El Vendedor de Huevos. Hyenuk nos regaló este Buenos Días con Hyenuk, es llamado El Vendedor de Huevos [Buenos Días con Hyenuk Chu] T1 E4… Este mensaje cobra especial relevancia este día. Escucha o lee y comparte tus experiencias de cuando te pasa esto en tu día a día.

Si lo deseas, puedes darle play y escuchar aquí mismo:

El Vendedor de Huevos

Espero que te encuentres muy bien. Todas las mañanas hay que tener una meta, una idea clara en nuestra mente. Hoy te quiero contar algo. Es una historia que hace mucho tiempo escribí en un email. Si no estás suscrito a mi lista de correos, puedes hacerlo aquí. Te quiero contar una historia que para mí es verdadera o no… ya te vas a dar cuenta.

Una mujer iba en su flamante vehículo convertible. Y vio que un hombre muy pobrecito. Quizá era un latino por ahí. Decidió parar su marcha porque vio que estaba vendiendo unos huevos. Y frenó y le preguntó:

– ¿A cuánto estás vendiendo los huevos?

Y el viejo latino le respondió a la señora:

– Un dólar, el huevo, señora.

Ella le dijo

– Me llevaré 6 huevos por 5 dólares. Y si no me los das me iré.

El viejito le respondió:

– Está bien, señora, puede llevarlos al precio que usted quiera. Puede ser que este sea un buen comienzo porque hoy no he podido vender ni un solo huevo. Y gracias por darme esa oportunidad e iniciar esa venta del día de hoy.

Así que ella tomó los huevos y se fue sintiendo que ella había ganado. Además, de haber hecho una buena obra y una buena actitud. Y se subió otra vez a su vehículo convertible y se fue a un elegante restaurante. En ese restaurante tenía, pues, una reunión con sus amigas.

La Compradora y sus Amigas

Allí ellas ordenaron del menú lo que más les gustaba. Ordenaron postres, café, cappuccino, etc. Y luego de que estuvieron platicando y comiendo bien muchas de las cosas que ellas habían ordenado fue entonces que ella se fue a pagar la cuenta. La cuenta fue de 380 dólares. Ella dio 400 dólares en efectivo. Y le pidió al dueño del restaurante que se quedara con el cambio.

Esto es algo que en nuestro día a día pasa y a ti también te puede pasar. Esto parecería realmente normal. Y tal vez inclusive para el mesero o el dueño del restaurante. Que tú des propina en los mejores restaurantes y más costosos.  Inclusive que dejes parte de lo que hayas comido y demás.

Pero es algo que también normalmente pasa para esa gente pobre, para esa gente que está luchando por sobrevivir… En el caso del famoso latino viejito que estaba vendiendo huevos. Hoy, lo que quiero que pienses es lo siguiente y es algo que tú mismo quiero que te cuestiones.

  • ¿Por qué siempre demostramos que tenemos el poder y el control cuando compramos a los necesitados? Porque siempre demostramos que tenemos el poder cuando compramos a los necesitados.
  • ¿Y por qué somos tan generosos con aquellos que ni siquiera necesitan nuestra generosidad?
  • ¿Y por qué nos gusta tanto vivir de las apariencias?

No quiero decir sí una cosa es buena o mala, sino solamente quiero que te cuestiones esas dos cosas. Seguramente habrás cometido alguna vez algo de eso.

Mi Madre y el Día de Acción de Gracias

Y quiero contarte sobre mi madre. De hecho, te cuento esto porque hoy es Día de Acción de Gracias en Asia. En mi país, por ejemplo, en Corea se celebra por 3 días seguidos el Día de Acción de Gracias. Que es la fecha en donde se celebra y se agradece a Dios, al universo, a la familia, a la madre tierra por la cosecha que deja la tierra, ya que duraron todo el año cultivando y cuidando. Es el momento de la cosecha y disfrutar de lo que tú has sembrado.

Y se reúnen entonces todos en familia. Hay mucho movimiento de personas que van de un lugar a otro para reunirse en familia, para celebrar este momento. Y lo digo porque mi madre en esa época vivía en Bogotá, Colombia. Ella, en épocas de Navidad y de Año Nuevo, compraba pollos crudos sin cocinar.

Esos pollos se los repartía a las familias o a las personas que ella conocía y que sabía que no estaban en buena situación económica. No a las personas que estaban en la calle, sino a las personas que trabajaban con ella o que estaban dentro de su círculo de conocidos. Y ella, simplemente, en esa fecha, visitaba a esas personas.

Pero, sobre todo, ella no compraba ese pollo crudo en un centro comercial donde hay un supermercado al por mayor. Sino que iba a esos barrios, barrios inclusive pobres para comprarles. Así fuese más barato o más costoso. Inclusive era a ellos donde les dejaba más dinero. Era una buena oportunidad de ella para dejar dinero.

Mi Madre y la Respuesta a mi Pregunta

Iba a esas tiendas donde justamente visitaba a esas personas. Buscaba en esas tiendas ese pollo crudo, o lo que sea. Y cuando compraba les dejaba dinero de más. Les decía que «le había encantado la forma en que la habían atendido y que les dejaba ese bono o prima a la tienda donde compraba ese pollo como una forma de agradecimiento por estar vendiendo pollo en ese sitio».

Entonces, yo siempre le preguntaba a mamá:

– «¿Por qué en vez de comprar ahí no vamos a ese centro comercial o supermercado tan bonito donde todo está organizado, sino que compramos aquí en este sitio tan feo y todo lo demás?».

Y ella me decía:

Eso es una caridad envuelta en dignidad.

Y esa frase hoy, aun así, después de tantos años, me acuerdo muchísimo. Es una caridad envuelta en dignidad. Cuando tú quieres regalar algo a alguien o hacer caridad a alguien, piensa si lo estás haciendo por apariencia. Piensa si lo estás haciendo porque necesitas demostrar tu poder.

O piensa si estás siendo una persona filántropa. Así no seas millonaria, «dando caridad envuelta en dignidad». Espero que te haya tocado el corazón y tu mente con este mensaje. Espero que tengas un excelente día, un gran abrazo.


En Buenos Días con Hyenuk me vas a encontrar hablando sobre temas cotidianos, pero abordados desde un punto de vista algo distinto.

El objetivo con estas sesiones es hacerte reflexionar sobre lo que pasa en tu día a día y que sepas que eso por lo que estás atravesando –sea lo que sea– alguien más lo ha vivido.

A fin de cuentas, nos enfrentamos a casi las mismas circunstancias, la diferencia está en cómo respondemos a ellas.

Escucha todas las sesiones de Buenos Días con Hyenuk en mi canal de YouTube de Hyenuk Chu.


Si aún no te suscribes a mi canal… ¿Qué esperas? ¡Dale Clic! y suscríbete ahora.

Lee o escucha este episodio y comparte tu opinión:

  1. ¿Qué te gustó de este Buenos Días con Hyenuk?
  2. ¿Leíste este blog o lo escuchaste?
  3. Mira todo lo que tengo para ti, aquí.

#HyenukChu #BuenosDiasConHyenuk #TraderSomosCDI

Si te ha gustado este episodio, te agradezco me ayudes si lo compartes en tus redes sociales. 😉🙏