El market crash o caída del mercado es, quizá, uno de los peores temores de los inversionistas. Se refiere a cuando los precios de la mayoría de las acciones caen aparatosamente. Y, como consecuencia, provocan que muchos pierdan el dinero invertido en ellas.

Obviamente, un market crash sucede luego de una época de gran abundancia o bonanza. Justo como la que ha experimentado la Bolsa de Valores de Nueva York después de la caída del mercado en marzo de 2020. Y tras la recuperación que se empezó a dar gracias a la vacunación contra el COVID-19 y la reactivación económica.

Pero ¿qué acerca o aleja al market crash actual de los que se han experimentado en épocas anteriores? Veámoslo a la luz de lo que Charles P. Kindleberger y Robert Z. Aliber proponen en su libro “Manias, Panics, and Crashes: A History of Financial Crises”, publicado por primera vez en 1978.

“Anatomía De Una Crisis Típica”

El crédito es responsable de la bonanza o la crisis financiera

El crédito es responsable de la bonanza o la crisis financiera – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

De acuerdo con Kindleberger y Aliber, mientras para los historiadores cada evento es único, para los economistas no. Estos piensan que en los datos y eventos hay cosas que se repiten y pueden inducir respuestas similares cada vez. De ahí la importancia de estudiarlos.

A partir de esto, ellos construyeron un modelo general sobre las crisis financieras. Y pusieron sobre la mesa datos como que en el siglo XIX, estas crisis ocurrieron cada 10 años, pero a partir de 1873 fueron menos regulares.

Un modelo desarrollado por Hyman Minsky estableció una relación entre crisis y créditos. Durante la expansión económica, los inversionistas son optimistas sobre el futuro. Como tienen mejores expectativas sobre sus ganancias, tienden a pedir más dinero prestado. Mientras tanto, los prestamistas tienden a emitir más créditos por considerarlos menos riesgosos. Durante la ralentización económica ocurre todo lo contrario. Esto aumenta las posibilidades de que haya una crisis financiera.

A eso se suma el hecho de que algunas personas se endeudan en las fases de expansión para comprar finca raíz o acciones. Lo hacen porque el crecimiento previsto en el valor de estos activos supera las tasas de interés del dinero que pidieron prestado. Sin embargo, se llevan una decepción cuando ven que, en medio de las crisis, el valor de sus activos decrecen más que los intereses que están pagando por el dinero prestado.

Uno de los resultados de esto es, por ejemplo, el overtrading. Una práctica que incluye la especulación sobre los precios de las acciones o commodities. Y, lo más peligroso, una sobreestimación sobre las posibles ganancias. Esa especulación conduce a lo que los autores denominan “manía” o irracionalidad y o “burbuja” o presagios sobre valores que terminarán por explotar. Siempre hay un “shock” que induce este comportamiento, como el inicio o el fin de una guerra. O un cambio en la política monetaria. ¿Encuentras alguna coincidencia con la época actual?

Aprende Más Sobre Cómo Proteger Tus Inversiones Con Este Video:

Efectos Colaterales Del Market Crash

Los autores de “Manias, Panics, and Crashes: A History of Financial Crises”, igualmente, hacen énfasis en los efectos de las crisis financieras. Y la principal conclusión a la que llegan al estudiar el modelo de Minsky es esta:

La euforia se trasmite de un país a otro. Especialmente, porque suelen hacer parte de las mismas cadenas de abastecimiento, por ejemplo. O porque unos países son los principales receptores de los turistas de otras naciones.

Esto significa que el impacto en el precio de una acción en un país debido a una crisis puede equipararse a los precios de acciones similares en otros mercados. Así mismo, si un país tiene una situación económica positiva, importa más bienes y servicios de otros. Y esto, a su vez, aporta al crecimiento económico de ese segundo país.

Pero no ocurre lo mismo con el crédito, cuyos efectos permanecen dentro de las fronteras de los países. Lo que sí sucede es que, en época de bonanza, los inversionistas “corren a subirse en el tren antes de que acelere”. Y esto conduce a un incremento en el precio de activos como las acciones. O a una caída de los mismos en el caso contrario. El resultado es una necesidad de querer tener efectivo ante la depreciación de los activos. En especial, si se recurrió al crédito para comprarlos.

Algunos inversionistas, dicen los autores, mantienen sus acciones con la esperanza de que la caída de los precios sea temporal. Otros prefieren comprar barato o buy the dips. Otros deciden vender antes de que los precios caigan aún más.

¿En Qué Se Asemeja Este Market Crash De Otros?

Lo que sucede hoy con las acciones se debe a que los inversionistas negaron ciertas señales

Lo que sucede hoy con las acciones se debe a que los inversionistas negaron ciertas señales – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

A partir de lo anterior, ¿en qué se asemeja este market crash de otros ocurridos en la Bolsa de Valores de Nueva York? En primer lugar, se asemeja con otras épocas en que los inversionistas, aparentemente, estaban ignorando las señales sobre lo que podía suceder con la Bolsa de Valores.

Es decir que, tras la caída del mercado el 20 de marzo de 2020 empezaron a comprar acciones en gran volumen. Esto hizo que aumentaran sus precios, pero mientras tanto sucedía algo más con la economía. Y es que se empezó a experimentar una situación de altos precios.

Por ejemplo, el ETF SPY, que replica el comportamiento del índice bursátil S&P 500, llegó a un precio de US$228.80 en marzo de 2020. Luego alcanzó un alto histórico el 31 de diciembre de 2021, cuando se negoció por US$474.96. El jueves pasado bajó hasta el nivel registrado hace casi un año: los US$392.34.

Señales Del Market Crash

Por otro lado, la percepción de la inflación hoy difiere con respecto a la que se tenía durante el market crash anterior. Luego de marzo de 2020, cuando los precios empezaron a recuperarse, se temía que la inflación en Estados Unidos pudiera acelerarse. Pero los inversionistas y consumidores hicieron caso omiso a esa señal.

Gracias a ese comportamiento, en los últimos meses experimentamos un mercado bull o boyante. Sin embargo, esa bonanza empezó a disparar la inflación hacia altos históricos. Y ahora el temor a no poder controlarla o que se genere una estanflación o estancamiento económico ha disparado uno de los mayores miedos del ser humano. El miedo a perder dinero.

Actualmente ocurre algo más y es que en la crisis anterior, se temía que las tasas de interés, que se habían mantenido relativamente bajas, corrieran el riesgo de incrementarse. En 2022 eso ya sucedió, pero la decisión de la Reserva Federal (FED) de subirlas al 0.75% produjo el efecto contrario.

Y es que la medida de subirlas desde los 0.25% puntos hasta ese nivel fue percibida por el mercado como una medida de agua tibia frente a la realidad actual. Una situación que se ha visto reflejada en la Bolsa de Valores de Nueva York en los últimos días. Porque no hay que desconocer que esta es un espejo de lo que ocurre en la realidad.

Los Hechos Hablan Sobre El Market Crash

La inyección de capital a la Bolsa de Valores indica que la crisis está lejos de terminar

La inyección de capital a la Bolsa de Valores indica que la crisis está lejos de terminar – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Ante esta realidad la pregunta que surge es si el precio de las acciones ya tocó fondo. La respuesta es que no, por varias razones. La primera es que, desde hace varias semanas, los fondos de capital empezaron a registrar salida de dinero o outflow. Según Reuters, esto se debe a la preocupación de los inversionistas sobre el crecimiento económico.

De acuerdo con la misma fuente, para la última semana de abril, los inversionistas habían retirado de estos fondos cerca de US$10.550 millones. Esto significó un 34% menos que la semana anterior, según Refinitiv Lipper data, U.S. Sin embargo, al respecto se ve una paradoja.

Y es que, a pesar de la caída del mercado de los últimos días, aún hay un alto nivel de capital siendo ingresado al mercado de valores. A simple vista esto podría parecer positivo, pero en realidad no lo es por una simple razón. Esta es que pueden aumentar las pérdidas que a la fecha ya son considerables.

Lo anterior está relacionado con un concepto llamado fear gauge o medidor del miedo. Este, básicamente, se refiere a que existe un nivel en el que los inversionistas suelen sentir miedo, por ejemplo, a perder dinero. Sin embargo, en la actualidad no han llegado a su máximo nivel.

Por esto, continúan invirtiendo dinero en un mercado de alto riesgo. Y esto, en últimas, a lo que puede conducir es a que existan mayores pérdidas de dinero de las que se han registrado hasta ahora. Para comprobar esta teoría basta con revisar lo que está sucediendo con el VIX.

El VIX Nos Habla

El VIX es conocido como el índice de la volatilidad, que es el indicador que nos ayuda a medir el grado de incertidumbre del mercado. Cuando el porcentaje del VIX disminuye, reina la confianza. Cuando excede el 30%, se considera que la volatilidad es alta. Un VIX menor a 20% indica que se experimentan mejores tiempos en la Bolsa.

Ayer el VIX estaba en el nivel del 30.5%, un poco menor al registrado en marzo pasado. En ese mes alcanzó el máximo porcentaje en lo que va corrido del año. Es decir que podría decirse que la volatilidad tiende a subir. Pero llama la atención que el índice parece inalterable frente al estrés del mercado.

Así lo definió un experto para Forbes quien agregó que esto da una señal. Y es que, como los inversionistas continúan invirtiendo, puede que en los próximos meses se produzcan pérdidas de dinero aún mayores. De lo contrario, si el final del mercado bajista estuviera cerca, el porcentaje del VIX hoy sería aún mayor.

No obstante, fuentes consultadas por el mencionado medio afirman que la recesión no se daría este año. Y que los inversionistas deben estar pendientes de las decisiones de la FED. El hecho de que esta entidad decida no subir más las tasas de interés podría pasarle una factura a la Bolsa de Valores.

Es decir, reflejarse en caídas mayores de los precios de las acciones en la medida en que las bajas tasas no aportan a solucionar la alta inflación ni a promover el crecimiento económico. En este sentido, cabe tener presente que la próxima reunión de la FED se realizará a mediados de junio.

¿Qué Hacer Ante El Market Crash?

Prepárate para actuar antes de que los precios de las acciones caigan

Prepárate para actuar antes de que los precios de las acciones caigan – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Por todo lo anterior en la mente de los inversionistas hoy ronda una pregunta. ¿Cómo debemos actuar ante la caída del mercado? Al respecto, lo más importante es que no debemos actuar ante el market crash, sino antes de que este ocurra.

Especialmente, porque puede que los precios de las acciones bajen dramática y súbitamente. Pero también puede que no. El punto es que ya estamos frente a un market crash, ¿verdad?

Independientemente de eso, y como no podemos predecir lo que ocurrirá en el futuro, lo importante es que, pase lo que pase, nos tome preparados y listos para actuar. O protegidos y listos para cuidar nuestro dinero.

En ese sentido, te contamos aquí cuáles son tres de las principales acciones que puedes tomar ahora. De esta forma, evitarás que un movimiento brusco a la baja del mercado te cause dolores de cabeza ahora o en el futuro.

1. ¿Cuánto Estás Dispuesto A Perder?

En primer lugar, es clave volver sobre una de las reglas de los inversionistas exitosos. Específicamente, la que dice que uno solo debe invertir lo que está dispuesto a perder. Y siempre, sin excepción, usar el stop.

Esto es vital porque, si la caída del mercado se produce y tienes posiciones abiertas, pero con el stop, reducirás tus pérdidas. De esta forma, podrás poner a salvo, al menos, un porcentaje de tu capital.

En un caso extremo, si no alcanzas a reaccionar, pero solo tienes invertido lo que puedes perder, no tendrás porqué entrar en una crisis. Sabrás que ese era tu capital de riesgo y que de él no depende tu subsistencia.

Por favor, no seas de los que invierten lo de pagar el mercado o los servicios públicos. Si solo cuentas con ese dinero, mejor dedícate a aprender, mientras logras obtener un capital de riesgo para invertir.

2. Diversifica, Pero No Enloquezcas

Ante un market crash o caída del mercado, es probable que ninguna acción se salve. O que muy pocas lo hagan. Pero el riesgo para ti aumenta si tienes todo tu dinero invertido en acciones del mismo sector.

Por ejemplo, en la actualidad uno de los sectores que más se ha visto afectado es el tecnológico. El Nasdaq, el índice bursátil que incluye a empresas de ese segmento, ha llegado a perder un 25% de su valor.

Por eso, una de las mejores formas de prepararte ante un escenario adverso es diversificar tus inversiones, pero no en empresas sino en sectores. Es decir, poner un poco de dinero aquí y un poco allá. De esta forma, reducirás el impacto que una crisis tenga en tu dinero.

O, dicho de otra forma, el mercado lo hará por ti. Porque, en ocasiones, una caída impacta más a un sector que a otro. Entonces, si has diversificado, puede que no tengas una pérdida de dinero total, sino parcial.

Ahora, ten en cuenta que esto no significa que debes salir a invertir en cuanta acción te cruza por la mente. Cada inversión debe ser estudiada con cuidado. Y tú solo deberías diversificar si sabes cómo manejar varias acciones al mismo tiempo.

Ten en cuenta esto ante el mercado bajista

Ten en cuenta esto ante el mercado bajista – Hyenuk Chu Twitter Foto: Unsplash

3. Rota, Rota, Rota

Finalmente, existe otra clave que te ayuda a prepararte para un market crash o caída del mercado. Incluso, esta medida resulta útil cuando suceden otros acontecimientos en la Bolsa de Valores que inciden negativamente en los precios de las acciones.

Hablamos de hacer una rotación en las inversiones. Es decir, de vender posiciones en algunas acciones para adquirir posiciones en otras acciones. De esta manera, es posible llegar a poner tu dinero a salvo antes de que el precio de algunas acciones caiga.

Esta estrategia, por ejemplo, la implementamos con mi equipo en relación con las acciones chinas. Lo hicimos cuando el gobierno chino anunció que entraría a regular las Variable Interest Entity (VEI).

Sin embargo, hay algo clave que siempre debes recordar con respecto a esto. Ninguna decisión de inversión debe ser tomada sin antes haber hecho un análisis del comportamiento de cada acción y del contexto en el que se presenta.

Tomar una decisión sobre tu dinero a la deriva solo puede representarte pérdidas o ganancias ocasionales. Nunca será la fórmula para construir riqueza en el tiempo. Ahora, por favor, expresa libremente tu opinión:

  1. ¿Cómo te proteges frente a la caída del mercado?
  2. ¿Estás pensando en rotar tus inversiones?
  3. ¿Está todo tu dinero puesto en acciones del mismo sector?
  4. Descarga: [INFOGRAFÍA] 7 Hábitos De Los Inversionistas En La Bolsa De Valores Emocionalmente Exitosos – Hyenuk Chu

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!