a posponer lo importante. Porque siempre hallamos algo que hacer primero.

Se nos va la vida cumpliendo con lo rutinario. Y dejamos atrás lo que verdaderamente puede ayudarnos a crecer. Tanto a nivel personal, como profesional o financiero. ¿Te ha pasado?

Evita Procrastinar

Cumpliendo metas sin dudar.

Cumpliendo metas sin dudar.

Ese comportamiento, el dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, se llama procrastinar. Que significa, literalmente, dejar de un lado lo importante por atender lo placentero.

Es por esto que, en ocasiones, evitamos analizar nuestras finanzas porque el partido de fútbol de nuestro equipo es lo más importante. Y después nos quejamos cuando nos damos cuenta de los intereses que le estamos pagando al banco.

Y no es por ser amargado, créeme, pero le damos más tiempo al fútbol, como si nuestro equipo nos fuera a pagar las cuentas. Por eso es importante que establezcamos prioridades. Y que le demos a cada una el tiempo que se merece en nuestras vidas.

La clave para lograrlo es organizarnos bien. Porque así tanto nuestro deporte favorito como nuestras finanzas tendrán el tiempo que se merecen en nuestro calendario. Y así podremos sentirnos bien, tanto emocional como financieramente.

Cumpliendo Metas Ahora

Hay que comprometerse para ir cumpliendo metas.

Hay que comprometerse para ir cumpliendo metas.

Aparte de lo anterior, tengo algo más que decir sobre cumplir las metas. Y es que ese es un compromiso que tenemos con nosotros mismos. No se trata de una tarea que tu profesor o tu jefe te vayan a revisar para darte una calificación.

Sino algo que tú estás haciendo por tu propio bien. Y algo que estás haciendo para cumplir tus metas. No las que alguien más te ha impuesto. Esto es clave que lo entiendas. Es como un regalo de ti para ti mismo.

Y una responsabilidad en la que te sugiero que pienses en esos días. Cuando el nivel de procrastinación aumenta. Y creemos que podemos dejar algunas tareas para mañana o para el próximo año.

Entonces, te recomiendo que empieces a hacer un control sobre el nivel de compromiso que tienes con tus metas. Para que sepas si las estás cumpliendo, si estás fallando en algún punto. Y, lo más importante, cómo corregir ese rumbo.

Cumpliendo Metas Paso a Paso

  1. Haz una lista de las metas que tienes en este momento. O de las que estás pensando lograr en el futuro a corto, mediano y largo plazo. sé lo más específico que puedas.
  2. Ahora, frente a cada meta, anota las acciones que estás tomando para lograrlas. Y escribe qué nivel de cumplimiento tienes frente a cada acción: si es alto, medio o bajo. Es decir, si estás haciendo bien la tarea o no.
  3. Si tu nivel de cumplimiento es alto, sigue así. Con respecto a tus niveles de cumplimiento medio o bajo, pregúntate a qué se deben. Por ejemplo, si quieres comprar una casa, pero no estás ahorrando lo suficiente, ¿es porque no estás ganando lo suficiente o porque no estás ahorrando lo suficiente?
  4. Frente a esos niveles de compromiso medio o bajo, escribe las acciones que tomarás para aumentarlos y empieza a aplicarlas. No olvides empezar hoy mismo. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  5. Luego de una semana, vuelve sobre esa lista de metas. Y pregúntate si cumpliste con tu estrategia. O si no lo hiciste. Analiza que te impidió hacerlo, si así fue. Y continúa con el plan.
  6. Por último, no desistas. Aunque algunos días te sientas cansado o no estés tan concentrado en tus metas, sigue adelante. Recuerda este dicho: “la constancia vence lo que la dicha no alcanza”.
Cumpliendo metas financieras.

Cumpliendo metas financieras.

¿Qué Estás Haciendo Hoy Por Ti?

El tema del compromiso frente a tus metas es importante. Porque es algo que hacemos por nosotros mismos. Pero estamos tan condicionados a cumplir tantas órdenes, que a veces se nos olvida.

Por eso es vital retomar el control. Y saber que solo nosotros tenemos el control sobre nuestras metas, incluidas las financieras. O que solo nosotros podemos darles un giro, si aplicamos la estrategia adecuada. Entonces, pregúntate:

  1. ¿Tienes claro cuáles son tus metas?
  2. ¿Qué tan comprometido estás con ellas?
  3. ¿Sabes qué te hace aumentar o disminuir el compromiso que tienes con ellas?
  4. ¿Cómo crees que puedes tener o retomar el control sobre tus metas?
  5. ¿Qué estrategias ya has aplicado y te han dado resultado?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This