Los gastos innecesarios son todos los que efectúas sin que necesariamente resulten vitales para ti o tu bienestar. Se definen como innecesarios porque significan una inversión de dinero, claro está.

Pero se trata de una “inversión” que no te reporta ningún retorno. Además, es una inversión que termina en la cesta de la basura. Porque otra de las características de los gastos innecesarios es la siguiente:

Se trata de gastos que haces para adquirir productos o servicios que ni siquiera usas. Por lo que el efecto negativo que tienen sobre tus finanzas es mayor. De ahí la importancia de identificarlos. Estos son algunos de ellos.

Cómo Salir De Deudas Y Evitar Esos Gastos Innecesarios:

Gastos Innecesarios: Lo Que No Usas

Compañías como las que ofrecen televisión satelital incluyen varios servicios en su tarifa. Entre los más populares están, por supuesto, la televisión y el internet. En términos de producciones audiovisuales o televisión, su oferta es realmente amplia.

Casi todos los operadores te dan la oportunidad de acceder a los canales convencionales. Pero otros, por ejemplo, te permiten ver partidos de fútbol de forma exclusiva. O contenidos por los que otros deberían pagar más.

La pregunta es ¿conoces cuál es esa oferta? Y si no la conoces, ¿entonces por qué pagas por ella? Si estas preguntas resuenan en tu cabeza, lamento darte una mala noticia. Estás incurriendo en un gasto innecesario.

Afortunadamente para ti, esa es una situación que puedes revertir en algún momento. Basta con que hagas una lista de todos esos servicios por los que pagas. Y con que seas consciente de todo lo que te ofrecen y lo que no.

Si observas que estás pagando de más por un servicio que, realmente, no usas, entonces toma acción. Busca a otros proveedores del servicio que te hagan una oferta a tu medida. Y empieza a ahorrar dinero de esta manera.

Deseo Por Lo Nuevo

Uno de los gastos innecesarios es comprar algo nuevo solo porque lo es

Uno de los gastos innecesarios es comprar algo nuevo solo porque lo es – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Otro de los gastos innecesarios en los que solemos incurrir es el deseo por lo nuevo. Esta es una práctica a la que nos han acostumbrado industrias como la automotriz. Y, más recientemente, la tecnológica.

Hace años, una persona podía comprar un auto nuevo. Pero a los pocos meses salía el siguiente modelo. Entonces esa persona se apresuraba a comprarlo porque no podía quedarse atrás en las tendencias.

También, porque evitaba quedarse mucho tiempo con un activo que se iba a depreciar. Ahora, exactamente lo mismo ocurre con los teléfonos móviles. Puedes comprar el último modelo hoy.

Pero en un año saldrá la siguiente versión. Y, aunque no todos lo hacen, muchos salen corriendo porque no pueden quedarse atrás. Pero ¿es estrictamente necesario cambiar de teléfono cada año?

Otra pregunta que te debes hacer es qué harás con el teléfono antiguo. Si lo vas a regalar a alguien o le vas a dar algún uso, está bien. Pero si lo vas a dejar para trancar la puerta, pues mejor síguelo usando y ahorra el dinero que gastarías en uno nuevo.

Seguros Que No Usas, Entre Los Gastos Innecesarios

Otro de los gastos innecesarios tiene que ver con la adquisición de productos como los seguros. Pero no porque sea negativo tomarlos. De hecho, son algo que todos deberíamos tener porque en algún momento puede beneficiarnos.

La práctica negativa reside en que, cuando los tomamos, no siempre somos conscientes de lo que nos ofrecen. Lo que es peor es que, como desconocemos ese valor, no usamos esos servicios extra a los que tenemos derecho.

Esto sucede de forma usual con los seguros de los autos. ¿Sabías que, tal vez, tienes derecho a una revisión mecánica solo por adquirir un seguro? ¿O que puedes acudir a un conductor elegido cierto número de veces al mes?

Si lo sabes y lo usas, está bien. Pero si pagas por esto y ni siquiera lo sabes, entonces estás incurriendo en un gasto innecesario. Así que, como dijimos antes, toma todos los seguros por los que pagas hoy.

Revisa a qué tienes derecho con ellos. Y, ya que estás pagando por esos servicios, anímate a usarlos tantas veces como puedas. De lo contrario, solo estarás regalando el dinero a las empresas proveedoras.

Hábitos Negativos

Apostar y otras adicciones son gastos innecesarios

Apostar y otras adicciones son gastos innecesarios – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

De esta lista también hacen parte los gastos que haces para satisfacer deseos o realizar actividades que resultan nocivas para tu salud. Porque el dinero debería ser tu aliado y no tu principal enemigo.

Con esas actividades me refiero, por ejemplo, a los juegos de azar. Pero también hacen parte de este grupo adicciones que resultan costosas, aparte de nocivas, como el alcohol o el cigarrillo.

Podríamos decir que hay más prácticas que se inscriben dentro de los hábitos nocivos. Consumir comida chatarra es una de ellas. No hacer suficiente deporte, también. Entonces, ¿cómo mejorar esta situación?

Solo piensa en cuál de tus hábitos no solo no te aporta, sino que se consume tu dinero. Toma la decisión o busca ayuda para poder dominarlo y luego transmutarlo en una costumbre más positiva.

Si logras este objetivo te darás cuenta de que no solo subes en la escalera del bienestar personal. Sino que empiezas a tener excedentes de dinero que puedes usar para realizar actividades más positivas.

Gastos Innecesarios: Lo Que Suene A Deudas

Finalmente, en esta lista de gastos innecesarios incluimos todo lo que suene a deudas. Pero no porque no queramos que disfrutes la vida o porque pensemos que debes quedarte encerrado en casa sin ver el sol.

Lo que quisiéramos que comprendieras es algo simple. Cuando compras algo a crédito, terminas por pagar más de lo que te cuesta ese producto o servicio original. Pero los vendedores son expertos en sumergirte en una burbuja para que no lo veas.

Te pongo un ejemplo. Vas a un almacén y ves unos zapatos que te gustan. Entonces, te dicen que tienen el 10% de descuento. A ti te parece una ganga. Pero resulta que terminas comprándolos con la tarjeta de crédito a 12 cuotas.

Crees que hiciste un gran negocio. Pero no te das cuenta de que lo que pagarás por intereses es mayor que el descuento que te dieron. Es decir que, en realidad, esos zapatos te saldrán más caros de lo que, inicialmente, pensaste que te costarían.

Por eso, es clave que siempre que vayas a acudir a la tarjeta de crédito o a un crédito lo pienses muy bien. Has bien las cuentas para que luego no termines haciendo un gasto innecesario por cuenta de los intereses.

Sobre los gastos innecesarios

Sobre los gastos innecesarios – Hyenuk Chu

Planea, Planea Y Planea

A muchos les da un poco de pereza sentarse a reflexionar sobre la forma como usan el dinero. Sin embargo, la única manera de usarlo eficientemente radica en analizar las costumbres actuales para mejorarlas.

En ese sentido, te recomendamos algo. Determina cuáles de los gastos que haces hoy, realmente, se refieren a un producto o servicio que usas. Si no puedes prescindir de ese gasto, trata de optimizarlo.

Una forma de lograrlo, por ejemplo, es adquirir una suscripción anual. Generalmente, cuando haces esto obtienes un descuento. Es decir que terminas paganos menos que si tu plan es mensual. En fin, adquiere mayor responsabilidad con respecto a tus gastos y verás que el dinero te empieza a rendir.

Ahora, comparte:

  1. ¿Cuál es el mayor gasto innecesario que haces hoy?
  2. ¿Por qué lo haces?
  3. ¿Qué harás para optimizar ese dinero de ahora en adelante?
  4. Aprende más sobre inversiones en mi canal de YouTube de CDI.

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!