Ser mejor es un sueño o una ambición que tenemos todos los seres humanos. Muchos quieren ser mejores en sus trabajos o en sus finanzas. Otros buscan ser mejores en sus relaciones personales o en algún deporte.

El caso es que los consejos siempre nos ayudan a ser mejores. En especial si provienen de personas que nos quieren y que quieren lo mejor para nosotros. Pero hay algo más acerca de los consejos.

Y es que muchas veces los recibimos de parte de personas que nos dicen que hagamos algo. Pero no nos demuestran lo bueno o la efectividad de eso con su propio ejemplo. Afortunadamente, a mí me pasó todo lo contrario.

Y es que mis padres siempre me dieron consejos, pero además aplicaban lo que pensaban y decían. Me daban un buen ejemplo. Por eso aquí te hablaré de cinco grandes consejos que me dieron.

Aprender Nos Ayuda A Ser Mejor En Lo Que Nos Proponemos

El conocimiento me ha ayudado a ser mejor.

El conocimiento me ha ayudado a ser mejor.

Tuve un padre editor que por su oficio debía leer muchos libros. Pero no solo lo hacía por obligación, sino por gusto. Y por eso yo siempre lo veía sumergido en esas historias que siempre tenía a la mano.

Por eso, yo también me convertí en un gran lector. Tanto de literatura y ciencia ficción, como de otros temas. Ahora, por ejemplo, siempre leo sobre finanzas o sobre cómo ser mejor en lo que hago. Y sobre cómo ser mejor para aportarle algo a los demás.

Hoy reconozco esta como una de las grandes enseñanzas de mi padre. Porque leer tiene poderes asombrosos. Puede transportarte a otros mundos. Pero también date información relevante que necesitas en tu día a día sin importar lo que hagas.

“Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”, dijo el célebre Jorge Luis Borges. Estoy ciento por ciento de acuerdo con él. Poder leer es una de nuestras grandes habilidades, aunque muchos lo vean simplemente como una rutina.

Ser Mejor Es Valorar Lo Que Tienes

Otro gran consejo que me dieron mis padres tiene que ver con la comida. Y de él puedo extraer dos significados importantes. Nosotros salíamos muy poco a los restaurantes. Casi siempre comíamos en casa y comíamos productos lo más naturales posibles.

Hoy, no siempre, pero pasa que a las personas les da pereza cocinar. Y acuden mucho a los restaurantes. No veo nada de malo en esto. Pero sí en que para muchas de esas personas comer afuera es un símbolo de estatus.

Por otro lado, muchas personas creen que los alimentos saben más ricos en un restaurante. Cuando la verdad es que no se esmeran por cocinar ellos mismos. Por tratar de prepararlos sanamente y mejor.

A mí, en cambio, el hecho de que mis padres siempre cocinaran en casa me dejó una gran lección. Y es que soy responsable de lo que le doy a mi cuerpo. Gracias a eso, hoy procuro darle lo mejor a mi cuerpo y a mi familia.

Ser Mejor Para Los Demás

Compartir es vital para ser mejor.

Compartir es vital para ser mejor.

De mis padres aprendí que hay que compartir. Ellos siempre colaboraban con su comunidad. De una forma o la otra, siempre estaban tratando de ver cómo podían ayudar o aportarle al otro.

Así crecí y por eso cuando decidí que quería ser el dueño de mi tiempo y mis negocios, también creé una comunidad. En la que puedo dar mi conocimiento a las personas que lo necesitan y lo valoran.

Esa palabra, “dar”, siempre ha sido clave en mi vida. Y debería serlo en la de todos nosotros. Aunque no tengamos dinero o no nos creamos talentosos. Seguramente siempre hay algo que podemos hacer por los demás.

Esto me hace pensar que muchas personas solo han descubierto su don después de grandes tragedias. Por eso, no esperemos que nos ocurran. Aprendamos a dar sin pedir nada a cambio. Y veremos cómo eso siembra cosas buenas en nuestras vidas.

Ser Mejor Es Mostrarte Ante Los Demás

Otra cosa que aprendí de mis padres fue que no debía temerle a hablar en público. Porque ellos eran muy buenos oradores. Mi madre sabía que del poder de su palabra dependía nuestro sustento.

Así que yo también crecí sin ese miedo. Y por eso hoy soy capaz de pararme frente a auditorios llenos a hablarles a las personas sobre cómo alcanzar su felicidad. Y sobre cómo pueden manejar mejor su dinero.

Está claro que no todos tenemos que ser así. Porque, además, tenemos diferentes dones. Lo importante es que sepamos aprovecharlos, porque pueden parecerse a los de los demás. Pero son realmente únicos.

Clave para ser mejor.

Clave para ser mejor.

Ser Mejor Es Aprender De Los Demás

Mis padres, además, eran humildes al dejarse enseñar. Valoraban lo que podían aprender los demás. Escuchaban y observaban a esas personas de las que podían aprender. Yo seguí sus pasos.

Escuché siempre a mis maestros y ahora cuento mi experiencia propia a quien desee escuchar. Pero no solo lo hago por la posibilidad que tengo de enseñar. Sino por la posibilidad de aprender también de todas las personas que me consideran al escucharme.

Espero que puedas aplicar estos consejos tú también en tu vida. En un siguiente post hablaré de más consejos que me dejaron mis ancestros. Pero quisiera que me contaras:

  1. ¿Cuál ha sido el mejor consejo que te han dado?
  2. ¿Qué persona te lo dio?
  3. ¿Lo seguiste al pie de la letra o no?
  4. ¿Por qué?
  5. ¿Cuál es el mejor consejo que le has dado a alguien?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This