Un despido es, tal vez, uno de los momentos más tristes que puede vivir una persona en su vida laboral. Sobre todo, si esta persona era feliz en su trabajo, si lo hacía con gusto y si trataba, por todos los medios, de ser eficiente.

Sin embargo, visto desde otra perspectiva, un despido es una ¡gran oportunidad! que tienen las personas para reinventarse. O, lo que es igual, para rediseñar su vida y aprovechar el momento para dedicarse a cumplir sus planes, desde los cotidianos hasta los ambiciosos.

Por eso, y porque sé que muchas de las personas que leen este blog han pasado o están pasando por esta situación, quise hacer algo especial. Se trata de una guía para sobrevivir a un despido sin morir en el intento.

Espero que te guste y que te sea útil. Vale la pena aclarar que, si bien aplica para los despidos laborales, también puede servir de ayuda en otros momentos, como cuando se pierde cualquier oportunidad que se creía ganada. Aquí vamos:

Ante Un Despido, Agradece

Agradece ante un despido - Hyenuk Chu

Agradece ante un despido – Hyenuk Chu

Cuando se recibe una carta que dice “gracias por sus servicios”, que es lo que más o menos dicen todas las cartas de despido, no es fácil sonreír y agradecer. Por el contrario, se siente rabia y frustración.

Sin embargo, asumir la situación desde una perspectiva positiva hace que sea menos dolorosa, por un lado. Y, por el otro, nos ayuda para empezar a programarnos para lo que viene hacia adelante.

Por eso, ante un despido, agradece por la oportunidad que tuviste de trabajar en esa empresa. Por el salario que ganaste y lo que pudiste hacer con él. Y por lo que aprendiste en el ejercicio de tus funciones.

Agradece, también, por la gente que te permitió conocer o por los lugares que te permitió visitar. Por la experiencia que adquiriste, por las cosas nuevas que hiciste. Encuentra todos los motivos que te sea posible para agradecer.

Analiza Ante Un Despido

Una vez hayas superado esa etapa, y entre más rápido lo hagas, mejor, tómate un tiempo para analizarte. Te lo digo porque, ante un despido, la gente siente que le arrancan una parte de su corazón.

Pero, en muchas ocasiones, cuando se ponen a pensar en lo que perdieron, descubren algo. Y es que, tal vez, ese trabajo no era lo que realmente querían. O lo que realmente sentían que les apasionaba.

De ahí la importancia de analizar por qué duele la pérdida del trabajo. Eso te permite reconocer si es porque era el trabajo de tus sueños, por ejemplo. O porque era el trabajo que te costó mucho conseguir.

También te ayuda a definir si te duele perderlo porque te ganabas un sueldo muy atractivo en esa empresa. O porque te llevaban de viaje o te dejaban trabajar desde tu casa y a ti te gustan esos incentivos.

Tras El Despido, Vuelve A Tus Sueños

Un despido tiene cosas buenas - Hyenuk Chu

Un despido tiene cosas buenas – Hyenuk Chu

Una vez hayas identificado el motivo de tu dolor, hazte otra pregunta (que resulta más divertida 🙂 ¿Qué es lo que no te gustaba de ese trabajo? ¿Qué es lo que, en adelante, quisieras cambiar?

En ese sentido, también puedes darte cuenta de que, en realidad, no disfrutabas tanto madrugar. Ni salir casi de noche de tu casa para caminar hasta el paradero del bus o del tren. Ni pasar más de una hora en un trancón.

Te darás cuenta de que no te gustaba esa fría oficina o la vista deplorable que tenía. De que odiabas las reuniones interminables y los chismes del pasillo. Que detestabas que otros tomaran decisiones por ti.

Descubrirás que, en realidad, ese no es el único trabajo que puedes hacer. Que quieres vivir la vida de una forma más pausada, sin tantas citas en el calendario. Que no quieres subir a un bus en hora pico para irte “empacado como una salchicha”.

¡Reinvéntate!

Luego, llega la parte más emocionante del proceso: la reinvención. Ante un despido, atrévete a dar un paso adelante. Piensa que el hecho de no tener nada te da la posibilidad de construirlo todo. Puedes hacerlo así:

  1. Vislumbra la calidad de vida que quieres tener. Piensa si no te importa tomar un bus repleto cada día o si prefieres trabajar desde tu casa. Descubre si quieres tener tiempo libre o si eres feliz trabajando 12 horas en una oficina.
  2. Piensa en el trabajo que quieres hacer, antes que en el trabajo que quieres tener. Esto cambia mucho según las profesiones. Pero te daré un ejemplo: ¿quieres ser arquitecto y diseñar casas o ser maestro universitario?
  3. Con las dos anteriores respuestas, hazte una idea del trabajo que quieres tener. Incluye características como la ciudad, si es teletrabajo o no, la jornada laboral, la remuneración.
Piénsalo en un despido - Hyenuk Chu

Piénsalo en un despido – Hyenuk Chu

El Trabajo De Tus Sueños

Con las pistas que te dan las anteriores preguntas tienes un perfil claro del trabajo que, en realidad, quieres tener. Ahora, sal a buscarlo, no escatimes en gastos ni herramientas. Ni te conformes con menos de lo que esperas.

Puede que el resultado no se vea inmediatamente. Pero cuando encuentres ese trabajo soñado o el que más se acerca a lo que buscas, sabrás identificarlo. ¿Estás listo para buscar el trabajo de tus sueños? Comparte tu opinión:

  1. ¿El trabajo que tienes hoy es el trabajo de tus sueños?
  2. ¿Qué es lo que más te gusta de él?
  3. ¿Y lo que menos te gusta?
  4. ¿Quisieras cambiar de trabajo? ¿Lo harás?
  5. ¿Cuál sería el trabajo de tus sueños?

¿Te ha gustado el post? Ayúdame compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This