Rebound («rebote», en inglés) fue uno de los términos que más estuvo presente en las noticias sobre la Bolsa de Valores de Nueva York a principios de enero de este año. Esa tendencia siguió a una ola de informaciones catastróficas sobre el mercado.

Según ellas, y así lo comprobó el comportamiento del precio de las acciones, el 2018 pasará a la historia. Porque, después de 2008, fue el peor año para la Bolsa de Valores en las décadas recientes.

Sin embargo, cuando todo se daba por perdido, en el mercado se presenció un rebound. Que confirmó la teoría de los inversionistas y analistas más optimistas. El mercado BEAR estaba tocando a la puerta, pero no había terminado de entrar por ella.

Por el contrario, había indicios de que, a pesar del pesimismo, los inversionistas se resistían al mercado bajista. Y su comportamiento, como era de esperarse, se reflejó en un alza en los precios de las acciones.

Descifrando El Rebound

Una definición de rebound es rebote.

Una definición de rebound es rebote.

A eso, precisamente, se le conoce como rebound. Que, técnicamente, se define como el alza o la recuperación en el precio de las acciones. Esta se produce luego de que el precio permanece en un nivel inferior.

Se considera que esta clase de recuperaciones en el precio de las acciones es parte de un ciclo natural. Tal como el que ocurre con la economía. Esta pasa por periodos de expansiones, picos, recesiones, transiciones y, finalmente, recuperaciones.

Aunque pueden producir pánico, los precios bajos de las acciones son parte de un ciclo natural. En el que, al reinar el optimismo entre los inversionistas, se sobrevaloran dichas acciones. Razón por la cual aumenta su precio.

La buena noticia es que siempre, sin importar lo profunda que pueda ser la recesión, se produce un rebound. Y siempre, sin importar qué tan bajo caigan los precios de las acciones, vuelven a salir a flote y a despegar de nuevo.

El Rebound Fue El Regalo De Año Nuevo

A principios de enero fueron dos los acontecimientos que propiciaron la aparición del rebound en la Bolsa de Valores de Nueva York. Por un lado, se conoció que en Estados Unidos se crearon 312.000 nuevos puestos de trabajo a diciembre de 2018.

Lo que superó las expectativas que situaban la generación de empleo en solo 176.000 nuevos puestos de trabajo. E hizo reducir el miedo que reinaba con respecto a que la economía se estaba desacelerando.

La segunda gran noticia corrió por cuenta de la Reserva Federal del mismo país. Encargada de establecer su política monetaria. Según informó la entidad, no habrá por ahora un drástico aumento en las tasas de interés.

Lo que alivia los temores acerca de que la entidad endurecería la política monetaria en el futuro. Temores que, en los meses anteriores, ya había provocado una venta masiva de acciones. Y, en consecuencia, aportado a la reducción de sus precios.

Los Índices Y El Rebound

El rebound se presentó en los índices bursátiles.

El rebound se presentó en los índices bursátiles.

Como era de esperarse, estas noticias se reflejaron en el comportamiento de los inversionistas en la Bolsa de Valores. Que no es más que un espejo de lo que ocurre en la realidad y en la economía.

El rebound se hizo visible, especialmente, en los índices bursátiles. Que monitorean el comportamiento de un grupo de empresas que cotizan en la Bolsa de Valores y tienen características similares.

Estos índices, que fueron los que en 2018 encendieron las alarmas, se recuperaron en los primeros días de enero. El Dow Jones, que rastrea a las empresas del sector industrial más importantes de Estados Unidos, por ejemplo, creció un 3.3%.

Mientras que el S&P 500, que rastrea a las 500 empresas estadounidenses más relevantes, creció un 3.4%. El NASDAQ Composite, que incluye a todas las empresas que cotizan en el mercado, por su parte, se llevó todos los aplausos por su aumento del 4.26%.

El Rebound Hacia El Futuro

Lo anterior sembró una semilla de tranquilidad en los inversionistas. Que estaban temerosos de que la Reserva Federal no atendiera a la situación del mercado al establecer sus políticas. E hizo que recuperaran su confianza para invertir en el mercado.

Sin embargo, aún no se debe cantar victoria porque la naturaleza de la Bolsa de Valores es la volatilidad. Y porque también es volátil la mentalidad de los inversionistas que son los que, finalmente, regulan los precios de las acciones en el mercado.

Ahora solo resta esperar cómo evoluciona cada una de las variables involucradas en este emocionante juego llamado economía. Que podría verse afectado con nuevas decisiones políticas y financieras que se tomen una vez entre en forma el nuevo año.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue jugando un papel crucial en esta historia. Así como las decisiones que, finalmente, termine por adoptar la Reserva Federal con respecto a la economía estadounidense.

Definición de rebound.

Definición de rebound.

Perfecciona Tu Técnica Y Tu Mentalidad

Sin importar si hay redound o no en la Bolsa de Valores de Nueva York, hay algo claro. Los inversionistas exitosos, que triunfan en cualquier momento, son los que perfeccionan tanto su técnica como su mentalidad.

Hacerlo es una tarea diaria porque te da dos cosas. La fortaleza espiritual para afrontar el éxito y el fracaso que son inherentes a las operaciones en la Bolsa de Valores. Y el conocimiento para saber cuál es el mejor momento para invertir. No lo olvides nunca. Ahora hablemos del rebound:

  1. ¿Sacaste provecho de él cuando se presentó?
  2. ¿Qué estrategia empleaste?
  3. ¿O acaso perdiste en esos momentos?
  4. Como inversionista, ¿qué aspecto crees que debes mejorar?
  5. ¿Cuál es tu propósito como inversionista?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This