La felicidad instantánea es el tema de un artículo muy interesante que llegó a mis manos hace poco. Se titula “El precio de la felicidad instantánea”. En él se hace evidente que una de las consecuencias de la época en la que vivimos es la escasez de tiempo.

Pero hay algo aún peor y por todos conocido. A menor tiempo, mayor estrés. A mayor estrés, menos salud y felicidad somos capaces de experimentar los seres humanos. Pero mayor es la angustia, que a veces llega al extremo de la ansiedad o la depresión.

¿Cuál es la relación de esto con tus finanzas? El artículo nos lo deja claro. En esa situación desesperada que vivimos, algunos más que otros, cuando aparece el dinero, pensamos que será el que nos saque de la crisis.

Hasta creemos que podemos “comprar” tiempo. Incluso, llegamos a pensar que nuestro tiempo es más valioso a medida que tenemos más dinero. Y entonces, caemos en otra trampa. La de pensar que incluso cuando tenemos tiempo, este no es suficiente.

A Buscar La Felicidad Instantánea

Hacer cosas que no te gustan te resta felicidad instantánea.

Hacer cosas que no te gustan te resta felicidad instantánea.

Por eso, el artículo se plantea una pregunta. Si no es a través del dinero, ¿cómo podemos reducir el sentimiento de escasez de tiempo? Y propone un método sencillo para empezar a buscar la respuesta.

El primer paso es hacer una lista de todos los oficios domésticos, de los que hacemos en nuestra casa. Algunos son:

  1. Limpiar.
  2. Lavar la ropa.
  3. Planchar.
  4. Cocinar.
  5. Lavar el carro.

El segundo paso es identificar cuáles nos “roban” tiempo y nos causan estrés o infelicidad. Una clave: los que tendemos a aplazar son los que nos hacen más infelices. El autor del estudio solicitó a 4.400 personas que hicieran este ejercicio.

Te sorprenderá lo que halló. Designar una pequeña suma de dinero para “comprar” tiempo libre tiene grandes efectos. Porque reduce las ansías de tiempo que sufrimos los humanos en esta época.

La Felicidad Instantánea Cuesta Menos De Lo Que Imaginas

Lo anterior se explica con el siguiente ejemplo. Odias planchar. Eso te roba tiempo y te produce infelicidad. Un día, decides pagarle a una persona una suma de dinero para que haga esa actividad por ti. Recuperas ese tiempo para ti y, con él, la felicidad.

El estudió se aplicó a personas de diferentes procedencias económicas. Cada uno destinó la misma cantidad de dinero para que alguien más hiciera la tarea que aborrecían y así “ganar” tiempo. Los resultados fueron siempre iguales.

Adicionalmente, la investigación mostró que estas personas no solo se sintieron mejor el día que “compraron” tiempo. Sino que este efecto se prolongó durante los días siguientes. Digamos que fue un efecto a largo plazo.

Dice el artículo que esta técnica también puede ser usada en otros escenarios. Y no solo en casa. Un ejemplo de esto es un experimento realizado por la prestigiosa Universidad de Stanford.

Felicidad Instantánea En El Trabajo

Lograr la felicidad instantánea en el trabajo es posible.

Lograr la felicidad instantánea en el trabajo es posible.

Esta universidad dio una especie de vales a los empleados que ahorraran tiempo. También los analizó y descubrió que los que recibieron más vales tenían un mejor balance entre la vida laboral y personal.

Además, se incrementó el porcentaje de empleados que querían quedarse trabajando en la compañía. La conclusión: fue mejor premiar a los empleados con estos vales que con dinero.

Pero, ¿a qué se deben estos resultados? Hay una explicación de carácter social. Cuando la gente recibe apoyo, dice el estudio, asimila el estrés de otra forma. Lo ve de una manera más positiva porque no se siente sola.

Lo Que Vale La Felicidad Instantánea

Pero, hasta ahora no te he dicho cuánto, según el estudio, vale la felicidad instantánea. Te sorprenderás. Solo US$40 fueron dados a cada una de las 4.400 personas que participaron en el estudio.

Una cifra considerablemente baja, si tenemos en cuenta que estamos hablando de “comprar” tiempo para ser más felices. Y si pensamos en que no solo nos podría dar más tiempo libre, sino que podríamos controlarlo.

Pero no podemos caer en el extremo, de acuerdo con la investigación. Porque si gastamos más dinero haciendo las tareas domésticas, por ejemplo, se producirá el efecto contrario. Y es que podremos pensar que perdemos el control de nuestro tiempo.

Por eso, lo mejor es pensar en soluciones a largo plazo. Aunque no sean tan sencillas, te pongo un ejemplo. Si tu trabajo te absorbe y no te deja practicar tu hobby favorito, ¿por qué no cambiar de trabajo?

Si hay una tarea que definitivamente no te causa ninguna gracia, como lavar los baños, ¿por qué no pagarle a alguien que la haga por ti? Te sentirás más satisfecho y con mucho más tiempo.

El valor de la felicidad instantánea.

El valor de la felicidad instantánea.

Ser Feliz Es Sencillo

Con todo lo anterior lo que quisiera que te llevaras hoy para tu día o tu vida es que para ser feliz no debes llegar a Marte. Ni mucho menos vivir en una mansión o tener un Ferrari. Tal vez ni siquiera tengas que gastar los US$40 que propone el artículo. Sino mucho menos.

Estoy seguro de que, con pequeñas fórmulas, métodos o pasos, todos podemos ser más felices. Solo hace falta que seamos sinceros con nosotros mismos y que hagamos ajustes en nuestra vida. Sé que tú tienes la solución, ¿lo crees así? Cuéntanos:

  1. ¿Qué hábito sientes que te “roba” tiempo?
  2. ¿Por qué lo sigues haciendo?
  3. ¿Qué podrías hacer para cambia esa situación?
  4. ¿Qué harías con el tiempo libre que te quedara?
  5. ¿Crees que tener ese tiempo libre te haría realmente feliz?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!