La renuncia de Jan Koum acaparó los titulares de la prensa hace algunos días. Pero no todos saben quién es este personaje ni por qué es importante. Así que te hablaré de él hoy. Sobre todo, porque su caso nos deja lecciones que aprender.

Pues bien. Koum es nada más ni nada menos que el fundador y CEO de Whatsapp. Una aplicación que todos conocemos y que, prácticamente, todos usamos en el día a día. Se trata de un hombre brillante y, además, millonario.

Pero resulta que a él también terminó afectándolo el escandalo más reciente de Facebook. Sobre el que puedes leer aquí. Pero no solo porque Facebook es propietario de Whatsapp. Sino por algo que vas más allá.

Y es que, a veces, hay situaciones que se tornan insostenibles para las personas. Porque deben escoger entre su trabajo y su sueldo o sus valores. Algo así le pasó a este inventor y ejecutivo. Pero antes de llegar a ese punto, recordemos un poco su historia.

Antecedentes De La Renuncia De Jan Koum

Whatsapp y la renuncia de Jan Kowm.

Whatsapp y la renuncia de Jan Kowm.

Koum nació en Ucrania en 1976. Un país que no era el más próspero. Lo que motivó a su madre a buscar mejores oportunidades en Estados Unidos. Un país al que se trasladó cuando el joven Jan todavía era pequeño.

Llegaron a vivir a un apartamento pequeño, de interés social. Mientras su madre trabajaba en un supermercado, Jan se interesó por la programación. Así que ingresó a la universidad y buscó un trabajo en el área de seguridad informática.

Luego, empezó a trabajar para Yahoo e incluso trato de ingresar a Facebook, pero no lo logró. Lo que sí hizo fue aprovechar una oportunidad que vio en el mercado: la de las aplicaciones móviles. Y fue entonces cuando creó Whatsapp, como empresa y como aplicación.

Esta se convirtió en un éxito en el mercado. Lo que llamó la atención de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook. Quien compró Whatsapp. Pero esto, que hubiera podido ser una buena noticia para Jan, terminó de una forma que nadie esperaba.

Motivos De La Renuncia De Jan Koum

Jan tenía una participación en Whatsapp, aunque esta perteneciera a Facebook. ¿Recuerdas que Facebook protagonizó un escándalo porque permitió a Cambridge Analytica acceder sin autorización a datos de sus usuarios?

Bueno. Lo que se dice ahora es que Zuckerberg le propuso a Jan que permitiera que los datos de los usuarios de Whatsapp pudieran cruzarse con los de las otras aplicaciones. Como Facebook e Instagram.

Y todo con fines comerciales. El problema es que así los datos de los usuarios quedarían más expuestos a cualquiera que quisiera usarlos. Y se rompería la promesa de Whatsapp de mantener bajo el más estricto secreto tanto los datos como las conversaciones de sus usuarios.

Jan no pudo soportarlo. Porque, al igual que el cofundador de Whatsapp, Brian Acton, siempre fue un gran defensor de la privacidad de sus usuarios. Aunque dio otra excusa, se cree que realmente fue por esa discrepancia con Facebook que presentó su carta de renuncia.

Qué Pasará Tras La Renuncia De Jan Koum

Lecciones que nos deja la renuncia de Jan Kowm.

Lecciones que nos deja la renuncia de Jan Kowm.

A rey puesto, rey muerto, como dice el dicho. Facebook ya consiguió reemplazo para Jan. Mientras tanto, este parece que tiene interés en otros negocios innovadores. Así que no dejaremos de saber de él.

Pero el caso es que su historia a mí me deja dos grandes reflexiones. La primera es sobre la ética. Porque se supone que todos los seres humanos tenemos la libertad de actuar según como queramos. Siempre y cuando respetemos a los demás.

Al parecer, Facebook no piensa lo mismo. Porque si en realidad permitió la filtración de datos, es porque le interesa más el dinero que nuestra privacidad. Y estuvo bien que Jan se alejara de la empresa si sentía que no estaba alineada con sus principios.

A todos nosotros, seguramente, nos ha tocado o tocará tomar decisiones similares. Lo importante es que nunca renunciemos a lo que somos por una empresa o por dinero. Porque no hay mejor recompensa que tener nuestra conciencia tranquila.

La Renuncia De Jan Koum

Otra reflexión que me deja esta historia es, precisamente, el valor de renunciar. De dar un paso al costado cuando no estamos conformes con algún aspecto de nuestra vida. Ya sea con el trabajo, la falta de dinero o el lugar donde vivimos.

Por eso, hoy te invito a que renuncies, como Jan. Renuncia a tus creencias limitantes, a tus prejuicios y a tus miedos. A los que te han dicho que no puedes lograr algo. Y a todos los que no han creído o no creen en ti.

Renuncia a la pobreza mental y económica. Si quieres cambiar tu vida, busca opciones, prepárate, adquiere conocimientos. Busca nuevas formas de ganar dinero, encuentra la manera de cambiar una situación que no te guste.

Renuncia a las relaciones que no te aportan, en las que no puedes ser tú mismo. En las que debes complacer a otro. O a las que te obligan a renunciar a tus sueños por perseguir a los de alguien más. No eres un árbol como para no poder cambiar de lugar.

Para no olvidar sobre la renuncia de Jan Kowm.

Para no olvidar sobre la renuncia de Jan Kowm.

Y Lo Más Importante

Además, no olvides algo muy importante. Ponte en movimiento. Porque al pensar y sentir la vida que quieres abres una puerta. Pero solo la acción constante y decidida te podrá llevar a dónde quieres.

Y piensa que, aunque a veces las renuncias duelen, siempre hay nuevas opciones. Siempre hay algo más que hacer, sueños por los que luchar, planes por los cuales trabajar y oportunidades atractivas que no podemos desaprovechar. ¿Estás listo para eso?

  1. ¿A qué renunciarás a partir de ahora?
  2. ¿Por qué?
  3. ¿Qué sueños te dedicarás a cumplir?
  4. ¿Cuáles son tus herramientas para hacerlo?
  5. ¿Qué obstáculos sabes que debes vencer?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!