Roman Abramovich es uno de los tantos hombres que tiene el toque de Midas para los negocios. Y que, haciendo gala de ese talento extraordinario, ha conquistado también el mundo del deporte. Es el dueño del Chelsea Fútbol Club, del Reino Unido, pero ¿podrá serlo por más tiempo?

Abramovich  nació en la antigua Unión Soviética en una familia judía. De hecho, de su padre heredó el gusto por los negocios, pues se desempeñó como consejero económico. Pero sus raíces se extienden mucho más allá de esa nación, ya que sus abuelos maternos eran ucranianos.

Sus abuelos paternos, por otro lado, eran judíos bielorrusos. Y a ambas parejas les tocó migrar de Ucrania a Rusia, en el primer caso, y de Bielorrusia a Lituania, en el segundo caso, por cuenta de las guerras.

Tras superar ese oscuro periodo de la historia de la humanidad y familiar, que representó la pérdida de varios de esos familiares, ocurrió algo. La vida cambió por completo para Abramovich.

Tras un breve paso por el ejército inició un extraordinario recorrido en el mundo de los negocios. Sin embargo, la forma en que lo hizo es todavía más sorprendente que su historia personal.

¿Roman Abramovich Tiene Un Buen Ingreso?

Nace La Fortuna De Abramovich

Roman Abramovich empezó a construir una fortuna gracias a la finca raíz

Roman Abramovich empezó a construir una fortuna gracias a la finca raíz – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

En 1987, cuando aún no era millonario, se casó por primera vez con una mujer llamada Olga. Y, como regalo de bodas, ambos recibieron una considerable suma de dinero para la época. Pero decidieron no gastarla en vajillas ni vacaciones.

La invirtieron en el mercado de los bienes raíces, que no era del todo lícito en ese entonces en Rusia. De esta forma, gracias al ingenio de él, lograron multiplicar la suma inicial que habían invertido.

Luego, este genio para los negocios fundó una venta de repuestos de automóviles que le ayudó a generar más ganancias. A esta siguió una fábrica de juguetes de plástico y su incursión en la industria petrolera.

Un movimiento que solo fue posible con la Perestroika. Así se conoció la reforma económica promovida por Mijaíl Gorbachov. Esta buscaba convertir a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en una economía de mercado abierta a Occidente, pero sin desligarse del todo del socialismo.

Entre otras, por ejemplo, fue en esa era que en ese territorio se empezó a aceptar la propiedad privada de ciertos artículos. Para la década del 90, ya Abramovich era referente de la industria petrolera en su país.

Una Carrera En La Industria Petrolera

En ese sector pasó de ser un intermediario a un importante comercializador de combustibles. Y, más adelante, un accionista clave de compañías como Sibneff. Una posición que le costó cerca de US$100 millones.

Gracias a su asesoría, esta compañía se posicionó en el mercado. Al tiempo, subieron las ganancias para Abramovich. Con ellas, compró innumerables empresas y se convirtió en el hombre más rico de su país.

En 2021, de hecho, fue incluido por Forbes en la lista de billonarios del mundo. En este ranking ocupa el puesto 142 gracias a una fortuna cercana a los US$13.400 millones. En parte, esta se la debe a la venta de sus acciones en Sibneff.

En el año 2005 se deshizo del 73% de ellas. Las vendió a la firma Gazprom por US$13.000 millones. Pero ese no es el único negocio que lo ha hecho rico. También posee acciones en Evraz, gigante del acero.

Y en Norilsk Nickel, una empresa minera y refinadora de níquel rusa. Por otro lado, desde 2003 es el dueño del Chelsea Fútbol Club. Un reconocido equipo inglés que resurgió de una gran deuda gracias a él.

La Afición De Roman Abramovich Por El Fútbol

Roman Abramovich es el dueño del Chelsea Football Club

Roman Abramovich es el dueño del Chelsea Football Club – Hyenuk Chu | Foto: Chelsea Football Club

Una vez obtuvo las “llaves de este club”, el millonario ruso compró los derechos de algunos de los mejores jugadores del mundo. De los mejores técnicos, también. Incluso fue criticado por pagar altos precios con los que equipos menores no podían competir.

Así lo catapultó a la fama en los últimos años. Bajo su liderazgo desde el punto de vista empresarial, este equipo ganó varias ediciones de la Premier League. También, de la Supercopa de Europa. Y del Mundial de Clubes de la FIFA.

Las ganancias por este y otros negocios se ven reflejadas en la compra de propiedades por parte del magnate. Entre ellas se encuentra el Eclipse, considerado como el segundo yate más grande del mundo.

Este posee, entre otros, dos helipuertos y un minisubmarino. Igualmente, es dueño de un Boeing con capacidad para 112 pasajeros. A su lista de propiedades se suman otras en ciudades como Nueva York.

También dan cuenta de su riqueza otras propiedades que no llegó a comprar, pero que hubiera podido adquirir. Una de ellas es el Castillo de Drácula, por ejemplo, por el que estuvo a punto de pagar 50 millones de euros.

Judío Ferviente

Como otros millonarios, Abramovich ha invertido parte de su fortuna en acciones benéficas. Pero, en su caso, estas se enfocan en mantener viva la memoria del pueblo judío. Hace unos años, por mencionar un caso, sembró un bosque con 25.000 árboles en Israel.

Su objetivo fue recordar así a los judíos lituanos que murieron durante el Holocausto. Por otro lado, ha donado más de US$500 millones para apoyar causas judías alrededor del mundo. Entre ellas, la restauración de un cementerio en Alemania.

Esa cercanía con la cultura judía también lo condujo a solicitar la ciudadanía hacia 2018. Un movimiento que se dio justo después de que su visa de inversionista en el Reino Unido le fuera negada, o de que él la retirara.

En parte por eso, sus inversiones de los últimos años también se han concentrado en Israel. Ahí ha apoyado a startups o empresas nacientes con alto potencial de crecimiento que se gestan en ese país.

Igualmente, ha donado a causas médicas para que en esa región se atiendan emergencias como la causada por el COVID-19. También le ha interesado conservar el ecosistema de la zona.

Frase de Roman Abramovich

Frase de Roman Abramovich – Hyenuk Chu

Imperio En Peligro

Pero todo lo anterior podría estar en peligro ahora. El conflicto entre Rusia y Ucrania generó reacciones en Occidente. Una de ellas es bloquear en diversos sentidos a los millonarios rusos, que por razones obvias también son cercanos a Vladimir Putin.

Se cree que Abramovich es parte de ese grupo, aunque él no lo considera así. Por eso, lo más probable es que ya no pueda ingresar a Reino Unido, ni siquiera como dueño del famoso Chelsea.

Ni que pueda solicitar la residencia o ciudadanía de ese país, que se ha mostrado en contra del gobierno ruso. Por cuenta del mismo conflicto, tampoco podría acceder a sus activos en Reino Unido.

Solo el tiempo dirá cómo se desenvuelve esta trama. Y de qué forma millonarios como Abramovich salen adelante en medio de la coyuntura actual. Espera el próximo sábado una nueva entrega de “el toque de Midas”. Ahora, comparte tu opinión:

  1. ¿Qué crees que pase con la fortuna de Roman Abramovich?
  2. ¿Alguna vez has soñado con ser empresario?
  3. ¿Qué negocio has querido montar?
  4. ¿Cómo administrarías una gran fortuna?

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!