Las mujeres emprendedoras son motor del desarrollo económico de la sociedad. Sin embargo, en regiones como Latinoamérica, existen brechas de género que las afectan. Brechas que impiden su completa evolución como personas y empresarias.

Un informe de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) señala, por ejemplo, que 118 millones de mujeres de la región se encuentran en situación de pobreza. Un 57% de las mujeres, por otro lado, trabajan en sectores poco convenientes.

Lo anterior en el sentido que son sectores “de alto riesgo de pérdida de empleos e ingresos”. Paralelamente, se calcula que una de cada dos mujeres no tiene vínculo con el mercado laboral.

De hecho, en 2019, mientras que para las mujeres de 15 a 24 años la tasa de desempleo era de 23%, para los hombres era de solo 17%.

Esto hace aún más complejo que exista una igualdad económica entre las mujeres y los hombres. Al mismo tiempo, se convierte en una motivación para que las mujeres quieran emprender sus propios negocios.

Esto NO Te Dijeron Acerca De La Infidelidad (Financiera)

El Trabajo De Cuidado

Las mujeres emprendedoras deben abarcar los negocios y el cuidado de los hijos

Las mujeres emprendedoras deben abarcar los negocios y el cuidado de los hijos – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Pero existen más razones. En términos generales, hay un alto porcentaje de las mujeres que se dedican al trabajo de cuidado. Es decir, a permanecer en el hogar, inicialmente, para estar pendientes de sus hijos.

No obstante, las cifras evidencian que esa realidad tiene varias aristas. A menudo, las mujeres que permanecen en el hogar cuidan de otros familiares, lo que incrementa ese trabajo. Y, al mismo tiempo, les impide dedicarse al estudio o a otro tipo de labor.

En este sentido también se evidencia una brecha de género. De acuerdo con la CEPAL, “las mujeres dedican más del triple del tiempo al trabajo no remunerado que los hombres”. Chile, México, Argentina, Bolivia y Nicaragua son los países donde más se evidencia esta situación.

Las mujeres jóvenes, que no estudian ni trabajan, son las mayores responsables del trabajo de cuidado. Un trabajo que, entre otros, la mayoría de las veces no es un trabajo remunerado.

Esta es una realidad que aumentó drásticamente debido a la pandemia y que aún afecta a las mujeres. Incluso, a pesar de que en el mundo entero las actividades económicas ya recuperaron el ritmo que traían en 2019.

Mujeres Emprendedoras En Casa

Paradójicamente, el hecho de estar en casa ha impulsado a las mujeres latinoamericanas a emprender sus propios negocios. Esto parece positivo, pero en realidad lo que hace es imponerles una carga extra.

Es decir que al trabajo de cuidado no remunerado que realizan se suma la responsabilidad de dirigir un negocio propio. Es por esto que, en la población de mujeres que deciden emprender en ese contexto, sobresale una tendencia.

Esta se refiere al emprendimiento por necesidad. Así se define a los negocios que surgen sin estudios previos del mercado. O sin balances ni proyecciones financieras juiciosas indispensables para que crezcan.

Gracias a estos emprendimientos las mujeres logran subsistir. Sin embargo, es poco probable que logren acceder a financiación para mejorar o expandirse. Especialmente, cuando se trata del sector bancario o tradicional.

Como consecuencia, usualmente, estos emprendimientos permanecen en su etapa inicial. No logran tecnificarse para generar una producción en masa. Es poco probable que logren su escalabilidad.

A Favor De Las Mujeres

Las mujeres emprendedoras, al adquirir autonomía económica, tienen mas herramientas para combatir la violencia doméstica

Las mujeres emprendedoras, al adquirir autonomía económica, tienen mas herramientas para combatir la violencia doméstica – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

No obstante, cada día surgen en el mercado nuevas mujeres emprendedoras y más entidades que las apoyan. Especialmente, porque está demostrado que el hecho de que las mujeres emprendan o trabajen genera dos consecuencias.

La primera es que empiezan a obtener sus propios ingresos. O sea, que no deben depender de sus parejas para subsistir. En ese sentido, y esta es la segunda consecuencia, le ponen un freno a la violencia económica.

Así se conoce a las presiones que ejercen los hombres sobre las mujeres en el hogar relacionadas con el dinero. Presiones que las conducen a ellas a someterse a la voluntad de la pareja y a no tener libertad de manejar los recursos financieros ni los activos del hogar.

Cuando una mujer emprende, las estadísticas confirman que la violencia en el hogar se reduce en más de un 70%. De ahí la importancia de promover estos negocios que no solo logran un impacto personal en la vida de las mujeres.

Por el contrario, generan un efecto multiplicador. Porque si ellas logran salir de la espiral de violencia y pobreza, seguramente sus hijos también lo harán. Y así lograrán una transformación a gran escala en sus entornos.

¿Cómo Ser Mejores Mujeres Emprendedoras?

La pregunta que surge es cómo ser mejores mujeres emprendedoras. La respuesta se halla en diversas entidades que se dedican a apoyar estos negocios en las diferentes etapas de su historia.

  • Algunas de ellas hacen parte de los gobiernos de cada país. Se trata de entidades que promueven el desarrollo económico. Y que se dedican a capacitar a negocios de mujeres o para mujeres con el fin de que logren consolidarse y crecer.
  • También existen entidades de promoción del sector privado que cumplen la misma función. Así que, si eres una mujer emprendedora, vale la pena que indagues acerca de las que existen en tu país.
  • Igualmente, existen Organizaciones No Gubernamentales de índole internacional con presencia en varios países. Se trata de actores clave, pues brindan asesorías, capacitaciones y acompañamiento a mujeres emprendedoras.
  • Así mismo, existen inversionistas individuales o fondos de inversión privados interesados en estos negocios. Usualmente, invierten en los que ya tienen cierta trayectoria en el mercado y potencial de crecimiento. No obstante, es clave tenerlos en cuenta.
  • Al mismo tiempo, entidades públicas y privadas suelen aliarse para crear fondos especializados en mujeres emprendedoras. Estos canalizan recursos para apoyar negocios en sectores priorizados o específicos. A ellos se accede a través de convocatorias.
  • La empresa privada es otra de las promotoras de estos emprendimientos. Por ejemplo, los tiene en cuenta al momento de realizar proyectos de colaboración para satisfacer sus retos internos.
  • Las entidades de promoción nacional o de las exportaciones también priorizan negocios creados por y para las mujeres. Y los capacitan para que puedan trascender las fronteras de su propio país.
  • Igualmente, existen fundaciones de carácter social, pero no por eso menos económicos, que apoyan los negocios femeninos. Lo hacen a través de financiamiento, una de sus principales necesidades, y capacitación.
  • Finalmente, la banca ha desarrollado productos y servicios a la medida de estos negocios. De esta forma, los acompaña desde sus primeras etapas, cuando ya tienen tracción, hasta que logran el crecimiento exponencial.

Negocios Bien Armados

En este sentido es clave tener en cuenta algo. Y es que muchos de los negocios de las mujeres emprendedoras son informales. A veces ellas, por desconocimiento u obstáculos, no llevan su contabilidad ni tienen los balances financieros al día.

Esto es clave porque cualquier entidad o persona que quiera apoyarlas lo primero que quiere ver son los números del negocio. Esto es lo que garantiza que estén bien diseñados y que tengan potencial de crecimiento futuro.

Por esto, gran parte de las asesorías que brindan las entidades mencionadas se centra en el área financiera. En cómo poder conciliar ingresos y gastos y en todos los trámites que un negocio debe realizar, como el pago de impuestos.

Sin embargo, también consideran otros temas que resultan claves para el crecimiento de los negocios. Entre ellos está el de mercado y ventas, pues es crucial para lograr que un producto o servicios sea conocido y se haga apetecido por el mercado.

Y en áreas como la logística internacional. Aunque suene demasiado ambicioso, y muchos emprendimientos femeninos sean locales, otros si tienen desde un principio una vocación exportadora.

Comparte esto con las mujeres emprendedoras

Comparte esto con las mujeres emprendedoras – Hyenuk Chu

Mujeres Que Crecen Con Sus Negocios

Otro aspecto importante relacionado con las mujeres emprendedoras es este. Si bien sus negocios pueden parecer irrealizables al principio, algunas de estas mujeres se han convertido en directivas de grandes organizaciones.

Porque superar las barreras de género también significa conquistar espacios dominados por los hombres. Entre ellos, por ejemplo, los cargos directivos o las posiciones en las juntas directivas de las organizaciones.

Llegar hasta esos lugares de poder no solo empodera a las mujeres. También les permite tomar decisiones desde ahí que favorezcan a otras mujeres. Y hacerlo no solo hacia adentro, sino hacia afuera de la organización.

Es decir, hacia las trabajadoras de la empresa. Pero también hacia las clientas a las que, finalmente, se dirigen los productos o servicios de una empresa. Un tema clave si se tiene en cuenta que, en términos generales, las mujeres son las responsables de las decisiones de compra en los hogares. Y, por lo mismo, deberían participar en mayor medida en toda la cadena de producción de lo que, finalmente, ellas y sus familias van a consumir.

Para mencionarte algunos ejemplos, están Julia Hartz, cofundadora y CEO de la plataforma de gestión de eventos Eventbrite. O Melanie Perkins, cofundadora y CEO de la aplicación de diseño gráfico Canva.

Ellas ahora están en el top de mujeres que han sacado adelante sus negocios de forma exponencial. Pero estamos seguros de que, si analizas lo que pasa en tu país o incluso a nivel mundial, encontrarás tus propias referentes.

Lo importante es que comprendas que es posible que existan grandes mujeres emprendedoras. Y que lo sean a pesar de las violencias y discriminaciones que a menudo las afectan.

Ahora, comparte tu opinión:

  1. ¿Quién es la principal mujer emprendedora de tu país y por qué?
  2. ¿Eres mujer? ¿Emprendes? Cuéntanos tu historia.
  3. Si eres hombre, ¿a qué mujer emprendedora admiras?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!