Los desperdicios de dinero son uno de los principales enemigos de tus finanzas. Se trata de gastos que realizas de forma racional o irracional, aunque en realidad no sean vitales para ti ni tu bienestar.

Estos gastos son producto de dos situaciones. La primera es la sociedad de consumismo en la que vivimos. Una sociedad en la que se nos impulsa a comprar objetos solo porque son baratos o porque es fácil adquirirlos.

La segunda es una educación financiera inexistente o con pocos cimientos. Es decir, una educación maleable que nos impide tomar decisiones acertadas sobre el manejo del dinero. Y que nos conduce a creer en lo primero que nos digan o veamos.

La buena noticia es que es posible combatir la mala práctica de caer en el desperdicio del dinero. Pero, para lograr esa meta, primero debemos identificar cuáles son esos gastos que nuestro bolsillo le encantaría que evitáramos.

Aquí encuentras una lista de 10 de los principales. Ojalá te sientas identificado con alguno de ellos. Solo así podrás darle la vuelta a la situación y lograr que esas pérdidas se conviertan en ganancias o retención del dinero.

Desperdicios De Dinero: Lo Que Solo Vas A Usar Una Vez

Adquirir algo que solo vas a usar una vez está entre los desperdicios de dinero

Adquirir algo que solo vas a usar una vez está entre los desperdicios de dinero – Hyenuk Chu | Foto: Unspalsh

Suele suceder que, cuando nos invitan a una fiesta, queremos ser los mejores vestidos. Entonces compramos el mejor traje. Pero te apuesto a que, si al mes siguiente te invitan a una nueva fiesta, ya no querrás ir con él. Terminarás por comprar otro.

Por eso, comprar algo que solo vas a usar una sola vez es un desperdicio de dinero. Si te encuentras frente a esta situación, analiza si no es mejor alquilar ese objeto o pedirlo prestado. Seguramente, así encontrarás mejores alternativas de gasto.

Aplica esta regla para fechas como el Halloween, en las que también se suele gastar dinero. Todo para “impresionar” a los demás con un traje que quedará guardado en un depósito quién sabe por cuánto tiempo.

Relacionado con el anterior está el desperdicio de comprar objetos, aunque ya tengas otros similares. Especialmente, cuando sabes de antemano que no los vas a usar con tan frecuencia como para tener varios.

Por ejemplo, si solo vas al gimnasio una vez a la semana, ¿para que tener cinco trajes deportivos? Tal vez con dos te baste y puedas emplear el dinero que gastarías comprando más ahorrándolo.

Descuentos Y Créditos

Dicen por ahí que lo barato sale caro y muchas veces resulta cierto. Pero también es verdad que en el mercado existen artículos que son muy caros que puedes encontrar por menores precios en otras tiendas.

Esto tal vez te tome un poco más de tiempo o esfuerzo. Pero es la realidad cuando te digo que vale la pena hacer esas búsquedas. En ciertos locales existen objetos que no imaginamos encontrar y que resultan mucho mejores que los de los almacenes más populares.

Pero ten cuidado con el medio de pago que usas para esas y otras compras. No es que reneguemos de las tarjetas de crédito. En realidad, reconocemos su utilidad y la pertinencia de usarlas en ciertas ocasiones.

Lo que siempre advertimos es que estas encierran un “peligro” para tus finanzas que tiene nombre propio. Se trata de los intereses que te exigen pagar por darte la posibilidad de comprar algo.

Si haces la cuenta, siempre terminas pagando más de lo que costaba lo que compraste por los intereses. Así que evita caer en este juego, en especial si lo que quieres comprar es cualquier activo u objeto que no se valorice en el tiempo.

Más Desperdicios De Dinero

Pagar por algo en lo que puedes ahorrar, como el parqueadero, es otro de los desperdicios de dinero

Pagar por algo en lo que puedes ahorrar, como el parqueadero, es otro de los desperdicios de dinero – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Siguiendo con la lista, hablemos de eso por lo que pagas que, en realidad, puedes hacer tú mismo. El ejemplo clásico es el del pago de los parqueaderos. ¿Has hecho la cuenta de cuánto gastas en este rubro al mes?

Ahora, haz otro ejercicio. ¿Qué tal si, en vez de sacar el carro, caminas hasta ese lugar donde debes hacer una diligencia? La idea no es que corras una maratón o que cargues pesados paquetes por un largo trayecto.

La idea es que analices si puedes ahorrar en este rubro. Y, al mismo tiempo, poner a funcionar tus extremidades para darle así un beneficio a tu salud. Solo haz la prueba y decide según como te vaya.

Por otro lado, piensa que en ocasiones solemos pagar varias veces por un servicio. No notamos que resulta mejor para nuestra economía si lo hacemos nosotros mismos. ¿Qué sale más barato, ir al salón de belleza o comprar lo necesario para maquillarte en casa?

Haz la cuenta del costo y el beneficio asociado a cada alternativa. Te darás cuenta de que, tal vez, ir al salón sea más cómodo. No obstante, nunca podrás ahorrar tanto así como si te maquillas en casa.

La Magia De Lo Inútil

Otro de los desperdicios de dinero se da cuando compras objetos atractivos que resultan siendo inútiles. Como, por ejemplo, los que te prometen que hacen cosas asombrosas en la cocina.

Suele pasar que, cuando los tienes en tus manos, no son tan efectivos como se ven en televisión. Pero es demasiado tarde porque ya pagaste la compra y, además, el envío hasta tu casa. Así que tenlo en cuenta para la próxima vez. No todo lo que parece es lo que es.

Habiendo dicho lo anterior, nos adentramos a otro terreno. El de las compras que tienen un significado emocional para ti. ¿Alguna vez has comprado algo para alguien solo con la intención de que te lo agradezca?

Enciende tus propias alertas. Porque al realizar compras es clave analizar cuál es tu intención. Seguramente, si lo haces por complacer a alguien, algo pasará que terminará haciendo que te arrepientas de haber gastado ese dinero.

En cambio, si lo haces con la intención apropiada para cada ocasión, ese gasto no será un desperdicio de dinero. Esto ocurre, especialmente, en esta temporada de reencuentros y regalos.

Punto clave sobre los desperdicios de dinero

Punto clave sobre los desperdicios de dinero – Hyenuk Chu

Las Emociones Y Los Desperdicios De Dinero

Sumada a la anterior está la práctica de comprar objetos solo por aparentar a los demás. Una práctica paradójica porque es probable que sí tengas momentáneamente la admiración de los otros.

Pero cuando se apaguen las luces del escenario, serás tú el que tendrá los bolsillos vacíos. O, lo que es peor, una deuda encima. Así que ten presente esto siempre: nunca compres nada por aparentar ante los demás.

Finalmente, aunque a veces cueste asimilarlo, es clave no caer en un último desperdicio de dinero. Este es gastarlo solo por llenar vacíos emocionales. Si te ves comprando objetos solo porque discutiste con alguien o algo no salió bien, ¡ten cuidado!

Hoy pueden ser un par de zapatos. Pero mañana puedes terminar adquiriendo objetos costosos que ni siquiera estás en capacidad de pagar por llenar ese vacío (como un gran auto de origen alemán). Entonces, analiza si eso es lo que te motiva.

Si es así, actúa de forma contraria. No compres nada hasta que estés completamente seguro de si lo haces por sentirte mejor o porque de verdad lo quieres o necesitas. Implementar esta práctica puede ayudarte a ahorrar mucho dinero.

Ahora, háblanos de ti:

  1. ¿Te sientes identificado con alguna de las situaciones anteriores?
  2. ¿Has analizado qué te conduce a actuar de esa manera?
  3. ¿Cuál de esas situaciones, que son comunes a todos los humanos, sí logras dominar?
  4. Date una vuelta por mi canal de YouTube de El Club de Inversionistas y dime cuál video te puede ayudar en esta época de grandes gastos. Recuerda suscribirte si no lo has hecho. ¡Gracias!

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!