Los miedos son algo que todos los seres humanos tenemos en común. Porque nos han sido inculcados desde siempre y los tenemos hasta en nuestra biología. Así como desde pequeños nos dicen que debemos respetar a los demás, nos dicen que debemos tener miedo.

Pero lo peor es que nos enseñan a tenerles miedo a muchas cosas, una de ellas es el fracaso. Cuando somos pequeños, nos enseñan a temerle a lo que otros consideran que es la mediocridad o la pobreza.

Por eso, nos envían diariamente al colegio, para que “seamos alguien”. Como si ya de por sí no lo fuéramos. Y así, como zombies o robots, llegamos al bachillerato. Donde ilusamente creemos que tenemos la posibilidad de elegir.

Pero estamos equivocados, porque seguimos en la misma disyuntiva. Si somos aceptados en una universidad, agradamos a la sociedad. Si elegimos no asistir a la universidad, somos considerados como unos vagos que no hacemos nada productivo con nuestras vidas.

La Estela De Los Miedos

Entre los miedos que nos inculcan está el miedo a no ser exitosos.

Entre los miedos que nos inculcan está el miedo a no ser exitosos.

Pero hay algo aún peor y es que esos miedos que nos inculcan no terminan ahí. Una vez en la universidad nos enfrentamos a otros temores. ¿Seré bueno en la universidad? ¿Me contratarán cuando tenga el certificado en mis manos?

Y así se nos pasan cuatro o cinco años hasta que nos graduamos y seguimos pensando que ahora sí elegiremos por nosotros. Entonces, nos enfrentamos al mercado laboral. Y nos damos cuenta de que este, tristemente, es el que toma las decisiones.

Si hemos sido “buenos” y tenemos especializaciones, maestrías y doctorados, tenemos más posibilidades de triunfar. Porque eso significa que le hemos hecho caso al miedo que nos han inculcado según el cual solo los que son profesionales triunfan en la vida.

Pero eso no es todo, porque con el trabajo llega otra preocupación para muchos, llamado dinero. El trabajo nos da un salario seguro. Entonces, ¿cómo dejar el trabajo? Ni modo. Nos toca aguantarnos a un jefe malgeniado o a un ambiente laboral hostil. Todo por miedo.

Miedos Que Duran Toda Una Vida

La historia sigue. Una vez logramos superar la etapa de encontrar un trabajo que nos dé lo que muchos llaman “estabilidad” llegan otras preocupaciones. Como si nos echarán durante el próximo recorte de personal.

O si algún día lograremos pensionarnos. Y así se nos va la vida. Cumpliendo las expectativas de otros sin darnos cuenta de que, cuando debamos retirarnos, nadie vendrá a tendernos la mano.

Nadie, mucho menos esas personas que nos inculcaron miedos, nos explicarán que hicimos mal en no seguir nuestros sueños. Que cometimos un error al no ahorrar. O que el tiempo que perdimos no volverá.

Nos pasará lo que le pasó al saltamontes. Que descansaba mientras la hormiga se dedicaba a trabajar en verano. Y tenía que sufrir en invierno, mientras la hormiga descansaba, por no haber hecho nada cuando aún podía, como ella.

Derribando Miedos

Al decidir podemos derribar miedos.

Al decidir podemos derribar miedos.

Lo que no nos enseñan, porque a muchos no les conviene, es que podemos derribar esos miedos que nos atan. Con el fin de que podamos lograr nuestras metas. Afortunadamente, siempre ha existido esa opción.

Basta con repasar la historia de muchos de los grandes genios de la humanidad para darnos cuenta de algo. Los genios no se han hecho en la escuela, o por lo menos no completamente. Muchos han surgido fuera de ella.

Esto no quiere decir que esté en contra de la educación formal. Mis hijos también van a un colegio. Lo que quiero decirte es que, contrario a lo que nos han hecho creer, podemos darle un giro a nuestra vida.

Ya sea que estemos en el bachillerato, en la universidad o en el mercado laboral, tenemos la opción de decidir. Pero hay una noticia mejor que esta. Hay muchas opciones que podemos aprovechar para lograrlo.

Controla Tus Miedos

Un primer paso para controlar nuestros miedos puede ser escribir. En una hoja de papel, anota lo que te da miedo, lo negativo para ti, lo que no quieres volver a vivir. Acto seguido ¡mándalo al carajo!

En pocas palabras, deshazte del miedo que te producen tus miedos. Asume, de una vez por todas, que no puedes permitir que te controlen. Pero no olvides que en este proceso debes actuar con humildad y siempre, sin importar lo que pase, respetar a los demás.

Cuando hayas tomado una determinación sobre lo que quieres hacer, hazlo como si fuera tu primera y última vez. Cada vez que emprendas esa acción pregúntate ¿qué legado estoy dejando y cómo lo estoy haciendo?

Eso no solo te dará el impulso para hacer las cosas mejor. Sino para darte cuenta de que si realmente te sientes pleno con lo que haces. Y perfeccionar tu propio arte o cambiar de rumbo, si es necesario.

Frase sobre el miedo.

Frase sobre el miedo.

Prográmate Para No Perder

El miedo más grande de todos es el miedo a perder. Y este nos afecta especialmente a los inversionistas, porque siempre manejamos dinero. Pero hay una forma de conjurar este miedo y es programándonos para perder y volver a comenzar.

Cuando dominamos este poder que todos tenemos, ningún miedo es más grande que nosotros. Es ahí cuando podemos elegir la vida que queremos, estudiar lo que nos plazca, emprender o generar fuentes alternativas de ingresos.

Espero que este artículo te dé el ánimo que necesitas para dominar tus miedos. Pero ahora cuéntame:

  1. ¿Qué miedo quieres derribar?
  2. ¿Cuál es el origen de ese miedo?
  3. Describe el lado opuesto de ese miedo a dónde quieres llegar.
  4. ¿Ya estás trabajando para llegar a esa meta?
  5. ¿En qué etapa te encuentras?

 

Gracias por leer, por favor ahora ¡Comparte!

 

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!