La tarjeta de crédito puede ser tu principal aliada o tu peor pesadilla. Sobre todo, porque en sí misma no es una alternativa negativa o peligrosa. Del uso que hagas de ella depende que puedas aprovechar sus múltiples beneficios.

El principal es obtener liquidez en momentos en los que no tienes más dinero disponible. Sin embargo, no hay que olvidar que el dinero que te proporciona la tarjeta de crédito, realmente, no es tuyo.

Se trata de un dinero que te presta el banco o la Fintech a cambio del pago de una contraprestación. Es decir, de unos intereses que tendrás que asumir durante el tiempo que te tardes en pagar el capital recibido.

En realidad, por esto es clave saber cómo manejar la tarjeta de crédito. De lo contrario, el beneficio inicial de salir de un apuro económico puede traducirse en una deuda impagable y preocupante.

Entonces ¿cómo usar correctamente una tarjeta de crédito? ¿De qué manera se puede acceder a esos múltiples beneficios que ofrece para quienes la saben administrar tan bien o mejor que a su propio dinero?

[Video] Tarjeta De Crédito: ¡Deja De Gastar!

Cómo Usar Una Tarjeta De Crédito

Hoy la tarjeta de crédito puede ser física o virtual

Hoy la tarjeta de crédito puede ser física o virtual – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Para empezar, hay que decir que existe una diferencia entre cómo usar una tarjeta de crédito y cómo usarla correctamente. Con respecto al primer punto, es más sencillo de lo que puede pensarse.

Cualquier persona puede acudir a un banco o a una Fintech a solicitar una tarjeta de crédito. Si cumples con los requisitos, puedes recibir una tarjeta física o en formato plástico. También puedes recibir una tarjeta virtual.

La diferencia de estas con respecto a las físicas es que se alojan en los teléfonos móviles o en las plataformas o apps. De esta forma, cuando el usuario va a realizar su transacción, no requiere mostrar la tarjeta como tal, sino su smartphone (o hacerlo vía online).

En ambos casos, las tarjetas se pueden usar para hacer compras en cualquier tipo de comercio que las acepte como medio de pago. Los usuarios se comprometen a pagar por lo que compraron, más los intereses. A no ser que hayan hecho la compra a una cuota.

En caso de que no paguen esa cuota o alguna de las cuotas a las que queda diferida su compra, deben asumir gastos extra. Entre ellos, los intereses de mora que se causan cuando una persona se retrasa en el pago de una obligación como esta.

¿Cómo Usar Inteligentemente Una Tarjeta De Crédito?

Ahora, hablemos sobre cómo usar inteligentemente una tarjeta de crédito. Todo empieza con un simple proceso de planeación. Varias veces hemos hablado aquí del presupuesto ¿verdad?

En este debemos determinar cuáles son nuestros ingresos y nuestros gastos. Lo ideal es que los ingresos alcancen a cubrir los gastos. Y que, al mismo tiempo, sean suficientes para ahorrar o invertir cierta cantidad.

Sin embargo, en ocasiones los ingresos no son suficientes. En ese caso, cuando queda algún gasto por cubrir, se puede pensar en utilizar la tarjeta de crédito para cubrirlo. Lo ideal es que se haga así:

La decisión de cubrir un gasto con la tarjeta debe ser una decisión consciente. No un impulso que se toma en el momento. Si un gasto se ha de cubrir con la tarjeta de crédito, se debe planear con anticipación.

Además, es clave que cada persona sepa algo. Esto es que, al final de mes (o en la fecha estipulada para el pago después de la fecha de corte), debe tener la capacidad de pagar la compra realizada con la tarjeta de crédito en una sola cuota (es decir, pagar el total). O, en su defecto, debe poder pagar la cuota que corresponde, más los intereses generados.

Más Beneficios De Las Tarjetas De Crédito

Gracias a la tarjeta de crédito puedes solucionar problemas como un tubo roto en casa

Gracias a la tarjeta de crédito puedes solucionar problemas como un tubo roto en casa – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Pero las tarjetas de crédito también cumplen otra función. Y es que nos ayudan a cubrir gastos que no hemos contemplado en nuestro presupuesto. Entre ellos, los relacionados con apuros o emergencias que en cualquier momento podemos sufrir.

Estas emergencias pueden ser delicadas o graves, como un tubo de agua roto en nuestra casa. O esa fiesta con la que no contábamos para la cual quisiéramos llevar un vestido atractivo y nuevo.

Lo importante en estos casos es que, antes de realizar la compra, también nos hagamos ciertas preguntas. Por ejemplo, si la alternativa que estamos contemplando se ajusta a muestro presupuesto y será un gasto eficiente.

En ese punto, así mismo, es clave que analicemos cuál es nuestra capacidad de pago para cubrir esa deuda. Esto nos ayudará, en primer lugar, a tomar una decisión más acertada con respecto a qué comprar y qué no.

En segundo lugar, nos ayudará a planificar mejor nuestro presupuesto del siguiente mes. Un presupuesto en el que tendremos que incluir como gasto las cuotas a pagar. Y pagarlas sin que eso signifique tener que dejar de atender asuntos financieros más importantes.

Mayor Seguridad Para Pagos Por Internet

La tarjeta de crédito también resulta útil para realizar otro tipo de compras. Algunas de ellas son las que se realizan por internet. Para nadie es un secreto que esas transacciones no siempre son seguras y que se puede ser víctima de ladrones.

Por eso, tal vez sea más recomendable usar una tarjeta de crédito que una tarjeta de débito. Si se usa la tarjeta de crédito, el banco responde por la compra no autorizada. Si se usa la tarjeta débito y se presenta un robo, son los ahorros del usuario los que están en peligro.

Pero eso no quiere decir que la tarjeta de crédito deba usarse de forma indiscriminada o irresponsable para compras en internet. Para este caso también aplica la planeación de la que hablamos antes.

Es decir, la tarea de ver si tenemos la capacidad para asumir el costo total de esa compra a fin de mes. O, si es algo muy urgente, si podremos pagarla a cuotas sin que eso signifique que pagaremos intereses astronómicos al banco.

Es clave tener en cuenta siempre si se va a contar con los recursos para asumir la compra que se haga. Y, paralelamente, cuál es el valor tope que estamos dispuestos a pagar por algo, según nuestra propia capacidad de pago de la deuda.

Recuerda que en la mayoría de tarjetas si pagas el total de lo que gastaste no pagarás intereses (eres un «totalero» -pagas el total-). Y también si la usas inmediatamente después de tu fecha de corte tendrás más de un mes para hacer el pago.

Además, para compras online los bancos y las Fintech, te ofrecen las tarjetas virtuales, que puedes activar y desactivar a tu antojo. O las cancelas y creas nuevas, así estás a salvo de los que intentan robar tus datos para usar tu tarjeta.

Más Allá Del Dinero

Si tienes una tarjeta de crédito, puedes estar protegido durante tus viajes

Si tienes una tarjeta de crédito, puedes estar protegido durante tus viajes – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Adicional a lo anterior, la tarjeta de crédito ofrece beneficios que van más allá del dinero a la mano. Se trata de beneficios por los que, además, no se cobra, pues están incluidos en la cuota mensual que debemos pagar por poseer una tarjeta. Algunos de estos son:

  • Seguros médicos que cubren al usuario en viajes nacionales o internacionales. En ocasiones, estos seguros también incluyen acceso a especialistas médicos y servicios como los de ambulancia en el lugar de residencia.
  • Seguros de viajes que amparan a los tarjetahabientes en caso de pérdida del equipaje, por ejemplo. También cubren otras situaciones que se pueden presentar en el exterior, como la necesidad de acceder a asesoría legal.
  • Otras asistencias que incurren traslado desde la casa hasta el aeropuerto. Incluso, algunas franquicias de tarjetas ofrecen servicios como los de plomería a los usuarios que los soliciten con anticipación.
  • Acumulación de millas asociadas a ciertas aerolíneas que se pueden cambiar por tiquetes aéreos, alojamiento en hoteles, entre otros. O acumulación de puntos que se pueden canjear en determinados comercios.
  • Al usar acertadamente tu tarjeta de crédito, adquieres o mejoras tu perfil frente al sistema bancario o Buró de Crédito. Esto es clave para que, en el futuro, puedas solicitar y recibir más productos de crédito.

Otros Consejos Para Tener En Cuenta Al Usar La Tarjeta De Crédito

Con respecto a lo anterior, es necesario tener en cuenta que nunca la promesa de un beneficio como los anteriores debe deslumbrarnos. Especialmente, porque a veces las franquicias ofrecen buenos beneficios, pero a cambio de compras excesivas o una anualidad onerosa.

O porque ofrecen esos beneficios si una persona adquiere cierta tarjeta de crédito. Aún si la persona no tiene la suficiente capacidad de endeudamiento como para adquirir una tarjeta de crédito con un alto cupo o crédito alto. Adicionalmente, cabe tener en cuenta que:

No conviene tener varias tarjetas de crédito a la vez. Son una gran tentación que puede llevar a las personas a gastar de más. Y luego, a verse en problemas para pagar todas las deudas adquiridas.

Tampoco es recomendable realizar varias compras con la tarjeta de crédito al mes. Al final solo se tendrá una larga y excesiva lista de compras. Y, probablemente, no se tendrá con qué pagarlas.

El cupo o uso de una tarjeta de crédito solo debería compartirse con personas de extrema confianza. De lo contrario, una persona puede terminar por pagar las deudas que realicen los demás.

Tip sobre la tarjeta de crédito

Tip sobre la tarjeta de crédito – Hyenuk Chu

Todo Parte De La Planeación Financiera

Finalmente, queremos recalcar el mensaje que te dejamos al principio. Y es que las deudas, la administración o la falta de ellas hacen parte de un tema más global. Se trata de la planeación financiera.

Por eso, ya sea que se trate de tu tarjeta de crédito, de un préstamo de libre inversión o de un crédito hipotecario, piensa en algo. Esto es que es mejor generar más ingresos para cubrir los gastos faltantes que caer en deudas con alguien más.

Y si esos ingresos aún no están a la vista, antes de usar la tarjeta de crédito, piensa en cómo disminuir tus gastos. Solo de esta forma ganarás el juego frente a las deudas impagables.

De todas formas, no olvides que usar la tarjeta de crédito te puede traer beneficios. Así que, más bien, úsalas de forma inteligente para que su uso no te salga más caro que lo que hubieras pagado por esos servicios. Ahora, por favor, comparte con la comunidad:

  1. ¿Crees que la relación con tu tarjeta de crédito es positiva o negativa?
  2. ¿Cómo la gestionas para evitar el pago de intereses?
  3. ¿Cuál es el principal beneficio que te brinda tu tarjeta de crédito?
  4. ¿Crees que solo un Guerrero Zen puede controlar sus tarjetas de crédito?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!