Controla tus gastos. Esto siempre es necesario. Pero especialmente en diciembre y enero. Porque son los meses en los que puede llegar a gastarse más que en los otros. Y, por lo tanto, en los que más cuidado debes ponerles a tus finanzas.

Esto ocurre porque diciembre es el mes de Navidad. Y enero el de Fin de Año. Esta es una de las fechas comerciales más importantes en casi todo el mundo. A eso se le suma que son los meses en los que la mayoría de personas salen a vacaciones.

Los más románticos dicen que diciembre es el mes de dar y de recibir. Y hasta cierto punto es cierto. La gente en este mes compra regalos para los demás y para sí mismos. Y eso, por supuesto, no tiene nada malo.

El problema es que esos regalos, o las vacaciones, signifiquen deudas. Porque lo que esto quiere decir es que estás gastando en algo que quieres. Pero, al mismo tiempo, te estás sumergiendo en el oscuro mundo de las tarjetas de crédito, los préstamos y los intereses.

Controla Tus Gastos y Haz Un Balance

El balance es clave al controlar tus gastos.

El balance es clave al controlar tus gastos.

Como te lo dije hace algunos días en este mismo blog, antes de gastar debes hacer algo. Esto es realizar un balance financiero que te permita saber en qué situación financiera te encuentras.

Este balance es crucial porque no puedes gastar algo que no tienes. A menos que te endeudes y eso es lo que debes tratar de evitar. El balance deberá contener cuatro pasos básicos.

Tienes que analizar lo que ganaste, gastaste, ahorraste e invertiste durante el año. Lo ideal es que haya sido más lo que ganaste, ahorraste e invertiste, que lo que gastaste. Tampoco olvides que, por lo menos, debiste haber ahorrado un 10% de tus ingresos totales.

Con ese balance en mano, puedes emprender el segundo paso para controlar tus gastos en diciembre y enero. Y para lograr que esta época, que para muchos es simplemente mágica, no se convierta en tu peor pesadilla.

Elabora Un Presupuesto Real Para Los Gastos Del Mes

Las cifras de tu balance te servirán para elaborar un presupuesto especial para diciembre y enero. En este no solo debes incluir los gastos normales de estos meses. Sino también lo que traen consigo: regalos, vacaciones, visitas a familiares o amigos, entre otros.

Si tras cubrir tus gastos, ahorro e inversiones te queda algún dinero extra, puedes gastarlo libremente. Porque eso significa que fuiste responsable con tu dinero durante el año. Y que puedes reclamar tu recompensa.

Si el balance te arroja número en rojo, es decir que no tienes más dinero para, debes parar. Preguntarte qué está pasando con el cumplimiento de tus metas. Y emprender una tarea extra: apelar a tu creatividad para que diciembre y enero no pasen en blanco.

Algunas familias, por ejemplo, reparten entre varios los gastos de las vacaciones. O juegan al amigo secreto para que solo deban comprar un regalo para una persona. En vez de comprar 20 o 30 para toda la familia.

Controla Tus Gastos Y Tu Presupuesto

Cuando tengas claro lo que puedes gastar durante diciembre llega la tarea más difícil. Esta es apegarte a tu presupuesto y controlarlo. Porque siempre existirá la tentación de gastar más, aunque lo hagamos con el dinero plástico que nos ofrece el banco.

Para esto, aférrate a tus metas. Porque ellas te darán la fuerza para que no seas débil frente a esa tentación de gastar. Y para que te contengas en los momentos en el que la emoción busca ganarle a la razón.

Si tienes pareja, o una persona a tu lado que es sensata con respecto al dinero, busca que te ayuden. Ellos pueden ser el soporte que necesitas para que, en vez de gastar lo que no tienes, te apegues a tu presupuesto.

También puede servirte hacer una tarea “dolorosa”. Que es calcular cuánto dinero pagaste durante el año por intereses. Y fantasear con respecto a lo que podrías haber logrado con ese dinero. Esto puede doler un poco, pero te puede abrir los ojos.

Mira La Vida Desde Otra Perspectiva

Controla tus gastos y disfruta de lo sencillo.

Controla tus gastos y disfruta de lo sencillo.

Por último, te propongo algo y es que mires la vida desde otra perspectiva. Es decir, que comprendas que el dinero no lo es todo. Porque hay cosas que no tienen precio. Entonces, si no tienes millones para comprar regalos, comprende varias cosas.

La primera es que es mejor no tenerlos, o no tener tantos, que vivir “empeñado” en el banco. Y la segunda, que agradezcas por esas cosas invaluables que tienes como tu vida, tu salud y la de los que amas, tu energía para levantarte cada mañana.

Créeme que eso es lo mejor que puedes obtener de la vida. Claro, si además eres millonario o tienes dinero, muchísimo mejor. Finalmente, una cosa no excluye a la otra.

También es necesario que aprendas que hay otras cosas que no se pueden comprar con dinero, como la naturaleza. Así que disfruta de ellas. Y aprende la lección para que tus finanzas mejoren en el año que comienza.

Controla Tus Gastos Siempre

Si ya estás sobreviviendo a diciembre y te estás preparando para enero, tienes un terreno ganado. Pero no olvides que controlar tus gastos es una tarea permanente que debes implementar a lo largo del año. Empieza a diseñar tu estrategia a partir de estas preguntas:

  1. ¿Llegaste a diciembre con un balance financiero positivo o negativo?
  2. ¿Cómo has manejado tu dinero hasta el momento durante este mes?
  3. ¿Qué alternativas has encontrado para gastar menos?
  4. ¿Quién ha sido la persona que te ha ayudado a controlar tus gastos?
  5. ¿Qué es lo que más se te dificulta al controlar tus gastos?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This