Los gastos son un eslabón fundamental de las finanzas personales. Se refieren al dinero que sale de las cuentas de una persona. Y pueden ser la bendición o la perdición para su economía personal.

Son una bendición porque, gracias a ellos, se pueden suplir las necesidades básicas. Entre ellas están la de la vivienda, la alimentación, la educación, el vestido y el pago de los servicios públicos. Es decir, lo que primero necesitamos para contar con bienestar.

Pero pueden ser una perdición en términos económicos cuando no se gestionan de forma inteligente o acertada. Porque, entonces, el dinero no solo se va en esas necesidades básicas, sino en la adquisición de productos o servicios no esenciales.

Muchos de estos últimos, además, terminan pagándose a crédito, lo que alimenta la “maldición” de los gastos. Pero no se trata de que veamos el tema desde una perspectiva tan oscura o negativa.

Se trata de que aproveches esta época del año para planear el curso que deberán tomar tus finanzas, si no lo has hecho. Pero antes ten en cuenta esto, que te ayudará a saber cómo administrar esos gastos.

Elimina Los Gastos Superfluos De La Tarjeta De Crédito Este 2022

Tipos De Gastos

Pagar la hipoteca es un ejemplo de gastos fijos

Pagar la hipoteca es un ejemplo de gastos fijos – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Tal como lo explicamos en el post dedicado a los ingresos, estos se pueden clasificar en tres tipos. Igualmente, los gastos se pueden dividir en grupos principales que son los fijos, los variables, los ocasionales y los imprevistos:

Los gastos fijos son los que siempre tienes que hacer de forma recurrente y por el mismo monto. Entre ellos está el pago de la hipoteca, del arriendo o de la matrícula en el colegio o la universidad de tus hijos.

Los gastos variables son los que realizas de forma recurrente, pero no necesariamente por el mismo monto. Por ejemplo, puede que este mes el recibo de la luz te llegue por una cifra. Sin embargo, es posible que esta suba o baje para el próximo mes.

Los gastos ocasionales son los que no realizas ni de forma recurrente ni por el mismo monto, necesariamente. A este grupo pertenecen los que realizas anualmente, como la compra de la licencia de software de Microsoft o una cena en un restaurante.

Finalmente, están los gastos imprevistos. Estos son los que no planeaste que debías hacer, pero que de pronto tienes que hacer. Un caso es la reparación de una tubería en tu casa y otro, llevar tu carro a que le arreglen una falla mecánica.

Pagar Deudas Está Entre Los Gastos

Aparte de lo anterior, entre los gastos debes considerar las deudas. Básicamente, porque se trata de una salida de dinero. Es decir, de un dinero que deberás destinar para pagarlas y que no podrás usar para otros propósitos.

Enero es el mejor mes para evaluar cómo están tus deudas por dos razones. La primera es que, seguramente, gastaste un poco de más en diciembre. Entonces, habiendo pasado la temporada de vacaciones, puedes sentarte y analizar cómo está tu situación financiera.

La segunda es que, como está empezando el año, puedes aprovechar para trazarte metas para ese año. La idea es que sean metas realistas y que se puedan cumplir. Porque sé que no te gustaría estar en una situación en la que muchos se encuentran.

Y es llegar al próximo diciembre todavía con las deudas de la Navidad o de las vacaciones pasadas. Pero, como te explico, eso requiere de análisis y planeación. Porque, si no lo haces, te encontrarás en una situación incómoda.

O, dicho de otro modo, te hallarás a lo largo del año en la necesidad de pagar tus deudas. Pero, al mismo tiempo, en la imposibilidad de pagarlas porque no supiste planear a tiempo cómo responder ante esa obligación.

El Presupuesto

Gestionar tus gastos incluye tener un presupuesto

Gestionar tus gastos incluye tener un presupuesto – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Lo anterior parece teoría financiera complicada, pero es más sencillo de lo que parece. Aquí volvemos a mencionar un recurso del que siempre hablamos, pero que es necesario poner en práctica.

Se trata del presupuesto. Tómate el tiempo para analizar cómo están tus ingresos y gastos. Proyecta, además, si es posible que vayas a obtener alguna ganancia extra fija a lo largo del año. Pon toda esta información sobre la mesa.

Prioriza los gastos esenciales, pero no cometas el error de dejar el pago de tus deudas para última hora. Porque, si lo haces, te verás en algún momento con la preocupación de no contar con ese dinero.

Mejor dicho, después de los gastos esenciales, dale el lugar que se merece al pago de las deudas. Y, hablando de los ingresos, haz lo mismo con el ahorro. Esto es lo que hace que un presupuesto sea realmente efectivo.

Porque solo de esta manera se “atacan” todos los frentes que hacen que la economía personal sea sana y conveniente para ti. Así que no observes la tarea del presupuesto con desgano. De ella depende si tu situación financiera te dará alegría o tristeza durante este año.

¿Cómo Planear Los Gastos?

Una vez establecidos los gastos, tienes diferentes formas de prepararte para cuando llegue el momento de efectuarlos. Esto depende de la estrategia de cada quién, pero puedes seguir alguna de las siguientes fórmulas:

La alcancía: este método no te genera rendimientos. Sin embargo, te puede ayudar a separar el dinero que requieres para realizar un gasto, sin temor a gastártelo. Así puedes ahorrar para pagar el seguro del auto o, incluso, los regalos de la próxima Navidad.

La cuenta de ahorros: en realidad, cumple la misma función de la alcancía, porque no te paga intereses (o te paga muy poco). Pero también te ayuda a mantener el dinero en un lugar seguro mientras llega el momento de gastarlo.

Fondos de inversión: con respecto a los dos anteriores, te brinda la ventaja de recibir mejores intereses mientras ahorras dinero. Y de sacarlo cuando lo necesites disponible. Pero ten en cuenta que la rentabilidad se puede ver afectada por la inflación, que a veces te ponen candados en el retiro de tu dinero y a veces te exigen montos mínimos de apertura.

Inversiones: existe otro tipo de inversiones, como las que se hacen en la Bolsa de Valores, donde puedes colocar tu dinero. Pero ten en cuenta que estas son más riesgosas, así que no inviertas ahí dinero que puede ser vital para ti.

Frase sobre los gastos

Frase sobre los gastos – Hyenuk Chu

Se Requiere Tu Compromiso

Finalmente, ten presente esto. Muchas personas desconfían del presupuesto. O dicen que no lo hacen porque nunca lo cumplen. Lo que queda revelado ahí es que el problema no es el presupuesto. Ni si lo haces en Excel o en una hoja de papel.

El problema es que a veces sí se hace ese archivo o esa tabla de ingresos y gastos. Pero las personas no tienen la suficiente voluntad como para cumplirlo. Entonces, al final falta y dinero y se agrandan las deudas.

Si no quieres estar en esa situación, haz el presupuesto con la conciencia de que te ayudará a organizar tus finanzas. Además, te será útil para saber cómo y cuándo gastar el dinero que, entre otras cosas, no es tan fácil de conseguir.

Un consejo útil es hacer un seguimiento diario, semanal o mensual del presupuesto. Adicionalmente, revisarlo cada tres meses, como hacen las empresas, que presentan earnings cada trimestre.

Así puedes reorganizarte si aumentan o disminuyen tanto los ingresos como los gastos. Pero hacerlo con la finalidad de que sepas qué estás haciendo con el dinero que recibes y cumplir así con tus responsabilidades financieras.

Ahora, comparte tu opinión:

  1. ¿Ya elaboraste tu presupuesto para este año?
  2. ¿Cómo están tus gastos en relación con tus ingresos?
  3. Cuándo haces un presupuesto, ¿realmente lo cumples?
  4. Sinceramente, ¿hiciste tu presupuesto 2022?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This