¿Qué tiene que ver El Principito y la Bolsa de Valores con tus Finanzas Personales? Ya lo verás.

He decidido escribirte acerca de este tema porque hace días se conmemoró el natalicio de Antoine de Saint-Exupéry, el autor del afamado libro El Principito, lo que me hace recordar que muchas de las lecciones que nos dejó esa obra aún podemos aplicarlas en nuestra vida diaria.

Antoine era un piloto francés, que nació el 29 de junio de 1900 en Lyon, Francia, en una familia acomodada. Aunque siempre sintió afinidad por las artes, se inclinó por la aviación mientras prestaba su servicio militar.

Con El Principito podemos aprender sobre mentalidad inversionista.

Con El Principito podemos aprender sobre mentalidad inversionista.

Como piloto, trabajaba para una compañía de correos y, en sus ratos libres, se dedicaba a escribir sus memorias. También llegó a escribir artículos periodísticos y luego se unió a las tropas de su país para luchar por la libertad de Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué sería de tus inversiones en la Bolsa de Valores sin El Principito?

Un día, fue enviado en una misión que consistía en fotografiar una zona del territorio francés para determinar qué factores podrían incidir en el triunfo o el fracaso frente a los nazis. Tenía 44 años. Nunca volvió.

Aunque se hicieron muchas conjeturas sobre su paradero, con los años se fueron revelando algunas pistas. Al parecer, su aeronave cayó al mar. Días después, el cuerpo de un hombre encontrado en la zona del siniestro que se creía que era él fue enterrado, pero solo hasta 2008 se halló la manilla de identificación que usaban los militares franceses de la época y hasta el año 2000, los restos de un avión que, según confirmaron los expertos, era el suyo.

Cinco años antes de su muerte, mientras vivía en Nueva York, donde tenía la misión de lograr que los norteamericanos le apostaran a la guerra, escribió El Principito, al parecer, inspirado en los días que pasó a la intemperie en el Desierto del Sahara tras un accidente que sufrió cuando volaba en 1935.

Una de las frases más famosas de El Principito para ser usado en la Bolsa de Valores y la Felicidad Financiera

Una de las frases más famosas de El Principito.

El Principito, la mentalidad en inversiones, la Bolsa de Valores y tu Felicidad Financiera:

El Principito se publicó en 1943. Hoy es uno de los más representativos de la literatura francesa, pero, más que eso, es un libro de un niño hecho para grandes. ¿Lo has leído?

Esta obra empieza con una clara advertencia sobre la perspectiva desde la que vemos las cosas. El narrador de la historia es un piloto que hizo una gran prueba a los adultos. Les pidió que describieran qué ven esta foto:

¿Tú qué ves aquí? Sobre la Bolsa de Valores y la Felicidad Financiera

¿Tú qué ves aquí?

La mayoría dijo que un sombrero y aconsejó al joven dibujante a cambiar de oficio, como te lo habrán dicho a ti muchas veces, “para dibujar no eres bueno”, le dijeron. Lo que él dibujó en realidad fue una boa comiéndose un elefante:

Una boa comiéndose un elefante. A veces la realidad no es lo que parece. Esto pasa en la Bolsa de Valores y la Felicidad Financiera

Una boa comiéndose un elefante. A veces la realidad no es lo que parece.

¿Cuántas veces te has encontrado en un callejón sin salida solo para darte cuenta de que las cosas no eran lo que tú pensabas? ¿Cuántas veces te has dejado convencer con la realidad que otros te quieren mostrar y has dejado de seguir tu intuición?

Luego empieza el verdadero viaje de El Principito. Tras estrellarse en el desierto, el piloto se encuentra con un niño, El Principito, que va de planeta en planeta. En cada uno se encuentra personajes que reflejan las mayores debilidades de los humanos.

Lo curioso es que son las mismas debilidades que he observado en las personas desde que empecé a invertir en la Bolsa de Valores.

Analiza con cuál te identificas y que te ayudará a triunfar en la Bolsa de Valores:

Buena mentalidad, requisito del buen inversionista en la Bolsa de Valores y la Felicidad Financiera

Buena mentalidad, requisito del buen inversionista.

El rey: Es un hombre que vive para mandar y espera que todo sea a su manera, se levanta cada día para controlar a los demás. Su conversación con El Principito, sin embargo, nos enseña que en cada circunstancia, especialmente cuando se trata de nuestro dinero, debemos ser razonables y buscar el mejor momento para actuar.

El geógrafo: Es una persona que sabe mucho, cada detalle acerca de cómo está compuesto el mundo, pero eso no le sirve de nada porque quienes viajan a explorarlo son otros. Habla de lo eterno y lo efímero, gracias a él, El Principito descubre el valor de su rosa, que no le va a durar para siempre. En inversiones, sé como él, invierte con un propósito y, mientras ganas, cuida lo que no podrás comprar con dinero.

La flor: Cuando El Principito le pregunta por los hombres, la flor le responde que el viento siempre se los lleva porque no tienen raíces. Si cuando inviertes te dejas llevar por la euforia o el miedo, eres como los hombres del libro. Recuerda que el dinero exige que tengas los pies bien puestos sobre la tierra para que no se diluya en tus manos.

¿Te identificas con alguno de ellos o con sus lecciones?

El maquinista de trenes: Al ver ir y venir a las locomotoras, El Principito se pregunta si no están satisfechas en su destino y el maquinista le responde “nadie se siente realmente satisfecho donde está”. Esta es una lección de doble vía: si no te gusta tu situación actual, muévete y ve a buscar lo que te hace feliz, pero valora siempre lo que tienes y quieres porque no te va a durar para siempre.

El mercader: Él trata de venderle a El Principito una píldora para que no sienta sed y le dice que así podría ahorrar tiempo. El Principito le responde que si él tuviera más tiempo, iría a buscar un manantial de agua fresca. ¿Si pudieras “ahorrar” tiempo, en qué lo emplearías? ¿Si pudieras ahorrar más dinero, en qué lo gastarías?

Espero que te haya gustado esta reflexión sobre El Principito y la Bolsa de Valores y, sobre todo, su principal mensaje: en inversiones en la Bolsa de Valores, la técnica y la mentalidad siempre van de la mano.

Ahora, cuéntame cuál es tu personaje favorito de El Principito y de qué manera ese niño rubio te ayudará, desde hoy, a ser un mejor inversionista.

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This