Las personas podríamos mandar a imprimir dinero para comprar lo que quisiéramos. Los gobiernos también podrían imprimir dinero para pagar sus deudas. Pero hacerlo no es tan sencillo como parece. ¿Por qué?

Básicamente, porque en el proceso de generación del dinero hay muchas cosas en juego. Y es necesario que nosotros, como personas e inversionistas, sepamos cuáles son. Esa es la única manera de que salgamos de ese juego como ganadores.

Entonces, empezaré a responder esta pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida. Y lo haré diciendo que con el dinero ocurre lo que ocurre con cualquier producto o servicio.

Te daré un ejemplo. En diciembre, durante la temporada de compras, los precios de los productos o servicios tienden a subir. Esto pasa porque hay más personas comprando. Esto, a su vez, hace que suban los precios.

Imprimir Dinero Aumentaría Los Precios

Al imprimir dinero, la calidad de vida nos costaría más.

Al imprimir dinero, la calidad de vida nos costaría más.

Lo anterior se explica de una forma muy sencilla. A mayor oferta de un producto o servicio, mayor es la demanda. Y, a mayor demanda, mayor es el precio que las personas debemos pagar por lo que queremos comprar.

Sin embargo, cuando pensamos en la posibilidad de que un país imprima más dinero para aumentar su riqueza hay una gran diferencia. Porque una cosa es pagar más cuando hay más oferta. Y otra, pagar más cuando no la hay.

Esto, precisamente, es lo que se generaría si un país imprime más billetes. Habría con qué comprar, ¿verdad? Pero eso no significa que las empresas estén produciendo más bienes o servicios.

La consecuencia de una acción como esta significaría que hay con qué comprar. Pero como la cantidad de productos o servicios no aumenta, se dispararía su valor. Y lo haría hasta límites insospechados.

Las Consecuencias De Imprimir Dinero

De llegarse a producir una situación como esta, el remedio sería peor que la enfermedad. Porque seríamos los consumidores los que tendríamos que asumir el alto costo de los bienes o servicios que necesitemos.

Y esto pasaría, incluso, con aquellos que son subsidiados por los gobiernos. Porque estos también tendrían que asumir los altos costos de este fenómeno en el que tanto la demanda como el poder adquisitivo serían superiores a la oferta.

Pero, cuando nos preguntamos por qué no imprimir más dinero, debemos tener en cuenta otras variables. Como, por ejemplo, que al imprimir más billetes o monedas puede decrecer su valor y esto sí sería grave para cualquier economía.

Porque, cuando eso ocurre, es imposible comprar un artículo por el mismo precio. Es entonces cuando las personas deben pagar una, dos, tres o más veces por lo que antes les costaba un precio razonable.

Imprimir Dinero Resulta Costoso

Los países deben hacer grandes inversiones para imprimir dinero.

Los países deben hacer grandes inversiones para imprimir dinero.

Entonces, ¿quién decide cuándo y cuánto dinero imprimir? Generalmente, lo hace el banco central de cada país. Y tiene en cuenta dos criterios: evitar la inflación o aumento de los precios, por un lado, o expandir y dinamizar la economía, por el otro.

No obstante, hay que tener en cuenta que la impresión de billetes y monedas no es una operación barata. Porque esta significa invertir en diseño, medidas de seguridad e impresión.

Cada año se gastan miles de millones de dólares alrededor del mundo en esta operación. Es por esto que, cuando se anuncia un cambio en el diseño de los billetes, por ejemplo, los más austeros salen al paso.

Porque, vista desde su perspectiva, la situación no tiene sentido. ¿Para qué imprimir más billetes si los que tenemos en la actualidad alcanzan o sirven? ¿Por qué no gastar ese dinero en algo más?

El Ejemplo De Dinamarca

En los últimos años, Dinamarca ha sido uno de los países que se ha hecho esta pregunta. Y ha optado por una solución que otros países, en algún momento, tendrán que seguir. Básicamente, empezó el inicio del fin del dinero en efectivo.

Desde 2016, ahí incluso los comercios pueden negarse a recibir efectivo por parte de sus clientes. Su argumento: manejar billetes y monedas no solo resulta caro para el gobierno. Sino para las empresas.

Porque sus empleados pierden tiempo contando y cuidando los billetes y las monedas. Cuando podrían emplear ese valioso tiempo en una tarea más productiva. Además, se evitan delitos como la subcontratación laboral y el lavado de dinero.

La meta de Dinamarca es que, a 2030, ya no se maneje dinero en efectivo dentro de sus fronteras. Y que se masifiquen aún más las aplicaciones que facilitan los pagos electrónicos.

Efectos de imprimir dinero.

Efectos de imprimir dinero.

Cambio De Mentalidad

Esa realidad parece mucho más lejana para los países menos desarrollados. Donde no solo la penetración de internet es mucho más baja. Sino que aún falta para que la gente se convenza de las bondades del comercio electrónico.

Este, sin duda alguna, resulta más rápido y menos costoso. Además, ayuda a las personas a tener un mejor control de sus gastos. Y les da la posibilidad de contar con dinero siempre que lleven su Smartphone o tarjeta y, claro, tengan dinero en su cuenta.

Esto significa que dejar de imprimir billetes tiene sus ventajas. Pero hay otros aspectos que hay que revisar, como el de la seguridad electrónica. Mientras este debate avanza, déjanos conocer tu opinión y cuéntanos:

  1. ¿Con cuál de estos sistemas te identificas?
  2. ¿Crees que se justifica imprimir más dinero?
  3. ¿Has sido víctima de la devaluación de la moneda de tu país?
  4. ¿Y de la inflación?
  5. Cuéntanos cuál ha sido tu peor historia con este enemigo que todos tenemos en común.

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!