A las personas con los préstamos nos pasa lo mismo que con las deudas. Creemos que son un mal necesario. Porque siempre nos han dicho que, gracias a ellos, podemos tener la vida que queremos.

Lo triste es que ese es un espejismo que puede darnos algunos momentos de alegría. O de tranquilidad, dependiendo del caso. Pero luego, cuando revisamos nuestras finanzas, nos damos cuenta de cuánto daño nos hace.

Sin embargo, no pretendo decir que son absolutamente negativos. Gracias a ellos, muchas personas hoy tienen su casa o su carro propios. Otras, en cambio, han podido estudiar y luego recuperar la inversión.

Lo que quisiera es mostrarte cómo los préstamos, desde la perspectiva financiera, te condenan tanto como las deudas. Porque te vuelven un esclavo de lo que no tienes. Y eso sí debemos evitarlo.

Los Préstamos Y La Tasa De Interés

Los préstamos pueden arruinarte.

Los préstamos pueden arruinarte.

¿Qué es? El tema de los préstamos nos sirve para recordar cómo funciona la tasa de interés. Que es algo así como la antagonista del interés compuesto. En pocas palabras, es el costo que debemos asumir por pedir prestado dinero.

¿Cómo se calcula? Mediante una fórmula en la que se analiza el dinero que se pide prestado, el tiempo por el cual se pide prestado y cuál es, finalmente, el costo que debemos pagar por ese dinero.

¿En qué nos beneficia? En que podemos contar con los recursos que necesitamos en determinado momento. Ya sea para adquirir desde una casa o una oficina, hasta para comprar ese helado que nos “llamaba” desde el otro lado de la vitrina.

¿En qué nos afecta? Es MUY simple: en que terminamos pagando mucho más de lo que pedimos prestado. Esa es la ganancia de quien nos presta el dinero. Como el banco. Y es lo que nos condena al pedir un préstamo. Aunque dependerá del sistema de créditos que se maneje en tu país.

Los Préstamos En La Vida Real

Veamos cómo funciona la tasa de interés por medio de un ejemplo. De esta forma podrás ser más consciente de cuál es el precio que estás pagando por usar o comprar algo que, realmente, no es tuyo, aunque suene cruel:

  • Adriana es una mujer joven que está pagando el apartamento que compró.
  • Este apartamento le costó US$500.000, que le prestó un banco.
  • Ella difirió el préstamo a 20 años, es decir que eligió pagarlo en ese periodo de tiempo. 20 años son 240 meses.
  • Esto quiere decir que ella debería pagarle al banco solo US$2.084 cada mes.
  • Pero el banco le cobra una tasa de interés mensual del 2.4% por su préstamo.
  • Lo que significa que ella, en realidad, debe pagarle al banco US$2.134 cada mes.
  • Hasta ahí todo parece estar en orden. Pero si multiplicamos lo que ella paga en tasa de interés por 240 meses obtenemos la suma de US$12.000.
  • Conclusión: Adriana le está regalando US$12.000 a su banco. ¡12.000 dólares!
  • Es entonces cuando me pregunto ¿qué podría hacer Adriana con esos US$12.000?

Sal Del Engaño De Los Préstamos

Pedir préstamos solo te endeuda más.

Pedir préstamos solo te endeuda más.

Realmente, da lástima darse cuenta de que las personas perdemos tanto dinero por cuenta de la tasa de interés que pagamos por los préstamos. Esto aplica para todos, desde las tarjetas de crédito hasta los créditos hipotecarios.

Pero hay algo positivo en esta historia y es que podemos abrir los ojos. Y encontrar otras alternativas que sean mejores para nuestro bolsillo y nuestras finanzas. Para mí, una de esas alternativas es la mentalidad.

Porque de nada nos sirve que nos repitan esta historia una y otra vez. Si no estamos convencidos de que hay otros caminos para alcanzar nuestros sueños. Y para tener dinero propio que podamos gastar sin pagarle a nadie por eso.

Por eso, hoy te invito a que salgas de este juego en el que los bancos y los “dueños” del mundo te han sumergido. Yo te hablo desde mi experiencia personal y por eso sé que es realmente posible.

Hacerle Contrapeso A Los Préstamos

Sé que en este momento te estás preguntando ¿cómo logró Hyenuk hacerlo? O ¿cómo puedo hacerlo yo? Bueno, aquí te comparto algunas ideas para que pases de la tasa de interés al interés compuesto. Es decir, para que el dinero esté a tu favor:

  • Deja de gastar en lo que no necesitas. Más bien, ahorra para que luego, si quieres gastar tu dinero, lo hagas en algo que realmente valga la pena. No olvides que los gastos hormiga son los principales enemigos de tus finanzas.
  • Maneja tu dinero de manera que tengas tus necesidades y gustos cubiertos. Así no tendrás que recurrir a los préstamos. Ni gastar tu dinero pagándole a un banco una tasa de interés.
  • Aunque no gastes, busca formas para aumentar tu capital. Puedes invertir en la Bolsa o explotar tus talentos. Recuerda que el dinero llama al dinero. Y que la abundancia responde a la forma como administras tu dinero hoy.
Los préstamos son enemigos de tu dinero.

Los préstamos son enemigos de tu dinero.

¿Cómo Ha Sido Tu Experiencia Con Los Préstamos?

A mí me fue bastante mal con los préstamos debido a que tuve una empresa en la que fracasé. Y de la noche a la mañana, literalmente, me vi nadando en deudas. Ese camino no me llevó a la tranquilidad ni a la felicidad que buscaba, sino todo lo contrario.

Entonces, cambié de rumbo. Pero ya he hablado bastante de mí y ahora quisiera oír tu historia con los préstamos. Si quieres, compártela. No tengas miedo, porque todos podemos aprender de los éxitos y los fracasos de los demás. Anímate y dinos:

  1. ¿Sueles recurrir a los préstamos o eres moderado en ese sentido?
  2. ¿En qué usas los préstamos?
  3. ¿Eres consciente de cuánto le pagas al banco en intereses?
  4. O, por el contrario, ¿no tienes ni una tarjeta de crédito y estás libre de deudas?
  5. ¿Qué aspecto de tu mentalidad crees que te lleva a endeudarte?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!