Market Crash: ¿Estás Preparado Para Una Caída Del Mercado? – Hyenuk Chu

Market Crash: ¿Estás Preparado Para Una Caída Del Mercado? – Hyenuk Chu

El market crash o caída del mercado es, quizá, uno de los peores temores de los inversionistas. Se refiere a cuando los precios de la mayoría de las acciones caen aparatosamente. Y, como consecuencia, provocan que muchos pierdan el dinero invertido en ellas.

Obviamente, un market crash sucede luego de una época de gran abundancia o bonanza. Justo como la que ha experimentado la Bolsa de Valores de Nueva York después de la caída del mercado en marzo de 2020. Y tras la recuperación que se empezó a dar gracias a la vacunación contra el COVID-19 y la reactivación económica.

Pero ¿qué acerca o aleja al market crash actual de los que se han experimentado en épocas anteriores? Veámoslo a la luz de lo que Charles P. Kindleberger y Robert Z. Aliber proponen en su libro “Manias, Panics, and Crashes: A History of Financial Crises”, publicado por primera vez en 1978.

“Anatomía De Una Crisis Típica”

El crédito es responsable de la bonanza o la crisis financiera

El crédito es responsable de la bonanza o la crisis financiera – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

De acuerdo con Kindleberger y Aliber, mientras para los historiadores cada evento es único, para los economistas no. Estos piensan que en los datos y eventos hay cosas que se repiten y pueden inducir respuestas similares cada vez. De ahí la importancia de estudiarlos.

A partir de esto, ellos construyeron un modelo general sobre las crisis financieras. Y pusieron sobre la mesa datos como que en el siglo XIX, estas crisis ocurrieron cada 10 años, pero a partir de 1873 fueron menos regulares.

Un modelo desarrollado por Hyman Minsky estableció una relación entre crisis y créditos. Durante la expansión económica, los inversionistas son optimistas sobre el futuro. Como tienen mejores expectativas sobre sus ganancias, tienden a pedir más dinero prestado. Mientras tanto, los prestamistas tienden a emitir más créditos por considerarlos menos riesgosos. Durante la ralentización económica ocurre todo lo contrario. Esto aumenta las posibilidades de que haya una crisis financiera.

A eso se suma el hecho de que algunas personas se endeudan en las fases de expansión para comprar finca raíz o acciones. Lo hacen porque el crecimiento previsto en el valor de estos activos supera las tasas de interés del dinero que pidieron prestado. Sin embargo, se llevan una decepción cuando ven que, en medio de las crisis, el valor de sus activos decrecen más que los intereses que están pagando por el dinero prestado.

Uno de los resultados de esto es, por ejemplo, el overtrading. Una práctica que incluye la especulación sobre los precios de las acciones o commodities. Y, lo más peligroso, una sobreestimación sobre las posibles ganancias. Esa especulación conduce a lo que los autores denominan “manía” o irracionalidad y o “burbuja” o presagios sobre valores que terminarán por explotar. Siempre hay un “shock” que induce este comportamiento, como el inicio o el fin de una guerra. O un cambio en la política monetaria. ¿Encuentras alguna coincidencia con la época actual?

Aprende Más Sobre Cómo Proteger Tus Inversiones Con Este Video:

Efectos Colaterales Del Market Crash

Los autores de “Manias, Panics, and Crashes: A History of Financial Crises”, igualmente, hacen énfasis en los efectos de las crisis financieras. Y la principal conclusión a la que llegan al estudiar el modelo de Minsky es esta:

La euforia se trasmite de un país a otro. Especialmente, porque suelen hacer parte de las mismas cadenas de abastecimiento, por ejemplo. O porque unos países son los principales receptores de los turistas de otras naciones.

Esto significa que el impacto en el precio de una acción en un país debido a una crisis puede equipararse a los precios de acciones similares en otros mercados. Así mismo, si un país tiene una situación económica positiva, importa más bienes y servicios de otros. Y esto, a su vez, aporta al crecimiento económico de ese segundo país.

Pero no ocurre lo mismo con el crédito, cuyos efectos permanecen dentro de las fronteras de los países. Lo que sí sucede es que, en época de bonanza, los inversionistas “corren a subirse en el tren antes de que acelere”. Y esto conduce a un incremento en el precio de activos como las acciones. O a una caída de los mismos en el caso contrario. El resultado es una necesidad de querer tener efectivo ante la depreciación de los activos. En especial, si se recurrió al crédito para comprarlos.

Algunos inversionistas, dicen los autores, mantienen sus acciones con la esperanza de que la caída de los precios sea temporal. Otros prefieren comprar barato o buy the dips. Otros deciden vender antes de que los precios caigan aún más.

¿En Qué Se Asemeja Este Market Crash De Otros?

Lo que sucede hoy con las acciones se debe a que los inversionistas negaron ciertas señales

Lo que sucede hoy con las acciones se debe a que los inversionistas negaron ciertas señales – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

A partir de lo anterior, ¿en qué se asemeja este market crash de otros ocurridos en la Bolsa de Valores de Nueva York? En primer lugar, se asemeja con otras épocas en que los inversionistas, aparentemente, estaban ignorando las señales sobre lo que podía suceder con la Bolsa de Valores.

Es decir que, tras la caída del mercado el 20 de marzo de 2020 empezaron a comprar acciones en gran volumen. Esto hizo que aumentaran sus precios, pero mientras tanto sucedía algo más con la economía. Y es que se empezó a experimentar una situación de altos precios.

Por ejemplo, el ETF SPY, que replica el comportamiento del índice bursátil S&P 500, llegó a un precio de US$228.80 en marzo de 2020. Luego alcanzó un alto histórico el 31 de diciembre de 2021, cuando se negoció por US$474.96. El jueves pasado bajó hasta el nivel registrado hace casi un año: los US$392.34.

Señales Del Market Crash

Por otro lado, la percepción de la inflación hoy difiere con respecto a la que se tenía durante el market crash anterior. Luego de marzo de 2020, cuando los precios empezaron a recuperarse, se temía que la inflación en Estados Unidos pudiera acelerarse. Pero los inversionistas y consumidores hicieron caso omiso a esa señal.

Gracias a ese comportamiento, en los últimos meses experimentamos un mercado bull o boyante. Sin embargo, esa bonanza empezó a disparar la inflación hacia altos históricos. Y ahora el temor a no poder controlarla o que se genere una estanflación o estancamiento económico ha disparado uno de los mayores miedos del ser humano. El miedo a perder dinero.

Actualmente ocurre algo más y es que en la crisis anterior, se temía que las tasas de interés, que se habían mantenido relativamente bajas, corrieran el riesgo de incrementarse. En 2022 eso ya sucedió, pero la decisión de la Reserva Federal (FED) de subirlas al 0.75% produjo el efecto contrario.

Y es que la medida de subirlas desde los 0.25% puntos hasta ese nivel fue percibida por el mercado como una medida de agua tibia frente a la realidad actual. Una situación que se ha visto reflejada en la Bolsa de Valores de Nueva York en los últimos días. Porque no hay que desconocer que esta es un espejo de lo que ocurre en la realidad.

Los Hechos Hablan Sobre El Market Crash

La inyección de capital a la Bolsa de Valores indica que la crisis está lejos de terminar

La inyección de capital a la Bolsa de Valores indica que la crisis está lejos de terminar – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Ante esta realidad la pregunta que surge es si el precio de las acciones ya tocó fondo. La respuesta es que no, por varias razones. La primera es que, desde hace varias semanas, los fondos de capital empezaron a registrar salida de dinero o outflow. Según Reuters, esto se debe a la preocupación de los inversionistas sobre el crecimiento económico.

De acuerdo con la misma fuente, para la última semana de abril, los inversionistas habían retirado de estos fondos cerca de US$10.550 millones. Esto significó un 34% menos que la semana anterior, según Refinitiv Lipper data, U.S. Sin embargo, al respecto se ve una paradoja.

Y es que, a pesar de la caída del mercado de los últimos días, aún hay un alto nivel de capital siendo ingresado al mercado de valores. A simple vista esto podría parecer positivo, pero en realidad no lo es por una simple razón. Esta es que pueden aumentar las pérdidas que a la fecha ya son considerables.

Lo anterior está relacionado con un concepto llamado fear gauge o medidor del miedo. Este, básicamente, se refiere a que existe un nivel en el que los inversionistas suelen sentir miedo, por ejemplo, a perder dinero. Sin embargo, en la actualidad no han llegado a su máximo nivel.

Por esto, continúan invirtiendo dinero en un mercado de alto riesgo. Y esto, en últimas, a lo que puede conducir es a que existan mayores pérdidas de dinero de las que se han registrado hasta ahora. Para comprobar esta teoría basta con revisar lo que está sucediendo con el VIX.

El VIX Nos Habla

El VIX es conocido como el índice de la volatilidad, que es el indicador que nos ayuda a medir el grado de incertidumbre del mercado. Cuando el porcentaje del VIX disminuye, reina la confianza. Cuando excede el 30%, se considera que la volatilidad es alta. Un VIX menor a 20% indica que se experimentan mejores tiempos en la Bolsa.

Ayer el VIX estaba en el nivel del 30.5%, un poco menor al registrado en marzo pasado. En ese mes alcanzó el máximo porcentaje en lo que va corrido del año. Es decir que podría decirse que la volatilidad tiende a subir. Pero llama la atención que el índice parece inalterable frente al estrés del mercado.

Así lo definió un experto para Forbes quien agregó que esto da una señal. Y es que, como los inversionistas continúan invirtiendo, puede que en los próximos meses se produzcan pérdidas de dinero aún mayores. De lo contrario, si el final del mercado bajista estuviera cerca, el porcentaje del VIX hoy sería aún mayor.

No obstante, fuentes consultadas por el mencionado medio afirman que la recesión no se daría este año. Y que los inversionistas deben estar pendientes de las decisiones de la FED. El hecho de que esta entidad decida no subir más las tasas de interés podría pasarle una factura a la Bolsa de Valores.

Es decir, reflejarse en caídas mayores de los precios de las acciones en la medida en que las bajas tasas no aportan a solucionar la alta inflación ni a promover el crecimiento económico. En este sentido, cabe tener presente que la próxima reunión de la FED se realizará a mediados de junio.

¿Qué Hacer Ante El Market Crash?

Prepárate para actuar antes de que los precios de las acciones caigan

Prepárate para actuar antes de que los precios de las acciones caigan – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Por todo lo anterior en la mente de los inversionistas hoy ronda una pregunta. ¿Cómo debemos actuar ante la caída del mercado? Al respecto, lo más importante es que no debemos actuar ante el market crash, sino antes de que este ocurra.

Especialmente, porque puede que los precios de las acciones bajen dramática y súbitamente. Pero también puede que no. El punto es que ya estamos frente a un market crash, ¿verdad?

Independientemente de eso, y como no podemos predecir lo que ocurrirá en el futuro, lo importante es que, pase lo que pase, nos tome preparados y listos para actuar. O protegidos y listos para cuidar nuestro dinero.

En ese sentido, te contamos aquí cuáles son tres de las principales acciones que puedes tomar ahora. De esta forma, evitarás que un movimiento brusco a la baja del mercado te cause dolores de cabeza ahora o en el futuro.

1. ¿Cuánto Estás Dispuesto A Perder?

En primer lugar, es clave volver sobre una de las reglas de los inversionistas exitosos. Específicamente, la que dice que uno solo debe invertir lo que está dispuesto a perder. Y siempre, sin excepción, usar el stop.

Esto es vital porque, si la caída del mercado se produce y tienes posiciones abiertas, pero con el stop, reducirás tus pérdidas. De esta forma, podrás poner a salvo, al menos, un porcentaje de tu capital.

En un caso extremo, si no alcanzas a reaccionar, pero solo tienes invertido lo que puedes perder, no tendrás porqué entrar en una crisis. Sabrás que ese era tu capital de riesgo y que de él no depende tu subsistencia.

Por favor, no seas de los que invierten lo de pagar el mercado o los servicios públicos. Si solo cuentas con ese dinero, mejor dedícate a aprender, mientras logras obtener un capital de riesgo para invertir.

2. Diversifica, Pero No Enloquezcas

Ante un market crash o caída del mercado, es probable que ninguna acción se salve. O que muy pocas lo hagan. Pero el riesgo para ti aumenta si tienes todo tu dinero invertido en acciones del mismo sector.

Por ejemplo, en la actualidad uno de los sectores que más se ha visto afectado es el tecnológico. El Nasdaq, el índice bursátil que incluye a empresas de ese segmento, ha llegado a perder un 25% de su valor.

Por eso, una de las mejores formas de prepararte ante un escenario adverso es diversificar tus inversiones, pero no en empresas sino en sectores. Es decir, poner un poco de dinero aquí y un poco allá. De esta forma, reducirás el impacto que una crisis tenga en tu dinero.

O, dicho de otra forma, el mercado lo hará por ti. Porque, en ocasiones, una caída impacta más a un sector que a otro. Entonces, si has diversificado, puede que no tengas una pérdida de dinero total, sino parcial.

Ahora, ten en cuenta que esto no significa que debes salir a invertir en cuanta acción te cruza por la mente. Cada inversión debe ser estudiada con cuidado. Y tú solo deberías diversificar si sabes cómo manejar varias acciones al mismo tiempo.

Ten en cuenta esto ante el mercado bajista

Ten en cuenta esto ante el mercado bajista – Hyenuk Chu Twitter Foto: Unsplash

3. Rota, Rota, Rota

Finalmente, existe otra clave que te ayuda a prepararte para un market crash o caída del mercado. Incluso, esta medida resulta útil cuando suceden otros acontecimientos en la Bolsa de Valores que inciden negativamente en los precios de las acciones.

Hablamos de hacer una rotación en las inversiones. Es decir, de vender posiciones en algunas acciones para adquirir posiciones en otras acciones. De esta manera, es posible llegar a poner tu dinero a salvo antes de que el precio de algunas acciones caiga.

Esta estrategia, por ejemplo, la implementamos con mi equipo en relación con las acciones chinas. Lo hicimos cuando el gobierno chino anunció que entraría a regular las Variable Interest Entity (VEI).

Sin embargo, hay algo clave que siempre debes recordar con respecto a esto. Ninguna decisión de inversión debe ser tomada sin antes haber hecho un análisis del comportamiento de cada acción y del contexto en el que se presenta.

Tomar una decisión sobre tu dinero a la deriva solo puede representarte pérdidas o ganancias ocasionales. Nunca será la fórmula para construir riqueza en el tiempo. Ahora, por favor, expresa libremente tu opinión:

  1. ¿Cómo te proteges frente a la caída del mercado?
  2. ¿Estás pensando en rotar tus inversiones?
  3. ¿Está todo tu dinero puesto en acciones del mismo sector?
  4. Descarga: [INFOGRAFÍA] 7 Hábitos De Los Inversionistas En La Bolsa De Valores Emocionalmente Exitosos – Hyenuk Chu

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

Jerome Powell Habla Sobre Tasas De Interés Que Generan Bajas En Bolsas – Hyenuk Chu

Jerome Powell Habla Sobre Tasas De Interés Que Generan Bajas En Bolsas – Hyenuk Chu

Las tasas de interés vuelven a ser noticia, si es que habían dejado de serlo. El motivo es que, hoy por hoy, son una de las mejores herramientas que se tienen para combatir la alta inflación que se registra a nivel mundial.

Esto se hizo evidente el viernes pasado cuando los principales índices bursátiles de Estados Unidos registraron comportamientos a la baja:

  • El S&P 500 retrocedió un 1.7%.
  • El NASDAQ retrocedió un 1.7%.
  • El Dow Jones retrocedió 580 puntos.

Pero ese comportamiento no fue fruto del azar. Se dio después de que Jerome Powell, cabeza de la Reserva Federal (FED), hablara sobre el futuro de las tasas de interés. Su discurso se dio en un panel organizado por el Fondo Monetario Internacional el jueves.

En él, dejó claro que, seguramente, en los próximos meses se ejecutará una política monetaria más agresiva. Esta incluirá mayores aumentos de las tasas de interés con respecto a los vistos en los últimos meses.

Lo que prevé es que el alza sea de 50 puntos y que se produzca en mayo. Es decir, cuando la FED llevará a cabo su esperada reunión sobre política monetaria programada con anticipación para ese mes.

Desarrolla Un Séptimo Sentido Para El Mercado:

Las palabras de Jerome Powell

Las tasas de interés suben para contrarrestar la inflación

Las tasas de interés suben para contrarrestar la inflación – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

En su discurso, Powell fue enfático en afirmar que todas las baterías se enfilarán a luchar contra la inflación. Incluso, reveló que la entidad que preside le apunta a una inflación cercana al 2%.

Un porcentaje que no se observa desde antes de que empezara la pandemia en 2020. Pero ¿cómo afectan estas decisiones al mercado? Para empezar, hay que decir que estas decisiones se toman por el mercado y no a pesar de él.

Es decir que es el comportamiento de la economía en general el que, finalmente, conduce a la FED a tomar este tipo de decisiones. No se trata de políticas generadas porque sí o al azar.

Para la muestra, estos datos. En marzo de 2022, la inflación en Estados Unidos llegó al 8.5%. Este es el mayor porcentaje registrado en ese país en los últimos 40 años. Por eso, hoy se hace necesaria una política como la que está adoptando la FED.

Esta es una de las mejores herramientas para contrarrestar los altos precios que hoy se registran en varios sectores económicos. El de alimentos y el de combustibles lideran la lista de los precios altos en ese país.

Acciones Y Tasas De Interés

El otro efecto, más allá de la economía en general, se siente en los precios de las acciones y otros vehículos de inversión. Para no ir más lejos, enfoquémonos en el primer grupo de activos que se negocian a través de la Bolsa de Valores de Nueva York.

Si se observa lo que ha ocurrido con el mercado cuando suben las tasas de interés, como en el escenario actual, se pueden sacar varias conclusiones. Entre ellas, que cuando las tasas de interés suben, suele caer ligeramente el mercado.

Sin embargo, una vez superada la noticia sobre el aumento de las tasas de interés, los precios de las acciones aumentan. Veamos algunos hechos o casos específicos que los confirman:

En 2021 inició un descenso de las tasas de interés, después de ubicarse en 6.4%, que culminó en 2002. Entonces, se ubicaron por debajo del 2%. En ese momento, el SPX (S&P 500) alcanzó a caer por debajo de los US$1.000.

Sin embargo, luego hacia 2007, el SPX llegó casi hasta los US$2.000 para caer de nuevo hacia 2009. En ese año se produjo otra contracción de las tasas de interés motivada por la crisis económica desatada en 2008.

Año Porcentaje S&P 500
2000 6.4% US$1.160
2002 1.74% Menos de US$1.000
2007 5.26% US$2.000
2009 0.15% US$896

El Panorama Actual

¿Ante las tasas de interés prevalece el optimismo o el pesimismo?

¿Ante las tasas de interés prevalece el optimismo o el pesimismo? – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

En los años más recientes ocurrió algo similar. Por ejemplo, en 2019, mientras que las tasas de interés eran del 2.4%, el SPX estaba en US$2.926. pero al caer las tasas por la pandemia, el SXP bajó a US$2.584.

Una cifra que contrasta con los US$4.373 logrados cuando la FED decidió empezar a subir las tasas de interés este año. Lo importante es que sobre este comportamiento se pueden hacer varias lecturas.

En primer lugar, que el mercado reacciona ante acontecimientos como la subida de las tasas de interés como lo haría con cualquier otro. Finalmente, se trata de un “espejo” de la realidad.

Pero eso no significa necesariamente que un descenso en el precio de las acciones sea sinónimo de una corrección o crisis profunda. Se trata, por el contrario, de una “reacción” natural del mercado ante un acontecimiento que lo impacta.

La pregunta que surge ahora es ¿qué sentimiento prevalece ante esa realidad actual que, en ocasiones, es paradójica? Veamos cómo se observa el panorama desde las dos caras de la moneda.

¿Contracción Por Las Tasas De Interés?

Una contracción económica se da cuando se reduce considerablemente la producción de bienes o servicios en un mercado. Existen múltiples causas que pueden originar este tipo de fenómenos.

Una de ellas es la inflación y otra, el aumento de las tasas de interés para contrarrestarla. Por eso hoy se habla de que la posibilidad de que exista una contracción es cercana. Pero, ¿qué tan probable es?

La firma Goldman Sachs, por ejemplo, estima que esa probabilidad de que haya una recesión es del 35% de aquí a dos años. Especialmente, si se tiene en cuenta que la FED sí planea aumentar las tasas de interés a futuro.

A estas se suman otros hechos que impactan la economía mundial, como el conflicto entre Rusia y Ucrania. Y las consecuencias de la pandemia, que aún no se han superado del todo en términos de comercio internacional, por ejemplo.

No obstante, el hecho de que el mercado continúe creciendo a pesar de que aumentan las tasas de interés ayuda a hacerle contrapeso al pesimismo. ¿Quiere decir esto que nos espera una “época de oro”?

¿Caeremos En Recesión?

La consecuencia de subir las tasas de interés puede ser la recesión económica- ¿Es esto lo que nos espera a nivel mundial?

La consecuencia de subir las tasas de interés puede ser la recesión económica- ¿Es esto lo que nos espera a nivel mundial? – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Primero hablemos de recesión. La causa natural de que suban las tasas de interés es que se ralentice el ritmo del crecimiento económico. Principalmente, porque será más caro comprar productos o servicios.

Aun así, el gobierno de Estados Unido estima que el Producto Interno Bruto del país crecerá durante este año. Principalmente, este crecimiento estará sustentado, aparte de la generación de empleo, en el ahorro de los hogares y su ingreso real.

Este indicador podría llegar al 3.7% y sería mayor que el de otras grandes economías como la inglesa y la alemana. Precisamente, la política de la FED estaría orientada a lograr ese propósito.

Pero, al mismo tiempo, a evitar que unas mayores alzas de las tasas de interés terminen por cumplir con el pronóstico de Goldman Sachs sobre la recesión. Esto puede ser retador en el contexto de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Sin embargo, la historia demuestra que no es imposible lograr un balance entre dos variables clave. Estas son el crecimiento económico y las medidas para evitar que la inflación cause un mal mayor.

El Mercado Es Resiliente

Si se echa una mirada a esa historia, la respuesta podría ser incluso más positiva de lo que se espera. Especialmente, porque el mercado no solo ha superado con creces épocas devastadoras como la de las guerras mundiales. También ha registrado un crecimiento extraordinario después de ellas.

Pero existe otro factor que lo confirma y es el sentimiento positivo que, a pesar de los retos, reina entre expertos y analistas. Este sentimiento se ve alimentado por datos concretos como el de la generación de empleo.

En marzo, por ejemplo, la tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a 3.6%. Esta fue una de las menores registradas en los últimos dos años. Pero no solo eso es clave, sino la realidad que esconde detrás.

Si hay más empleo quiere decir que hay más o mejores negocios abiertos. Y que su nivel de producción o ventas es tal que requieren más personal. Por lo tanto, suben las contrataciones y se producen récords como los mencionados.

Al respecto hay algo más que decir y es que en la actualidad no solo es mejor el nivel de contratación de empleados. Según el Departamento de Trabajo (Department of Labour) de Estados Unidos, también se evidencian mejores ofertas salariales.

Tip para invertir cuando suben las tasas de interés

Tip para invertir cuando suben las tasas de interés – Hyenuk Chu

Tips Para Invertir En El Escenario Actual

Ante un panorama como el actual, se plantean dudas sobre la conveniencia de realizar ciertas inversiones. Pero lo más importante es tomar medidas para proteger el capital. En ese sentido:

  • No te llenes de información sobre la Bolsa de Valores de Nueva York. Muchas de las noticias contienen datos que son meramente especulativos y no responden específicamente a tus dudas.
  • Concéntrate en informes de las entidades más relevantes que causan un impacto en los mercados. Entre ellas están los de la FED y el Departamento del Trabajo de Estados Unidos.
  • Recuerda que, aunque tengas muchos datos, nada resulta tan efectivo como el análisis técnico. Es el único que te permite plantear escenarios reales sobre el posible comportamiento de las acciones que, de por si, no se puede prever.
  • Establece siempre una estrategia de pérdida máxima o de protección de tu capital. De esta forma te proteges de la volatilidad que emerge cuando diversos acontecimientos inciden en el mercado.
  • Permanece listo para aprovechar las oportunidades que se te presenten. El mercado es una “caja de sorpresas” que solo quienes estudian y practican a diario pueden llegar a abrir.

Ahora, por favor, compártenos:

  1. ¿Cuál es tu estrategia de inversión antes, durante y después de los pronunciamientos de la FED?
  2. ¿Has encontrado oportunidades de generar ganancias aún cuando los precios bajan?
  3. ¿Estas preparado para una posible recesión económica?
  4. ¿Necesitas tener un alto rendimiento?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

Cómo Hacer Un Plan Financiero Básico – Hyenuk Chu

Cómo Hacer Un Plan Financiero Básico – Hyenuk Chu

Un plan financiero, como su nombre lo indica, es una proyección relacionada con las finanzas. Este se puede referir tanto a las finanzas de una empresa, como a las finanzas de una persona.

A simple vista, pareciera que se trata del presupuesto del que tantas veces hemos hablado, pero no. Porque un presupuesto nos ayuda a identificar cuáles son nuestros principales ingresos y gastos.

En cambio, cuando hablamos de plan nos referimos a las proyecciones que tenemos para nuestro dinero. O a lo que queremos hacer con él a corto, mediano y largo plazo. Precisamente, por eso hablamos de un plan.

No obstante, tanto el presupuesto como el plan financiero ambos resultan cruciales cuando se habla de nuestras finanzas personales. El primero nos ayuda a aterrizar en nuestra propia realidad.

Y el segundo nos da alas para que, al cabo de un tiempo, y si seguimos ese plan al pie de la letra, podamos cumplir con nuestras expectativas. Pero ¿cómo hacer entonces un buen plan financiero?

¿Cómo Inviertes O Cómo Puedes Invertir?

Plan Financiero

Maneja tu plan financiero como lo hacen las empresas

Maneja tu plan financiero como lo hacen las empresas – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

El mejor ejemplo que podemos tomar es el de las empresas. Porque, al fin y al cabo, ellas son expertas en manejar sus finanzas para crecer. Entonces, ¿por qué no podríamos nosotros hacer lo mismo? En ese sentido, las empresas conducen sus finanzas a partir de tres balances.

1. El primero es el balance general. Este incluye tanto los activos como los pasivos de la compañía. Es decir, sus propiedades y deudas.

2. El segundo es el estado de resultados. Este muestra cuál ha sido el desempeño de la empresa a lo largo de un periodo determinado. Ahí se incluyen los ingresos obtenidos por las ventas, menos lo que costó producir sus bienes o servicios.

3. Y el tercero es estado de flujo de caja o de efectivo. Este evidencia cuál es la liquidez de la empresa. Es decir, el dinero que tiene a la mano para invertirlo en lo que aporte al crecimiento del negocio.

4. Finalmente, un plan financiero contiene un análisis de prospectiva del negocio. Este ayuda a determinar, con base en las cifras actuales y reales, cuál es el futuro que se puede esperar para la compañía en cuanto a ingresos y gastos.

En Qué Consiste El Plan Financiero

Teniendo en cuenta lo anterior, cuando hablamos de un plan financiero a nivel personal, debemos tener en cuenta los mismos preceptos. O los mismos balances que constituyen la columna vertebral de las empresas, así:

  • Balance general: contiene datos como el monto de dinero que hemos destinado a ahorros, inversiones en Bolsa de Valores, inmuebles, entre otros activos. Y todas las deudas que tenemos con el detalle con respecto a capital y tasas de interés que pagamos.
  • Performance: muestra cuál ha sido el desempeño de nuestras finanzas a lo largo del tiempo. Es decir, si nuestros activos han aumentado o no. Lo mismo aplica para los pasivos.
  • Flujo de caja: se refiere al dinero que tenemos hoy en nuestros bolsillos. O, mejor dicho, al dinero que tenemos disponible en caso de requerirlo, sin importar el motivo. Se trata del dinero que, verdaderamente, nos hace contar con liquidez.
  • Proyecciones: se trata de las metas que nos hemos trazado. Pero, especialmente, de cómo estamos pensando en cumplirlas a partir de nuestra propia realidad financiera y no de “globos” que lanzamos al aire sin sustento.

¿Qué Elementos Básicos Debe Tener El Plan Financiero?

El tiempo es clave al diseñar tu plan financiero

El tiempo es clave al diseñar tu plan financiero – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Aparte de lo anterior, al realizar un plan financiero personal debemos tener en cuenta otros criterios. Fallar en uno solo de ellos puede echar al traste nuestras propias proyecciones. Estos criterios son:

  • Tiempo: debemos considerar, por ejemplo, cuánto llevamos adquiriendo activos y pagando deudas. También, cuál es el plazo que nos hemos puesto para alcanzar nuestras metas de forma realista.
  • Transacciones: podemos engañar a cualquiera, pero no a nosotros mismos. Así que debemos considerar todos los ingresos que obtengamos, así como todos los gastos y pasivos que tengamos a la fecha.
  • Evidencias: si tenemos una meta, lo mínimo es que empecemos a ver cómo la cumpliremos y cuánto nos tardaremos. Si ya tenemos cotizaciones sobre nuestros planes, por ejemplo, podemos incluirlos en nuestras proyecciones.
  • Otros: ¿existe algo más que no hayamos incluido? ¿Tenemos una idea acerca de cómo podemos mejorar nuestros ingresos y salir de nuestros pasivos? Entonces hagámosle un campo en nuestro plan financiero.

Otros Consejos Útiles

Al considerar los eslabones y elementos básicos de un plan financiero, ten presentes otros conceptos. Aquí te brindamos una lista para que hagas un plan no solo más robusto, sino más efectivo:

  • En tus gastos y proyecciones, hazles un lugar a los seguros de enfermedad, invalidez o vida. Muchos los ven como un gasto innecesario, pero en realidad son una inversión. Te protegen ante eventualidades y también lo hacen con tu dinero.
  • Igualmente, en tus gastos mensuales y proyecciones ten presente tu plan de retiro. Solo si ahorras un porcentaje de tus ingresos mensuales para este rubro, podrás tener la vida que soñaste cuando ya no trabajes.
  • En las proyecciones, ten en cuenta el fondo de emergencia. Este es el dinero que tendrás que separar cada mes para que, en caso de eventos no previstos, puedas tomarlo sin afectar tus ahorros.

Cómo Elaborar Un Plan Financiero Paso A Paso

Ser sincero sobre tus deudas es importante al elaborar tu plan financiero

Ser sincero sobre tus deudas es importante al elaborar tu plan financiero – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Ahora sí estamos listos para elaborar nuestro propio plan financiero. Puedes seguir los siguientes pasos y volver a ellos cuando sientas que no existe el equilibrio que desearías en tus finanzas personales:

1. Mis finanzas hoy

¿Qué propiedades tengo ahora? ¿A quién le debo dinero y cuánto le estoy pagando por eso? Son preguntas básicas que debes hacerte para comenzar. Pero aumentemos un poco la complejidad de esta tarea. Cuando pienses en tus activos o pasivos, pregúntate qué te ha llevado hasta ahí. ¿Has gastado todo lo que has ganado y por eso tienes pocos activos? ¿Gastas más de lo que ganas y por eso tienes deudas? Esto te ayudará a que, al tiempo que haces una “foto” de tus finanzas actuales empiezas a ser consciente de tu mentalidad sobre el dinero. y de cómo esa mentalidad puede haberte conducido a tomar decisiones erróneas.

2. Lo que siento sobre mis finanzas hoy

¿Estoy contento, feliz o satisfecho con mis finanzas actuales? Esta es otra pregunta vital, pues te lleva a hacerte consciente con respecto al desempeño que han tenido tus finanzas. Si la respuesta es sí, significa que tienes más activos que pasivos, por ejemplo. Pero también que tienes un buen flujo de caja que te evita endeudarte cuando necesites dinero, sin importar para qué. Si la respuesta es no, significa que debes hacer ajustes en términos de aumentar activos, disminuir pasivos y así mejorar tu desempeño financiero. En parte por esto es que las emociones resultan claves al hablar de dinero.

3. Lo que quiero con respecto a mis finanzas

Si hoy quisiera ir a un restaurante, ¿tendría que pagar con tarjeta de crédito? Ahí tienes otra pregunta esencial. Una pregunta que habla de cómo está tu flujo de caja en este momento. Nuevamente, puedes tener solo dos respuestas. Si necesitarías la tarjeta de crédito, tienes mucho que mejorar en términos de tus finanzas. Ya sea que requieras aumentar ingresos o disminuir pasivos, ahí hay una tarea pendiente. Si no necesitarías la tarjeta de crédito, entonces, tal vez ya has ascendido un nivel en el manejo del dinero. De ahí la importancia de que te hagas esta clase de preguntas incómodas, pero reveladoras.

4. Mis metas

¿Cuánto dinero necesito para cumplir mis metas? Esta, finalmente, es la pregunta del millón de dólares. Sobre todo, porque generalmente necesitamos dinero para alcanzar un propósito, aunque no sea lo único. Por eso, es clave que analices si los ingresos o activos que tienes ahora te pueden conducir a ese objetivo. O, por el contrario, que veas si requieres hacer un “cambio extremo” en tus finanzas para que ese objetivo se convierta en realidad. Y para que esto suceda en el tiempo que tú mismo te has puesto para lograr la meta.

No olvides esto al realizar tu plan financiero

No olvides esto al realizar tu plan financiero – Hyenuk Chu

Lo Que No Se Mide No Existe

Como último consejo, pero no por eso menos importante, queremos hacer énfasis en lo siguiente. Lo que no se mide no existe. Por eso, es clave que, en primer lugar, te acostumbres a llevar un presupuesto.

Pero no solo eso, adquiere el hábito de medir, como lo dijimos antes, cómo han evolucionado tu riqueza y tus gastos a lo largo del tiempo. Y qué tanto han crecido tus finanzas desde que empezaste a hacer este ejercicio.

Por un lado, si los resultados comprobados te satisfacen, podrás echarte flores a ti mismo. Pero más allá de eso, lo que verdaderamente importa es que encuentres ese “hueco” por el que tu dinero se diluye.

De esta forma podrás hacer cambios en tu estrategia financiera hasta que tu plan financiero se encuentre en perfecto balance. Nunca olvides que esto solo lo puedes conseguir si mides periódicamente tus resultados.

Esperamos que te haya gustado este post. Pero, ante todo, esperamos que te sirva para potenciar tus finanzas personales al nivel que siempre soñaste. Y que, de esta forma, puedas cumplir las metas que hoy parecen irrealizables. Ahora, compártenos tu valiosa opinión:

  1. ¿Ya tienes tu plan financiero?
  2. ¿Cuál paso o criterio representa para ti mayor dificultad?
  3. ¿Cuáles son tus proyecciones financieras a corto, mediano y largo plazo y para qué?
  4. ¿Necesitas ayuda para avanzar en este campo?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

Medir Tu Progreso Es Clave Para Alcanzar Metas – Hyenuk Chu

Medir Tu Progreso Es Clave Para Alcanzar Metas – Hyenuk Chu

Medir tu progreso es tan importante como trazarte una meta. Principalmente, porque cuando te propones un objetivo, sabes de forma exacta qué quieres y cuándo lo quieres. Y cuáles son los pasos que tienes que dar para conseguirlo.

Sin embargo, una infinidad de situaciones puede ocurrir en el camino. Estas situaciones pueden detener, retrasar o acelerar tu avance hacia esa meta. Cualquiera de las anteriores situaciones tiene un impacto, ya sea negativo o positivo en tu camino.

Pero tú no puedes darte cuenta de cuál es ese impacto si no vas midiendo tu progreso. Esta es la única forma de saber si estás haciendo lo suficiente por lograr el objetivo, por ejemplo.

O de darte cuenta si estás procrastinando y no has logrado lo que deberías haber conseguido pasado cierto tiempo. También te ayuda a ser consciente de si, por el contrario, has dado pasos a tu favor y estás más cerca de una meta de lo que pensaste.

Pero ¿cómo aplicar esta teoría a la práctica, en lo que respecta a los proyectos personales e incluso a las finanzas? Para comprenderlo mejor, tomemos como ejemplo la medición de progreso en el trading.

[Video] Cómo Lograr Tus Metas A Corto Plazo

Ejemplo Sobre Cómo Medir Tu Progreso

Aprende a medir tu progreso como los traders

Aprende a medir tu progreso como los traders – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Los traders exitosos siempre establecen un porcentaje de pérdida máxima al colocar cada operación. Se sugiere que este no supere el 2% del capital total, pues en la medida en que las pérdidas sean pequeñas, es más factible lograr rentabilidades con el tiempo.

Así mismo, los traders, establecen una relación ganancia – pérdida. Es decir que saben cuál es el porcentaje de ganancia frente al porcentaje de pérdida que tienen. Esto les ayuda a no destruir su capital ni quemar su cuenta.

Por otro lado, tienen claro si lo que están ganando es superior a lo que están perdiendo y viceversa. De esta forma, logran protegerse cuando el mercado no va a su favor antes de que sea demasiado tarde.

Igualmente, consideran las probabilidades estadísticas para saber cómo se ha comportado el mercado. Y cuál es la probabilidad de que, si actúan de cierta manera, eso los beneficie o los perjudique.

Finalmente, los traders analizan el costo – oportunidad de sus operaciones. Saben que, si tienen todo su dinero invertido, pueden perder una oportunidad única de invertir en un momento determinado.

La Medición De Los Progresos En La Vida Diaria

En la vida diaria ocurre algo similar. Siempre estamos trazándonos metas y queriendo llegar a ellas lo más rápido posible. Pero fallamos en que no medimos nuestros progresos. Por eso, a veces esas metas, simplemente, desaparecen frente a nuestra vista.

Para que eso no vuelva a ocurrir, es necesario hacer un seguimiento periódico de nuestro progreso. Pero antes debemos dar otro paso. Este es ponerle plazos a nuestras metas y a cada instancia que debamos recorrer para llegar a ellas.

Tener un cronograma en el que se especifique cuándo iniciamos a trabajar por un objetivo y cuándo queremos llegar a él, es clave. En este se deben marcar todas las etapas que debes superar para llegar a la meta.

De esta forma podemos saber cuánto nos podemos demorar y cuánto, de hecho, nos demoramos en cada una. También, cuál nos está costando más trabajo y por qué se torna tan dificultosa.

Si vamos cumpliendo ese cronograma con puntualidad, seguramente llegaremos a la meta en el tiempo estipulado. Pero ¿qué pasa cuando nos quedamos estancados en nuestro progreso?

Inconvenientes En Tu Progreso

Medir tu progreso te sirve para saber en qué punto estás estancado

Medir tu progreso te sirve para saber en qué punto estás estancado – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Medir tu progreso es clave, precisamente, porque te permite identificar si estás estancado en alguna instancia del camino. En esos momentos, muchos renuncian a seguir luchando por sus metas porque las ven lejanas.

Pero si estás midiendo tu progreso no tienes por qué acudir a decisiones tan radicales. Esa medición te hace aprovechar una ayuda con la que siempre cuentas. Me refiero a “ampliar el plazo” para llegar a la meta.

Te pongo un ejemplo. Una persona quiere comprar un auto y para eso se propone ahorrar durante 12 meses. Pero al sexto mes tiene una emergencia médica. Entonces, la persona toma dinero de su ahorro para cubrirla.

Al superarla, cae en cuenta de que gastó dinero que necesitaba para comprar el auto. Pero en vez de lamentarse, toma acción. Entonces decide ampliar el plazo para llegar hasta su meta. Y comprar el auto en 18 meses, cuando tenga el dinero, en vez de hacerlo en 12 meses.

Por supuesto, esto representa un retraso en el camino. Pero no tiene porqué significar una renuncia. El punto es que determinar si vamos bien o vamos fallando solo se logra si medimos nuestro progreso.

Relación Ganancia – Pérdida

Otra forma de medir tu progreso en la vida diaria consiste en evaluar siempre la relación ganancia pérdida de cada circunstancia. Para explicarlo, volvamos al ejemplo anterior. Supongamos que a la persona que está ahorrando para su auto la invitan a un viaje.

Esta persona puede elegir entre aceptar la invitación o, definitivamente, no ir al viaje. Pero ¿cómo sabes qué es lo correcto? ¿No se supone que la vida es para gozarla y que debería decir que sí al viaje?

La única forma de escapar de esa vía sin salida es evaluar la ganancia y la pérdida que representa cada decisión que se tome. Así, ir al viaje significa pasarla bien y conocer un nuevo lugar para la persona del ejemplo. Pero también, gastar dinero.

En cambio, no ir al viaje significa quedarse un fin de semana en casa y dejar de conocer un lugar. Pero, al mismo tiempo, proteger el ahorro que se ha logrado hasta el momento por lograr una meta superior.

Independientemente de la alternativa que elija, la persona ganará y perderá algo. Pero siempre hay que procurar que la ganancia sea mayor que la pérdida. Y esto solo se logra si consigues medir tu progreso.

Otra Forma De Medir Tu Progreso

Sumado a lo anterior, otra forma de medir tu progreso consiste en lograr «victorias tempranas» a lo largo del camino. Pero estas pasarán desapercibidas para ti si no las tienes en cuenta o no las mides.

Volvamos al ejemplo. Si la persona quiere comprar un carro, ahorrar es clave. Pero también debe buscar el carro que se adapte a sus expectativas. Así que hacerlo por internet o en un concesionario y tomar una decisión es otra victoria temprana.

Luego, si requiere un préstamo, puede ir a varios bancos a averiguar qué tasa de interés le ofrecen. Analizar privadamente cuál se adapta mejor a sus necesidades y qué requerimientos debe cumplir es otra victoria temprana.

Cuando menos lo piense esta persona, habrán pasado los 12 o 18 meses que tenía para ahorrar. Pero, además, ya habrá adelantado una parte importante del camino al dar otros pasos clave para comprar su carro.

En cambio, si no se mide el progreso, seguramente esta persona tendrá que hacer todo al final y a la carrera. Y es posible que ni siquiera llegue a cumplir su meta, no porque no tenga cómo hacerlo, sino por desorden o simple falta de preparación.

Tip sobre medir tu progreso

Tip sobre medir tu progreso – Hyenuk Chu

Pide Ayuda

Otra de las grandes ventajas de medir tu progreso es que permite tomar correctivos, sin importar cuál sea la meta. Supongamos que la persona del ejemplo está ahorrando dinero en una cuenta bancaria, de la que cada mes le debitan la cuota de manejo.

Entonces, al medir su progreso, se da cuenta de que está perdiendo dinero, aunque sea poco. Esa duda se la transmite a un amigo, que le aconseja abrir un depósito a término en el que, al menos, le pagan algo de interés.

Así, ella recibe algún dinero por ese concepto mientras llega el momento de comprar su auto. En cambio, si no mide su progreso, ni siquiera se dará cuenta de que está perdiendo dinero. Tampoco se lo contará a un amigo y nunca recibirá un buen consejo.

De ahí la importancia de saber qué pasos se van dando hacia una meta. Y qué tanto nos acercan o nos alejan de ella. Si nos alejan, podemos tomar correctivos para que la meta no se diluya en nuestras manos.

Por eso, ya sea que se trate de una meta personal, educativa, familiar o financiera, mide siempre tu progreso. Si lo hacen las grandes empresas como Google, ¿por qué no lo vas a hacer tú? Ahora, comparte con nosotros:

  1. ¿Qué te llamó más la atención de este artículo?
  2. ¿Sueles medir tu progreso en lo que se refiere a metas personales?
  3. ¿No medir tu progreso te ha retrasado en el camino a una meta? Cuéntanos tu historia.
  4. ¿Te gustaría ser parte de los Guerreros Zen?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

Este Consejo Te Doy Para Usar Inteligentemente Tu Tarjeta De Crédito – Hyenuk Chu

Este Consejo Te Doy Para Usar Inteligentemente Tu Tarjeta De Crédito – Hyenuk Chu

La tarjeta de crédito puede ser tu principal aliada o tu peor pesadilla. Sobre todo, porque en sí misma no es una alternativa negativa o peligrosa. Del uso que hagas de ella depende que puedas aprovechar sus múltiples beneficios.

El principal es obtener liquidez en momentos en los que no tienes más dinero disponible. Sin embargo, no hay que olvidar que el dinero que te proporciona la tarjeta de crédito, realmente, no es tuyo.

Se trata de un dinero que te presta el banco o la Fintech a cambio del pago de una contraprestación. Es decir, de unos intereses que tendrás que asumir durante el tiempo que te tardes en pagar el capital recibido.

En realidad, por esto es clave saber cómo manejar la tarjeta de crédito. De lo contrario, el beneficio inicial de salir de un apuro económico puede traducirse en una deuda impagable y preocupante.

Entonces ¿cómo usar correctamente una tarjeta de crédito? ¿De qué manera se puede acceder a esos múltiples beneficios que ofrece para quienes la saben administrar tan bien o mejor que a su propio dinero?

[Video] Tarjeta De Crédito: ¡Deja De Gastar!

Cómo Usar Una Tarjeta De Crédito

Hoy la tarjeta de crédito puede ser física o virtual

Hoy la tarjeta de crédito puede ser física o virtual – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Para empezar, hay que decir que existe una diferencia entre cómo usar una tarjeta de crédito y cómo usarla correctamente. Con respecto al primer punto, es más sencillo de lo que puede pensarse.

Cualquier persona puede acudir a un banco o a una Fintech a solicitar una tarjeta de crédito. Si cumples con los requisitos, puedes recibir una tarjeta física o en formato plástico. También puedes recibir una tarjeta virtual.

La diferencia de estas con respecto a las físicas es que se alojan en los teléfonos móviles o en las plataformas o apps. De esta forma, cuando el usuario va a realizar su transacción, no requiere mostrar la tarjeta como tal, sino su smartphone (o hacerlo vía online).

En ambos casos, las tarjetas se pueden usar para hacer compras en cualquier tipo de comercio que las acepte como medio de pago. Los usuarios se comprometen a pagar por lo que compraron, más los intereses. A no ser que hayan hecho la compra a una cuota.

En caso de que no paguen esa cuota o alguna de las cuotas a las que queda diferida su compra, deben asumir gastos extra. Entre ellos, los intereses de mora que se causan cuando una persona se retrasa en el pago de una obligación como esta.

¿Cómo Usar Inteligentemente Una Tarjeta De Crédito?

Ahora, hablemos sobre cómo usar inteligentemente una tarjeta de crédito. Todo empieza con un simple proceso de planeación. Varias veces hemos hablado aquí del presupuesto ¿verdad?

En este debemos determinar cuáles son nuestros ingresos y nuestros gastos. Lo ideal es que los ingresos alcancen a cubrir los gastos. Y que, al mismo tiempo, sean suficientes para ahorrar o invertir cierta cantidad.

Sin embargo, en ocasiones los ingresos no son suficientes. En ese caso, cuando queda algún gasto por cubrir, se puede pensar en utilizar la tarjeta de crédito para cubrirlo. Lo ideal es que se haga así:

La decisión de cubrir un gasto con la tarjeta debe ser una decisión consciente. No un impulso que se toma en el momento. Si un gasto se ha de cubrir con la tarjeta de crédito, se debe planear con anticipación.

Además, es clave que cada persona sepa algo. Esto es que, al final de mes (o en la fecha estipulada para el pago después de la fecha de corte), debe tener la capacidad de pagar la compra realizada con la tarjeta de crédito en una sola cuota (es decir, pagar el total). O, en su defecto, debe poder pagar la cuota que corresponde, más los intereses generados.

Más Beneficios De Las Tarjetas De Crédito

Gracias a la tarjeta de crédito puedes solucionar problemas como un tubo roto en casa

Gracias a la tarjeta de crédito puedes solucionar problemas como un tubo roto en casa – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Pero las tarjetas de crédito también cumplen otra función. Y es que nos ayudan a cubrir gastos que no hemos contemplado en nuestro presupuesto. Entre ellos, los relacionados con apuros o emergencias que en cualquier momento podemos sufrir.

Estas emergencias pueden ser delicadas o graves, como un tubo de agua roto en nuestra casa. O esa fiesta con la que no contábamos para la cual quisiéramos llevar un vestido atractivo y nuevo.

Lo importante en estos casos es que, antes de realizar la compra, también nos hagamos ciertas preguntas. Por ejemplo, si la alternativa que estamos contemplando se ajusta a muestro presupuesto y será un gasto eficiente.

En ese punto, así mismo, es clave que analicemos cuál es nuestra capacidad de pago para cubrir esa deuda. Esto nos ayudará, en primer lugar, a tomar una decisión más acertada con respecto a qué comprar y qué no.

En segundo lugar, nos ayudará a planificar mejor nuestro presupuesto del siguiente mes. Un presupuesto en el que tendremos que incluir como gasto las cuotas a pagar. Y pagarlas sin que eso signifique tener que dejar de atender asuntos financieros más importantes.

Mayor Seguridad Para Pagos Por Internet

La tarjeta de crédito también resulta útil para realizar otro tipo de compras. Algunas de ellas son las que se realizan por internet. Para nadie es un secreto que esas transacciones no siempre son seguras y que se puede ser víctima de ladrones.

Por eso, tal vez sea más recomendable usar una tarjeta de crédito que una tarjeta de débito. Si se usa la tarjeta de crédito, el banco responde por la compra no autorizada. Si se usa la tarjeta débito y se presenta un robo, son los ahorros del usuario los que están en peligro.

Pero eso no quiere decir que la tarjeta de crédito deba usarse de forma indiscriminada o irresponsable para compras en internet. Para este caso también aplica la planeación de la que hablamos antes.

Es decir, la tarea de ver si tenemos la capacidad para asumir el costo total de esa compra a fin de mes. O, si es algo muy urgente, si podremos pagarla a cuotas sin que eso signifique que pagaremos intereses astronómicos al banco.

Es clave tener en cuenta siempre si se va a contar con los recursos para asumir la compra que se haga. Y, paralelamente, cuál es el valor tope que estamos dispuestos a pagar por algo, según nuestra propia capacidad de pago de la deuda.

Recuerda que en la mayoría de tarjetas si pagas el total de lo que gastaste no pagarás intereses (eres un «totalero» -pagas el total-). Y también si la usas inmediatamente después de tu fecha de corte tendrás más de un mes para hacer el pago.

Además, para compras online los bancos y las Fintech, te ofrecen las tarjetas virtuales, que puedes activar y desactivar a tu antojo. O las cancelas y creas nuevas, así estás a salvo de los que intentan robar tus datos para usar tu tarjeta.

Más Allá Del Dinero

Si tienes una tarjeta de crédito, puedes estar protegido durante tus viajes

Si tienes una tarjeta de crédito, puedes estar protegido durante tus viajes – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Adicional a lo anterior, la tarjeta de crédito ofrece beneficios que van más allá del dinero a la mano. Se trata de beneficios por los que, además, no se cobra, pues están incluidos en la cuota mensual que debemos pagar por poseer una tarjeta. Algunos de estos son:

  • Seguros médicos que cubren al usuario en viajes nacionales o internacionales. En ocasiones, estos seguros también incluyen acceso a especialistas médicos y servicios como los de ambulancia en el lugar de residencia.
  • Seguros de viajes que amparan a los tarjetahabientes en caso de pérdida del equipaje, por ejemplo. También cubren otras situaciones que se pueden presentar en el exterior, como la necesidad de acceder a asesoría legal.
  • Otras asistencias que incurren traslado desde la casa hasta el aeropuerto. Incluso, algunas franquicias de tarjetas ofrecen servicios como los de plomería a los usuarios que los soliciten con anticipación.
  • Acumulación de millas asociadas a ciertas aerolíneas que se pueden cambiar por tiquetes aéreos, alojamiento en hoteles, entre otros. O acumulación de puntos que se pueden canjear en determinados comercios.
  • Al usar acertadamente tu tarjeta de crédito, adquieres o mejoras tu perfil frente al sistema bancario o Buró de Crédito. Esto es clave para que, en el futuro, puedas solicitar y recibir más productos de crédito.

Otros Consejos Para Tener En Cuenta Al Usar La Tarjeta De Crédito

Con respecto a lo anterior, es necesario tener en cuenta que nunca la promesa de un beneficio como los anteriores debe deslumbrarnos. Especialmente, porque a veces las franquicias ofrecen buenos beneficios, pero a cambio de compras excesivas o una anualidad onerosa.

O porque ofrecen esos beneficios si una persona adquiere cierta tarjeta de crédito. Aún si la persona no tiene la suficiente capacidad de endeudamiento como para adquirir una tarjeta de crédito con un alto cupo o crédito alto. Adicionalmente, cabe tener en cuenta que:

No conviene tener varias tarjetas de crédito a la vez. Son una gran tentación que puede llevar a las personas a gastar de más. Y luego, a verse en problemas para pagar todas las deudas adquiridas.

Tampoco es recomendable realizar varias compras con la tarjeta de crédito al mes. Al final solo se tendrá una larga y excesiva lista de compras. Y, probablemente, no se tendrá con qué pagarlas.

El cupo o uso de una tarjeta de crédito solo debería compartirse con personas de extrema confianza. De lo contrario, una persona puede terminar por pagar las deudas que realicen los demás.

Tip sobre la tarjeta de crédito

Tip sobre la tarjeta de crédito – Hyenuk Chu

Todo Parte De La Planeación Financiera

Finalmente, queremos recalcar el mensaje que te dejamos al principio. Y es que las deudas, la administración o la falta de ellas hacen parte de un tema más global. Se trata de la planeación financiera.

Por eso, ya sea que se trate de tu tarjeta de crédito, de un préstamo de libre inversión o de un crédito hipotecario, piensa en algo. Esto es que es mejor generar más ingresos para cubrir los gastos faltantes que caer en deudas con alguien más.

Y si esos ingresos aún no están a la vista, antes de usar la tarjeta de crédito, piensa en cómo disminuir tus gastos. Solo de esta forma ganarás el juego frente a las deudas impagables.

De todas formas, no olvides que usar la tarjeta de crédito te puede traer beneficios. Así que, más bien, úsalas de forma inteligente para que su uso no te salga más caro que lo que hubieras pagado por esos servicios. Ahora, por favor, comparte con la comunidad:

  1. ¿Crees que la relación con tu tarjeta de crédito es positiva o negativa?
  2. ¿Cómo la gestionas para evitar el pago de intereses?
  3. ¿Cuál es el principal beneficio que te brinda tu tarjeta de crédito?
  4. ¿Crees que solo un Guerrero Zen puede controlar sus tarjetas de crédito?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¿Por Qué Este Tipo De Personas Nunca Tiene Éxito En La Vida? – Hyenuk Chu

¿Por Qué Este Tipo De Personas Nunca Tiene Éxito En La Vida? – Hyenuk Chu

Tener éxito en la vida es uno de los objetivos que casi todos nos planteamos desde una temprana edad. En esos momentos, usualmente, empezamos a definir qué queremos ser o qué queremos estudiar.

En una etapa posterior, el éxito lo empezamos a relacionar con otros asuntos. Como el hecho de ser los más populares de la escuela. O de tener los últimos gadgets de moda porque eso nos hace sentir incluidos.

A medida que avanzamos por la vida, el éxito toma otra connotación. Usualmente, empezamos a percibirlo como la capacidad que tenemos para hacer dinero. Y, en esa medida, para hacer o comprar objetos con ese dinero.

Curiosamente, es en la edad más adulta en la que muchos descubren que estaban equivocados con respecto al éxito. Especialmente, cuando al lograr todo lo anterior sienten una sensación de vacío.

O una sensación de que, a pesar de ser aparentemente exitosos, hubo algo que nunca hicieron. Hubo algún lugar que no visitaron. Existió una persona a la que no llamaron. O ni siquiera compraron la casa de sus sueños.

Para Tener Éxito En La Vida Invierte Como Los Grandes

¿Qué Es El Éxito En La Vida?

¿Qué es el éxito en la vida para ti?

¿Qué es el éxito en la vida para ti? – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Lo anterior nos hace reflexionar y es que… ¿qué es el éxito en la vida? En realidad, está relacionado con todo lo que mencionamos. Es decir, con todo eso que nos empezamos a imaginar y a desear desde pequeños.

La respuesta es sí y no porque, básicamente, no existe una sola definición del éxito. Esto tiene que ver con que cada persona es un “mundo aparte”. Por lo tanto, resulta positivo que cada quien pueda escoger su propia definición acerca de esa palabra.

Por ejemplo, existen personas que dicen que no trabajan por el dinero, sino porque eso que hacen es su verdadera vocación. Si se les pregunta, confiesan que el dinero pasa a un segundo plano porque su éxito radica en aprovechar sus capacidades físicas o intelectuales.

Otros, en cambio, viven y mueren por el dinero. Aunque esto puede sonar materialista, nada ni nadie puede quitarles su derecho. Porque, afortunadamente, todos tenemos el derecho de desear el dinero y de pensar que, entre más tenemos, somos más exitosos.

Para otros, el éxito está en conformar una familia. O en poder lograr un efecto positivo en la comunidad que los rodea. Otros se consideran exitosos porque tienen millones de seguidores en Instagram. En fin, hay tantas personas como definiciones de éxito posibles.

¿Cómo Se Logra El Éxito En La Vida?

Por eso, llegar a una conclusión sobre cómo se logra el éxito en la vida no es tan sencillo. Messi, por ejemplo, nació con un talento natural. Un aspecto que suma puntos al momento de compararse con otros futbolistas.

Pero su éxito también es fruto de largas horas de entrenamiento y de esfuerzo. De disfrutar de las victorias, pero no dejarse arrastrar por las derrotas ni por las críticas a las que está sometido un personaje como él.

La historia de Warren Buffett es similar y diferente a la de Messi. También nació con un talento extraordinario, pero no para los deportes, sino para las inversiones. Y tras largos años de experiencia se ha posicionado como líder en su campo.

Para una ama de casa, el éxito podría ser trabajar desde casa mientras atiende el hogar. Y para un estudiante universitario, obtener el diploma que lo habilita en su vida laboral. Es decir que no existe una única forma para lograr el éxito.

Sin embargo, y desafortunadamente, sí existen fórmulas para no lograrlo. Por ese motivo, a menudo vemos que las personas fracasan. Y que muchas de ellas, a diferencia de otras, no logran levantarse y volver a retomar el camino hacia el éxito.

Es Por Esto Que Te Traemos Una Lista Sobre El Porqué Este Tipo De Personas No Tienen Éxito En La Vida

El éxito en la vida no solo tiene que ver con tu destino

El éxito en la vida no solo tiene que ver con tu destino – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

1. Estas personas creen que son víctimas de sus circunstancias. Creen que están predeterminadas a vivir en la pobreza o en el fracaso. Eso les nubla la visión al momento de trazarse o alcanzar metas.

2. Como creen que lograr sueños es para los “ricos”, estas personas sufren de desenfoque. No tienen un objetivo. A menudo encuentran un trabajo, pero lo dejan. Inician sus estudios, pero los dejan. No son consistentes en sus esfuerzos.

3. Quienes tal vez logran avanzar un poco más que los demás, a veces pierden el impulso. Por eso, desisten de buscar el éxito al primer inconveniente. No están dispuestos a correr la milla extra por sus metas.

4. Así mismo, estas personas suelen dejar su futuro en manos del destino. Por eso no trazan un plan para lograr sus metas. Esperan a que el gobierno, el jefe, la pareja o la vida termine decidiendo por ellos.

5. En caso de no lograr el éxito la primera vez, estas personas se victimizan. Hacen alarde con respecto a que son víctimas de las circunstancias. No toman responsabilidad por lo que sí pueden hacer por ellas.

¿Por Qué Procrastinan?

Todo lo anterior tiene que ver con un concepto denominado procrastinación. La Real Academia de la Lengua Española lo define como el acto de diferir o aplazar. En la práctica, opera de esta manera:

No es que las personas no quieran lograr por lo menos una meta a lo largo de sus vidas. Todos tenemos, como mínimo, un objetivo que lograr. Lo que sucede es que hay personas que, por naturaleza o formación, se programan para lograrlo.

En cambio, es como si otras estuvieran programadas para dejar para después lo importante. Se concentran así en lo que no los conduce a sus metas. Evitan lo que las puede llevar a ellas.

Y cuando se dan cuenta, se han quedado atrás en la carrera. Pero no solamente con respecto a los demás. También con respecto a ellos mismos y los plazos que se habían trazado para lograr un objetivo.

Entonces, es cuando escuchamos a la gente decir “yo quería estudiar eso, pero no lo hice”. O “yo quería viajar, pero ya no tengo edad para eso”. También, “yo siempre quise a esa persona, pero ya es muy tarde para confesárselo”.

Elimina La Procrastinación

Afortunadamente, la procrastinación se puede combatir. Pero ¿cómo superar la tentación de quedarnos esperando a que todo se nos dé como por arte de magia? ¿Cómo seguir avanzando cuando retrocedemos?

  • Para empezar, hay que verla como una montaña que se debe empezar a subir. La cuesta puede parecer empinada y larga, pero eso no debe desanimarte. La importancia de tus metas siempre debe estar por encima de tu pereza o desánimo.
  • Es clave que empieces a dar pequeños pasos porque solo así un día llegarás a la cumbre. O a tus metas. En vez de preocuparte por lo que te falta por subir, enfócate en lo que has logrado hasta el momento.
  • Tener victorias tempranas te da aliento para evitar la procrastinación. Esto significa lograr pequeñas metas de forma recurrente. Esta estrategia resulta más efectiva que querer lograr una meta en un solo paso.
  • Gracias a esas victorias tempranas, te darás cuenta de que tu constancia, paciencia y esfuerzo valen la pena. Luego, al ir sumando victorias tempranas, llegarás hasta la meta final.
El enemigo del éxito en la vida

El enemigo del éxito en la vida – Hyenuk Chu

La Importancia De Las «Victorias Tempranas»

Las victorias tempranas son vitales cuando se habla de combatir la procrastinación. Especialmente, porque generan un efecto positivo en ti. Pero ¿cuál es este efecto que debes buscar? Veámoslo con un ejemplo:

Supongamos que quieres comprar un apartamento que te cuesta US$300.000. Entonces, tienes dos opciones. La primera es querer obtener ese dinero con un solo movimiento, como en el ajedrez. Un deseo que puede ser imposible de cumplir.

La segunda es proponerte lograr victorias tempranas. Es decir, empezar a ahorrar US$1.000 desde que comienzas a trabajar. Esto significa, aproximadamente, desde que tienes 25 años y un trabajo estable.

Cada vez que logres ahorrar esos US$1.000 estarás obteniendo una victoria temprana. Porque estarás un paso más cerca de tu meta, aunque aún te falte camino por recorrer. De esta forma, te puedes tardar un poco más en llegar a la meta, es verdad.

En este ejemplo, te demorarías 25 años en conseguir los US$300.000. Puede que parezca un tiempo muy largo. Pero ¿no es mejor ahorrar durante 25 años para tener una casa a los 50, que llegar a los 50 sin tener dónde vivir?

Ahora, piensa en que mientras vas ahorrando tal vez puedas comprar una casa más económica. Esa puede ser otra victoria temprana. Una casa que tal vez puedas vender luego para ganar algo por su valorización. Segunda victoria temprana.

Pero, además, imagina que el dinero que puedes destinar mes a mes a tu plan lo ahorras o lo inviertes. Es decir que, al tiempo que logras una victoria temprana, tu dinero está creciendo cada vez más.

Uno de los resultados que puedes obtener dando estos pequeños saltos es el siguiente. Puedes reunir en menor tiempo el dinero que necesitas para comprar la casa de tus sueños. En otras palabras, necesitarás menos tiempo para lograr tus metas.

También puede ocurrir lo contrario. Y es que un mes ahorres US$1.000, pero al siguiente lo gastes. Entonces, obtendrás el efecto contrario por procrastinar. Tu meta será cada vez más lejana.

De ahí la importancia de que todo lo que tengas que hacer para conseguir una meta se vuelva un hábito. O una victoria temprana. Solo así puedes ir acortando el camino hacia la meta final.

Por último, no olvides que el éxito en la vida te pertenece. Nadie te lo ha negado. Pero, de forma permanente, deberás poner tu mejor actitud y tu mejor esfuerzo para llegar a dónde quieres llegar. Ahora, por favor, comparte:

  1. ¿Cuál es el mayor éxito que has logrado?
  2. ¿Cómo lo conseguiste?
  3. Seguramente, en ese camino procrastinaste. ¿Cómo lo superaste?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏