Pagar deudas es uno de los grandes sueños de cualquier ser humano. Porque todos, o la mayoría de ellos, hemos pedido dinero prestado a otra persona o entidad. Y añoramos que llegue el día en el que podamos devolverlo todo y quedar a paz y a salvo.

Sin embargo, ese no es el único sueño financiero que tenemos en el día y en la noche. También nos proponemos siempre ahorrar, aunque sea un poco de nuestros ingresos. Es decir, no gastar todo lo que ganamos.

Pero, entonces, empiezan las paradojas. Nos damos cuenta de que, si pagamos nuestras deudas, no nos queda dinero suficiente para ahorrar. Y de que, si ahorramos, no podemos gastar todo lo que queremos.

Entonces, elegimos ahorrar, pero cuando necesitamos dinero extra, volvemos a acudir a la tarjeta de crédito. Caemos así en un círculo vicioso del que es casi imposible salir a menos que de verdad nos lo propongamos.

En caso de que te sientas identificado con esta situación, este artículo es para ti. Te explico si es mejor pagar deudas o ahorrar y los principales factores que debes tener en cuenta en cada caso. Empecemos.

Te invito a que veas este video relacionado con pagar deudas y éxito financiero.

Ahorrar Vs Pagar Deudas

¿Entre ahorrar o pagar deudas, qué eliges primero?

¿Entre ahorrar o pagar deudas, qué eliges primero? – Hyenuk Chu | Foto: Pixabay

Con respecto a ahorrar, las personas solemos tener ciertos mitos o creencias limitantes. Es clave que los identifiquemos porque solo así podemos reconocer la importancia de ahorrar. Luego, podemos hacerlo.

Según el primer mito, para ahorrar dinero hay que ganar mucho dinero. Esto no es tan cierto porque siempre, aunque ganes una suma pequeña, puedes ahorrar un porcentaje. Puede que para esto debas hacer alguna renuncia, pero de que se puede, se puede.

El segundo mito, que además es una excusa para los que no ahorran es este. “No vale la pena ahorrar si solo se puede ahorrar una cantidad muy pequeña”. Muchos piensan así, creen que, si no pueden ahorrar US$100 o US$1.000, entonces no vale la pena ahorrar nada.

Se equivocan por varias razones. La primera es que un ahorro es una práctica constante. Pero no necesariamente tiene que ser un ahorro de grandes sumas de dinero. Para comprobártelo te pongo un ejemplo.

Supongamos que, al mes, solo puedes ahorrar US$20. Si no ahorras, al cabo de 12 meses no tendrás nada en tus bolsillos, ¿verdad? En cambio, si ahorras esa suma, al cabo de 12 meses contarás con US$240.

Ahora, déjame hacerte una pregunta. ¿Es mejor hallarse en el primer caso o en el segundo? ¡Claro que es mejor ahorrar, así solo se trate de US$240 al año! Hasta aquí creo que he desmontado esa excusa que muchos se ponen para no ahorrar.

El tercer mito tiene que ver con el propósito. Muchos dicen se preguntan para qué ahorrar. Les doy una respuesta tajante. Si no sabes para qué ahorrar nunca lo vas a hacer. Porque en la vida siempre tenemos que tener un propósito, así sea descansar en las vacaciones.

Por eso, frente a este caso, es clave que las personas dejen las excusas a un lado y descubran cuáles son sus verdaderos propósitos financieros. Solo así le encontrarán un sentido al acto o a la costumbre de ahorrar dinero.

Finalmente, creo que otro de los mitos con respecto a ahorrar tiene que ver con dónde ahorrar el dinero. Los bancos te cobran una comisión hasta por eso. Esto conduce a que muchos se desanimen de abrir productos de ahorro con ellos.

Pero el mercado, afortunadamente, ofrece un sinnúmero de alternativas para ahorrar. Alternativas que no necesariamente te exigen el pago de cuotas o comisiones. Es decir que te ayudan en el proceso de hacer crecer tu dinero.

¿Por Qué Ahorrar?

Habiendo desmotado esos mitos, y antes de hablar de pagas deudas, pasemos ahora a los beneficios de ahorrar. Porque no solo son muchos y variados, sino que no solo tienen que ver con el dinero como tal. También tienen que ver con tu mentalidad.

Así, diría que el principal beneficio de ahorrar es que te permite acumular dinero. Un aspecto vital en las finanzas. Especialmente, si se tiene en cuenta que acumular dinero es uno de los principales pasos para generar riqueza.

En ese sentido, ahorrar te brinda otro beneficio. Este es lograr obtener unos intereses o unos rendimientos por el dinero ahorrado. El segundo paso que debes dar si quieres lograr la meta de que tu dinero se multiplique.

Adicionalmente, como decía antes, ahorrar te brinda otros beneficios. Uno que resulta clave cuando de finanzas se trata es el de generar hábitos. Creo que muchas personas sí quieren y pueden ahorrar. Pero les falta disciplina y constancia.

Los que ahorran, en cambio, son extremadamente responsables con ese dinero. Al recibir sus ingresos, primero separan lo que corresponde a sus ahorros antes de gastarlo. Construyen este hábito a lo largo de toda su vida.

Para terminar este apartado, pensaría que otro beneficio de ahorrar es que te ayuda a ser responsable con tu dinero. Sabes que debes averiguar cuál es el mejor producto de ahorro. Y cuánto te pagarán de intereses, entre otros. Dejas de echarle la culpa de lo que te pasa a los demás.

Pero ¿Cómo Ahorrar?

Para ahorrar y pagar deudas, haz zoom a temas como los intereses

Para ahorrar y pagar deudas, haz zoom a temas como los intereses – Hyenuk Chu | Foto: Pixabay

Teniendo en cuenta todo lo anterior, sigue estos pasos si quieres empezar a ahorrar dinero:

  • Analiza tu propio estado financiero. Es decir, determina cuáles son tus ingresos y tus gastos mensuales. Ordénalos según tus prioridades y, por favor, incluye dentro de ellas al ahorro. Si no lo haces, nunca empezarás a ahorrar.
  • Hazle zoom al tema del ahorro. Enfócate en él por un momento y pregúntate cuál es el propósito de ahorrar para ti. ¿Quieres comprar una casa o salir de vacaciones? Ordena esos propósitos según la importancia que cada uno tiene para ti.
  • Luego, vuelve sobre esta última lista. Entonces, si tus ingresos no son muy holgados y debes escoger, depúrala. Elige solo uno, dos o tres propósitos, de manera que ahorrar para ti sea una estrategia realista. Por ejemplo, puede que quieras comprar una casa propia, salir de vacaciones y cambiar tu carro por un nuevo. Sin embargo, es posible que tu carro antiguo aún funcione y no sea prioritario cambiarlo. Entonces, concéntrate en los otros dos propósitos, según tu caso.
  • Después, según los cálculos que hayas hecho, asigna a cada uno de esos propósitos un monto de dinero. En lo posible, asigna también a cada propósito un plazo. Si quieres ahorrar para comprar una casa, proponte tener lo de la cuota inicial en tres años. Y así.
  • Ese monto de dinero que asignaste a cada propósito es el que ¡DEBES! ahorrar cada mes. Lo señalo en mayúscula porque recuerda que se trata de un compromiso que adquieres contigo mismo.
  • Haz un balance mensual de cuánto llevas ahorrado y la suma que aportaste. Incluye los intereses que ese ahorro te va generando. Puede que parezca que el tiempo pase lento, pero no te detengas en la búsqueda de tu meta.

Hablemos De Pagar Deudas

Ahora, si tu inquietud más que ahorrar es pagar deudas, presta atención a lo siguiente. Frente a este tema también existe una infinidad de mitos. Es importante que los conozcas para que no caigas en ellos.

El primero se refiere a que pagar deudas no es tan prioritario. Especialmente, porque al adquirirlas te dan un cómodo plazo de pago. Así que ¿para qué estresarse al tratar de pagar una deuda rápido?

Si piensas así, estás equivocado. Claro, al adquirir una deuda es un beneficio que no la debas pagar toda al mismo tiempo. Y que, además, puedas tomarte varios años hasta que puedas pagar el saldo final.

Sin embargo, ten en cuenta que quien te presta el dinero, seguramente, te cobra un interés. Esto significa que, entre más te demores en pagar una deuda, más intereses tendrás que pagar. Es decir, que terminarás por gastar más dinero del que inicialmente pediste.

Otro mito se refiere a que, si compras algo mediante crédito, adquieres un activo. Y esto, de alguna manera es cierto. Pero, en realidad, cuando adquieres algo mediante un crédito lo que adquieres es un pasivo.

Porque una casa no es completamente tuya sino hasta que se la termines de pagar al banco. Por lo anterior, resulta mejor enfocarse en saldar esa deuda lo más pronto posible. De esta forma, los pasivos se convierten en activos.

¿Por Qué Pagar Deudas?

Pagar deudas te hace recobrar tu libertad financiera

Pagar deudas te hace recobrar tu libertad financiera – Hyenuk Chu Foto: Pixabay

Ahora, responderé a esta pregunta clave. Ya te di un indicio arriba. Tener deudas significa tener pasivos. Y tener pasivos no te hace verdaderamente rico. Lo que te hace rico es tener liquidez en tus bolsillos, no propiedades que le debas al banco.

Entonces, pagar deudas resulta clave para que inviertas esa ecuación. O, en otras palabras, para que en realidad te conviertas en el dueño de lo que posees. Pero aún hay más beneficios a la vista.

Al adquirir una deuda, repito, asumes el pago de unos intereses. ¿Qué pasaría si ese dinero en vez de pagarlo pudieras ahorrarlo? Para saberlo, haz un ejercicio. Toma los recibos o extractos del último año de la deuda más grande que tienes ahora.

Revisa cuántos intereses has pagado a lo largo de ese tiempo. Entonces, responde a esta pregunta. ¿Qué hubiera hecho con este dinero, si en vez de haberlo pagado en intereses hubiera podido ahorrarlo?

La respuesta que obtengas será clave para que puedas llegar a una conclusión a la que otros llegamos hace tiempo. Es mejor no tener deudas o pagar deudas de una forma rápida y eficiente. Sé que ni te imaginas cuánto dinero podrías ahorrarte haciéndolo.

Un dinero que, entre otras cosas, podría irse a tu ahorro, en vez de irse a tus gastos cada mes. Ahí, precisamente, radica la importancia de pagar deudas. De hacerlo de forma eficiente y oportuna.

¿Cómo Pagar Deudas?

Después de aclarar lo anterior, vayamos al cómo pagar deudas, que es lo que inquieta a muchos deudores. Al respecto, diría que existen muchas estrategias y que cada cuál es libre de elegir, pero básicamente:

Haz un balance de las deudas que tienes hoy. En este debe quedar claro cuánto debes, a quién le debes, a qué plazo y qué intereses estás pagando. De acuerdo a lo anterior, determina cuál deuda es la que te sale más cara.

Es decir, cuál deuda, teniendo en cuenta capital e intereses, representa el mayor monto a pagar. Luego, ordena la lista según el monto. Puede ser del mayor al menor o viceversa. Ya verás por qué.

Si lo que quieres es pagar primero la deuda más grande, significa que te desharás de ella primero. Cuando lo logres, por lo tanto, ese dinero lo puedes usar para pagar las deudas más pequeñas. Hasta que ya no quede nada de ellas.

Por el contrario, puedes pagar primero la deuda más pequeña. De ser así, el dinero que te sobre a medida que pagues la primera deuda puedes destinarlo a pagar la que sigue. Y así sucesivamente, hasta que hayas pagado la deuda más grande también.

Pero ten en cuenta algo. Es clave que, a medida que te va quedando dinero libre al pagar una deuda, lo destines a pagar la siguiente. Y que cuando hayas pagado la última, le des a ese dinero que te sobra un buen uso. Puede ser, por ejemplo, ahorrarlo.

Dato clave sobre pagar deudas

Dato clave sobre pagar deudas – Hyenuk Chu

¿Ahorrar O Pagar Deudas?

A partir de lo anterior, lo que puedo concluir es lo siguiente. Tanto el ahorro como el pago de las deudas deben estar en tu presupuesto. Sin embargo, tener deudas resulta perjudicial en la medida en que gastas mucho dinero en intereses.

Por lo tanto, si ese es tu caso, la prioridad debe ser pagar las deudas lo más pronto que puedas. De esa forma, cuando lo logres, tendrás más capital o liquidez para ahorrar o para invertir.

Si tu situación financiera es holgada, lo que sería ideal, tal vez puedas ahorrar un porcentaje de tus ingresos mientras pagas tus deudas. Ese porcentaje puede ser el 10% de tus ingresos. Pero depende de cada caso.

Sin importar lo que decidas, no olvides que convertir los pasivos en activos es la prioridad de esta estrategia. Porque puedes ahorrar mucho dinero y pagar solo la cuota mínima de tus deudas cada mes.

Sin embargo, eso no te hace verdaderamente rico. Lo que te hace rico no es tener pasivos. Es tener liquidez. Eso y tener una poderosa mentalidad para invertir a largo plazo. 

Ahora, comparte tu opinión:

  1. Entre pagar deudas y ahorrar, ¿qué prefieres?
  2. Hoy, ¿qué porcentaje de tus ingresos lo empleas pagando deudas?
  3. ¿En qué fallas al momento de ahorrar o pagar deudas?
  4. Descarga: [INFOGRAFÍA] 4 Horribles Errores Que Te Endeudan – Hyenuk Chu

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!

Shares
Share This