Chuck Feeney es un hombre que se convirtió en tendencia la semana pasada. Todo porque donó hasta el último de sus centavos a la caridad, como se lo había prometido. Y ahora está dispuesto a vivir sin nada hasta que le llegue su hora final.

Pero, para comprender esta historia hay que empezar por el principio. Este hombre nació en Estados Unidos en una familia modesta. Estudio en un colegio religioso en donde reconoció la importancia de la caridad.

Se graduó como administrador hotelero. E, incluso, perteneció a la Fuerza Aérea de su país y tuvo un rol durante la Guerra de Corea. Sin embargo, sus ambiciones eran otras. Siempre quiso ser comerciante.

Por eso, en la década de los 50, empezó a vender licor libre de impuestos a los miembros de la Naval de Estados Unidos. Todo esto ocurrió mientras vivían y deambulaban por los puertos del Mediterráneo.

Chuck Feeney, Creador De Los Duty Free

¿Sabes quién creó el concepto duty free? Chuck Feeney - Hyenuk Chu

¿Sabes quién creó el concepto duty free? Chuck Feeney – Hyenuk Chu

Esa idea se le había anclado en la cabeza desde que estaba en la escuela. Entonces, las llamadas tiendas duty-free, donde se ofrecían productos libres de impuestos, eran apenas nacientes, pero ya lucían atractivas.

Por eso, cuando tuvo la oportunidad, Feeney no solo se dedicó a vender licor. También empezó a comercializar cigarrillos y hasta carros hasta que fundó su propia compañía. Llamada Duty Free Shoppers Group, nació en Hong Kong y se expandió rápidamente a otros continentes.

Varios años después, el empresario se deshizo del negocio. Se lo vendió por una suma astronómica para la época a Louis Vuitton Moet Hennessy (LVMH). Ya tenía otros planes. Quería dedicarse de lleno a la filantropía.

Es más, las acciones que tenía en la compañía en realidad no pertenecían a él. De hecho, pertenecían a su propia fundación. Se llamada The Atlantic Philanthropies y había sido creada en 1982.

La Caridad De Chuck Feeney

Durante largos años, por medio de esa fundación, Feeney dio dinero a diferentes causas. Nadie lo sabía porque los receptores no estaban autorizados para revelarlo. La principal beneficiaria fue su universidad, la de Cornell, quien llegó a recibir US$1 billón del magnate.

También apoyó a entidades similares en Irlanda, pues tenía nexos con ese país. Y en Vietnam. Igualmente, tuvo como aliado a Bill Gates, fundador de Microsoft (MSFT) para sacar adelante algunos de sus proyectos de beneficencia.

“No puedo pensar en un uso más apropiado del dinero que donarlo cuando uno aún está vivo. Y en la importancia de que uno dedique todos sus esfuerzos a mejorar las condiciones de vida de los humanos”, solía decir.

Por eso, a nadie sorprendió que, en 2016, donará cerca de US$7 millones a la Universidad de Cornell. Y que completará así cerca de US$8 billones otorgados a diferentes causas sociales alrededor del mundo.

El Fin De La Caridad De Chuck Feeney

Esta era la caridad de Chuck Feeney - Hyenuk Chu

Esta era la caridad de Chuck Feeney – Hyenuk Chu

En su mejor momento, The Atlantic Philanthropies llegó a tener 300 empleados y 10 oficinas en todo el planeta. Sin embargo, la caridad fue cerrada la semana pasada porque ya había cumplido su objetivo. Donar todo el dinero de Feeney.

Por eso hoy, a sus 89 años, este hombre ya no es más un millonario, aunque toda su vida vivió modestamente. Por el contrario, es esa persona que se propuso renunciar a lo que tenía antes de morir y lo logró.

Se cree que solo dejó cierta cantidad de dinero como jubilación. Es decir, lo suficiente como para mantener el apartamento donde vive en San Francisco. Un apartamento que tiene el perfil del de un estudiante de universidad.

Ahí vive con su esposa. Y, seguramente, seguirá siendo un ejemplo para todos los millonarios hasta su último día. Por ahora, son muchos los que hoy se benefician con el dinero que les donó.

¿Harías Lo Mismo Que Chuck Feeney?

No todos los millonarios tienen las agallas para hacer lo que acaba de hacer Chuck Feeney. Sin embargo, creo que por lo menos podemos sacar tres lecciones sobre su estrategia de dar cuando se está vivo:

  • Tener una vida modesta no siempre significa tener poco dinero. A veces, la modestia nos hace ricos. En la medida en que necesitamos menos dinero para adquirir cosas superfluas, lo que tenemos nos alcanza para más cosas.
  • Amasar una fortuna y dejarla “ir” no debe ser sencillo. Sin embargo, teniendo en cuenta que nuestro paso por el planeta no es eterno, y que nada lo es, debemos aprender algo. Esto es el arte del desapego.
  • Ayudar a los demás es algo que no da espera. Muchas veces lo dejamos para después y, cuando nos damos cuenta, ya es tarde. Entonces, ¿por qué no hacerlo hoy, como Feeney?
Testimonio de Chuck Feeney - Hyenuk Chu

Testimonio de Chuck Feeney – Hyenuk Chu

Las Lecciones De Los Millonarios

Espero que hayas disfrutado esta historia. No habla de los hábitos que tienen los multimillonarios, de a qué hora se levantan o de si hacen deporte o no. Tampoco, de lo que hacen día a día para ser cada vez más ricos o de cómo está compuesto su portafolio de inversiones. Sino de otra perspectiva desde la que siempre se puede mirar al dinero. Es decir, desde el uso que se le puede dar, más allá de satisfacer necesidades comunes, físicas o mundanas.

Y hacerlo a pesar de que no se tenga una gran fortuna, como la que construyó Feeney al vender artículos libres de impuestos. Ahora, cuéntanos que piensas de este millonario, que ya no lo es por decisión propia:

  1. ¿Donarías todo tu dinero en vida?
  2. ¿Qué causas quisieras apoyar?
  3. ¿Cuánto dinero crees que necesitas para vivir y cuánto para tu jubilación?

¿Te ha gustado el post? Ayúdame compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This