Las deudas. Si pudiera definirlas en una sola palabra, diría que son una gran pesadilla. Pero no solo por el hecho de que significa que debo pagar dinero a un banco por el dinero que me presta.

También, porque son algo que me compromete con alguien o con una entidad. Es decir, una conexión que solo se puede romper cuando se salda la deuda y eso, para ser honesto, puede tardar varios años.

Por eso, en estos días me he puesto a pensar por qué las deudas se salen de control, en primer lugar. Y, en segundo lugar, qué hacer para retomar ese control sobre ellas con el fin de saldarlas y quitarlas del panorama.

Entonces, he pensado en estos cinco pasos que tú también puedes seguir si tus deudas se salen de control. O que puedes aplicar para que tus pocas deudas no sean mayores que el dominio que tienes sobre ellas. Empecemos.

¿Por Qué Tenemos Las Deudas Sin Control?

Por nuestro estilo de vida adquirimos las deudas - Hyenuk Chu

Por nuestro estilo de vida adquirimos las deudas – Hyenuk Chu

Es necesario preguntarnos por qué las deudas se salen de control. Al pensar en esa pregunta se me ocurren tres razones principales que es vital reconocer. De esta forma podemos empezar a pensar en soluciones reales para el problema:

Queremos tener un estilo de vida más alto que el que nos permiten nuestros ingresos. Entonces, recurrimos a los créditos o préstamos pensando que así logramos llegar a ese nivel. No nos damos cuenta de que ese dinero prestado nos condena.

No nos comprometemos a pagar nuestras deudas. Entonces, solo pagamos la cuota mínima, lo que evita que paguemos el saldo más rápido. Duramos años con una deuda pequeña que, tal vez, hubiéramos podido pagar en pocos meses.

Nos seguimos endeudando, como si el dinero gastado en realidad nos perteneciera.  Cuando nos damos cuenta, es mucho más lo que debemos que lo que, en realidad, podemos pagar. No cerramos el círculo vicioso.

Retomar El Control De Las Deudas Sin Control

Situaciones como las mencionadas anteriormente nos obligan a plantearnos el objetivo de lograr el control de las deudas. Esto es algo que debemos lograr en diferentes planos. El primero de ellos es la mentalidad. Entonces:

Pregúntate si el estilo de vida que llevas es tan negativo que debes endeudarte para satisfacer tus necesidades o caprichos. Comprende que el hecho de querer tener más es un simple engaño del ego.

Asegúrate de saber que, si no pagas tus deudas, no es el prestamista o el banco los que pierden. Eres tú porque te obligas a pagar intereses por más tiempo o a enfrentar líos legales por tu irresponsabilidad.

Cuestiónate sobre si continuar pagando por tus cosas con tarjetas de crédito o préstamos te hace sentir mejor. Al final te darás cuenta de que esa satisfacción es momentánea porque luego, al recibir el estado de cuenta, seguramente no sientes lo mismo.

Pagar Las Deudas Desde La Realidad

Las emociones y las deudas están relacionadas - Hyenuk Chu

Las emociones y las deudas están relacionadas – Hyenuk Chu

Una vez has hecho ese ejercicio de introspección, llega la que, tal vez, es la parte más “aburrida” de pagar deudas. Sin embargo, es necesaria para poder establecer un plan realista que te permita deshacerte de ellas:

Calcula cuánto dinero ganas, cuánto gastas y cuánto debes. Así podrás hacer un presupuesto que te permita cumplir con tus obligaciones y, al mismo tiempo, pagar lo que gastaste sin ser tuyo.

Mientras vas pagando tus deudas, haz un ejercicio a la inversa. Es decir, calcula cuánto dinero podrías estar ahorrando si no tuvieras que saldar esas deudas. Te dará un incentivo para pagar lo que debes más rápido.

Evalúa en cada parte del proceso cómo te sientes al pagar o no pagar lo que debes. Al ver que podrías ahorrar, pero no puedes emplear ese dinero porque lo tienes comprometido. Cuando no te alcance el dinero y no puedas pagar o cuando gastes de más.

Las Deudas Y El Futuro

Una de las grandes satisfacciones que se tienen al pagar una deuda es que se abren nuevas perspectivas para el futuro. Porque se llega a la conclusión de que ese dinero “perdido” podría emplearse de una mejor manera. Por eso:

A medida que vayas pagando tus deudas, revisa si puedes ahorrar. Llegará el momento en el que todo lo que se va en las deudas se convierta en dinero que, en vez de irse al banco, se quede engrosando tu capital.

Ponle a ese dinero un nuevo destino que ya no sea “deudas”, sino algo mejor en lo que puedas gastártelo. Ahorra e invierte para que alcances el propósito más rápido. Aprovecha las ventajas del interés compuesto.

Evita a toda costa caer en nuevas deudas que no te permitan llegar a esas metas. Vive con lo que tienes porque el crédito, de ninguna manera, es lo que te va a permitir conquistar esas nuevas cimas.

Clave sobre las deudas - Hyenuk Chu

Clave sobre las deudas – Hyenuk Chu

Cree, No Es Mentira

Las deudas son una gran tentación. Por eso, muchos no creen en que los anteriores consejos puedan ayudarlos a evitar las deudas. Pero lo realmente cierto es que, si no se empieza por algún lugar, lo único que crecerá es el dinero que se debe.

Entonces, da el primer paso con la intención de recorrer el camino hacia la libertad financiera. Más rápido de lo que te imaginas verás cómo mientras las deudas disminuyen, crece tu capital. Hora, dime qué piensas tú:

  1. ¿Sientes que tus deudas están fuera de control?
  2. ¿Por qué has dejado que tus deudas aumenten de esa manera?
  3. ¿Cuál es tu meta para reducirlas en este 2020?

¿Te ha gustado el post? Ayúdame compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This