Tener éxito en la vida es uno de los objetivos que casi todos nos planteamos desde una temprana edad. En esos momentos, usualmente, empezamos a definir qué queremos ser o qué queremos estudiar.

En una etapa posterior, el éxito lo empezamos a relacionar con otros asuntos. Como el hecho de ser los más populares de la escuela. O de tener los últimos gadgets de moda porque eso nos hace sentir incluidos.

A medida que avanzamos por la vida, el éxito toma otra connotación. Usualmente, empezamos a percibirlo como la capacidad que tenemos para hacer dinero. Y, en esa medida, para hacer o comprar objetos con ese dinero.

Curiosamente, es en la edad más adulta en la que muchos descubren que estaban equivocados con respecto al éxito. Especialmente, cuando al lograr todo lo anterior sienten una sensación de vacío.

O una sensación de que, a pesar de ser aparentemente exitosos, hubo algo que nunca hicieron. Hubo algún lugar que no visitaron. Existió una persona a la que no llamaron. O ni siquiera compraron la casa de sus sueños.

Para Tener Éxito En La Vida Invierte Como Los Grandes

¿Qué Es El Éxito En La Vida?

¿Qué es el éxito en la vida para ti?

¿Qué es el éxito en la vida para ti? – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Lo anterior nos hace reflexionar y es que… ¿qué es el éxito en la vida? En realidad, está relacionado con todo lo que mencionamos. Es decir, con todo eso que nos empezamos a imaginar y a desear desde pequeños.

La respuesta es sí y no porque, básicamente, no existe una sola definición del éxito. Esto tiene que ver con que cada persona es un “mundo aparte”. Por lo tanto, resulta positivo que cada quien pueda escoger su propia definición acerca de esa palabra.

Por ejemplo, existen personas que dicen que no trabajan por el dinero, sino porque eso que hacen es su verdadera vocación. Si se les pregunta, confiesan que el dinero pasa a un segundo plano porque su éxito radica en aprovechar sus capacidades físicas o intelectuales.

Otros, en cambio, viven y mueren por el dinero. Aunque esto puede sonar materialista, nada ni nadie puede quitarles su derecho. Porque, afortunadamente, todos tenemos el derecho de desear el dinero y de pensar que, entre más tenemos, somos más exitosos.

Para otros, el éxito está en conformar una familia. O en poder lograr un efecto positivo en la comunidad que los rodea. Otros se consideran exitosos porque tienen millones de seguidores en Instagram. En fin, hay tantas personas como definiciones de éxito posibles.

¿Cómo Se Logra El Éxito En La Vida?

Por eso, llegar a una conclusión sobre cómo se logra el éxito en la vida no es tan sencillo. Messi, por ejemplo, nació con un talento natural. Un aspecto que suma puntos al momento de compararse con otros futbolistas.

Pero su éxito también es fruto de largas horas de entrenamiento y de esfuerzo. De disfrutar de las victorias, pero no dejarse arrastrar por las derrotas ni por las críticas a las que está sometido un personaje como él.

La historia de Warren Buffett es similar y diferente a la de Messi. También nació con un talento extraordinario, pero no para los deportes, sino para las inversiones. Y tras largos años de experiencia se ha posicionado como líder en su campo.

Para una ama de casa, el éxito podría ser trabajar desde casa mientras atiende el hogar. Y para un estudiante universitario, obtener el diploma que lo habilita en su vida laboral. Es decir que no existe una única forma para lograr el éxito.

Sin embargo, y desafortunadamente, sí existen fórmulas para no lograrlo. Por ese motivo, a menudo vemos que las personas fracasan. Y que muchas de ellas, a diferencia de otras, no logran levantarse y volver a retomar el camino hacia el éxito.

Es Por Esto Que Te Traemos Una Lista Sobre El Porqué Este Tipo De Personas No Tienen Éxito En La Vida

El éxito en la vida no solo tiene que ver con tu destino

El éxito en la vida no solo tiene que ver con tu destino – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

1. Estas personas creen que son víctimas de sus circunstancias. Creen que están predeterminadas a vivir en la pobreza o en el fracaso. Eso les nubla la visión al momento de trazarse o alcanzar metas.

2. Como creen que lograr sueños es para los “ricos”, estas personas sufren de desenfoque. No tienen un objetivo. A menudo encuentran un trabajo, pero lo dejan. Inician sus estudios, pero los dejan. No son consistentes en sus esfuerzos.

3. Quienes tal vez logran avanzar un poco más que los demás, a veces pierden el impulso. Por eso, desisten de buscar el éxito al primer inconveniente. No están dispuestos a correr la milla extra por sus metas.

4. Así mismo, estas personas suelen dejar su futuro en manos del destino. Por eso no trazan un plan para lograr sus metas. Esperan a que el gobierno, el jefe, la pareja o la vida termine decidiendo por ellos.

5. En caso de no lograr el éxito la primera vez, estas personas se victimizan. Hacen alarde con respecto a que son víctimas de las circunstancias. No toman responsabilidad por lo que sí pueden hacer por ellas.

¿Por Qué Procrastinan?

Todo lo anterior tiene que ver con un concepto denominado procrastinación. La Real Academia de la Lengua Española lo define como el acto de diferir o aplazar. En la práctica, opera de esta manera:

No es que las personas no quieran lograr por lo menos una meta a lo largo de sus vidas. Todos tenemos, como mínimo, un objetivo que lograr. Lo que sucede es que hay personas que, por naturaleza o formación, se programan para lograrlo.

En cambio, es como si otras estuvieran programadas para dejar para después lo importante. Se concentran así en lo que no los conduce a sus metas. Evitan lo que las puede llevar a ellas.

Y cuando se dan cuenta, se han quedado atrás en la carrera. Pero no solamente con respecto a los demás. También con respecto a ellos mismos y los plazos que se habían trazado para lograr un objetivo.

Entonces, es cuando escuchamos a la gente decir “yo quería estudiar eso, pero no lo hice”. O “yo quería viajar, pero ya no tengo edad para eso”. También, “yo siempre quise a esa persona, pero ya es muy tarde para confesárselo”.

Elimina La Procrastinación

Afortunadamente, la procrastinación se puede combatir. Pero ¿cómo superar la tentación de quedarnos esperando a que todo se nos dé como por arte de magia? ¿Cómo seguir avanzando cuando retrocedemos?

  • Para empezar, hay que verla como una montaña que se debe empezar a subir. La cuesta puede parecer empinada y larga, pero eso no debe desanimarte. La importancia de tus metas siempre debe estar por encima de tu pereza o desánimo.
  • Es clave que empieces a dar pequeños pasos porque solo así un día llegarás a la cumbre. O a tus metas. En vez de preocuparte por lo que te falta por subir, enfócate en lo que has logrado hasta el momento.
  • Tener victorias tempranas te da aliento para evitar la procrastinación. Esto significa lograr pequeñas metas de forma recurrente. Esta estrategia resulta más efectiva que querer lograr una meta en un solo paso.
  • Gracias a esas victorias tempranas, te darás cuenta de que tu constancia, paciencia y esfuerzo valen la pena. Luego, al ir sumando victorias tempranas, llegarás hasta la meta final.
El enemigo del éxito en la vida

El enemigo del éxito en la vida – Hyenuk Chu

La Importancia De Las «Victorias Tempranas»

Las victorias tempranas son vitales cuando se habla de combatir la procrastinación. Especialmente, porque generan un efecto positivo en ti. Pero ¿cuál es este efecto que debes buscar? Veámoslo con un ejemplo:

Supongamos que quieres comprar un apartamento que te cuesta US$300.000. Entonces, tienes dos opciones. La primera es querer obtener ese dinero con un solo movimiento, como en el ajedrez. Un deseo que puede ser imposible de cumplir.

La segunda es proponerte lograr victorias tempranas. Es decir, empezar a ahorrar US$1.000 desde que comienzas a trabajar. Esto significa, aproximadamente, desde que tienes 25 años y un trabajo estable.

Cada vez que logres ahorrar esos US$1.000 estarás obteniendo una victoria temprana. Porque estarás un paso más cerca de tu meta, aunque aún te falte camino por recorrer. De esta forma, te puedes tardar un poco más en llegar a la meta, es verdad.

En este ejemplo, te demorarías 25 años en conseguir los US$300.000. Puede que parezca un tiempo muy largo. Pero ¿no es mejor ahorrar durante 25 años para tener una casa a los 50, que llegar a los 50 sin tener dónde vivir?

Ahora, piensa en que mientras vas ahorrando tal vez puedas comprar una casa más económica. Esa puede ser otra victoria temprana. Una casa que tal vez puedas vender luego para ganar algo por su valorización. Segunda victoria temprana.

Pero, además, imagina que el dinero que puedes destinar mes a mes a tu plan lo ahorras o lo inviertes. Es decir que, al tiempo que logras una victoria temprana, tu dinero está creciendo cada vez más.

Uno de los resultados que puedes obtener dando estos pequeños saltos es el siguiente. Puedes reunir en menor tiempo el dinero que necesitas para comprar la casa de tus sueños. En otras palabras, necesitarás menos tiempo para lograr tus metas.

También puede ocurrir lo contrario. Y es que un mes ahorres US$1.000, pero al siguiente lo gastes. Entonces, obtendrás el efecto contrario por procrastinar. Tu meta será cada vez más lejana.

De ahí la importancia de que todo lo que tengas que hacer para conseguir una meta se vuelva un hábito. O una victoria temprana. Solo así puedes ir acortando el camino hacia la meta final.

Por último, no olvides que el éxito en la vida te pertenece. Nadie te lo ha negado. Pero, de forma permanente, deberás poner tu mejor actitud y tu mejor esfuerzo para llegar a dónde quieres llegar. Ahora, por favor, comparte:

  1. ¿Cuál es el mayor éxito que has logrado?
  2. ¿Cómo lo conseguiste?
  3. Seguramente, en ese camino procrastinaste. ¿Cómo lo superaste?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!