Supera el pasado es una frase que nos dicen de forma recurrente. Sobre todo, cuando continuamos pensando en lo que habría podido ocurrir o no si hubiéramos actuado de cierta manera.

No es que reflexionar sobre lo que hicimos o dijimos, o sobre lo que dejamos de hacer o decir, sea negativo. De hecho, analizar esos comportamientos puede servirnos como un impulso para avanzar o crecer.

El error se haya cuando caemos en otros comportamientos que ya te explicaré. Porque, precisamente, nos mantienen viviendo en el pasado. No nos dejan tomar las lecciones de lo que nos ocurrió.

Son como un grillete que nos ata a un árbol sin que nos podamos liberar de él. Y, entonces, nos vemos imposibilitados para cambiar eso que tanta insatisfacción nos causa. Por eso, superar el pasado es clave para empezar el año con el pie derecho.

Pero, antes que nada, debemos transitar por un proceso. Este puede ser tan doloroso o tan placentero como cada quien lo prefiera. Lo ideal es que sea placentero, porque finalmente estamos hablando de nuestro crecimiento personal.

Supera El Pasado (No Importa Dónde Vivas):

Supera El Pasado Y La Culpa

Lo que está hecho, está hecho. Supera el pasado

Lo que está hecho, está hecho. Supera el pasado – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Ese proceso al que me refiero tiene que ver con superar la culpa. Los seres humanos tenemos un gran don que es el del libre albedrío. Este se refiere a nuestra capacidad de tomar nuestras propias decisiones.

Lo que sucede es que esas decisiones no siempre son las que más nos convienen. O las que más le convienen al entorno que nos rodea. Pueden llegar a causar incomodidad o daño en nosotros mismos o en los demás.

Pero, pensándolo bien, existe algo más grave relacionado con esas decisiones. Y es que, a menudo, luego de que las tomamos y hacemos lo que queremos, nos arrepentimos de eso. Sentimos culpa.

Es decir, un sentimiento de que fallamos. Por supuesto, cuando en verdad hemos hecho algún daño, es necesario que nos arrepintamos. Pero a veces nos arrepentimos sin que hayamos causado daño. Y ese es otro grave error.

Pero ¿por qué sentir culpa resulta tan perjudicial para nuestra salud física y mental? ¿Por qué debemos deshacernos de ese sentimiento si queremos que este año sea más placentero?

No Te Sientas Defectuoso, Supera El Pasado

Básicamente, porque la culpa nos hace sentir defectuosos. Cuando hacemos algo o decimos algo y nos arrepentimos, afloran ciertos sentimientos. Creemos que debimos ser más diplomáticos, por un lado.

O, por el contrario, que debimos tener más fuerza para responder o defendernos de una circunstancia externa. El caso es que, sin importar en qué orilla nos encontremos, el que termina afectado es nuestro ser.

Porque ese sentimiento de culpa nos hace creer que carecemos de algo. O que no hemos logrado “madurar” o crecer lo suficiente como para afrontar mejor las situaciones que vivimos a diario.

Lo anterior incide en nosotros de diversas formas. Está comprobado que puede afectar nuestra salud física. Y, al ponernos a pensar más de la cuenta, afecta también nuestra salud mental.

Pero también nos pone en una situación de vulnerabilidad frente a los demás. Nos retrae el miedo de pensar que volveremos a “embarrarla” o “regarla” otra vez. Entonces ¿cómo combatir ese sentimiento?

Acepta Y Supera El Pasado

Supera el pasado. No te sientas mal por siempre

Supera el pasado. No te sientas mal por siempre – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

La primera clave es aceptar que lo hecho, hecho está. Y que por más que quisiéramos cambiar una situación que ya pasó, no tenemos el poder de hacerlo. Esto nos libera en varios sentidos.

En primer lugar, reconocemos que tal vez hicimos algo que podíamos haber hecho mejor. Eso nos da poder sobre la situación, en vez de permitir que la situación tenga poder sobre nosotros.

En segundo lugar, no nos quedamos anclados a ese pensamiento o sentimiento de culpa. Por el contrario, comprendemos que podemos darle un giro a lo que sucedió para transmutarlo en algo positivo.

En tercer lugar, al sentirnos empoderados y convencidos, podemos empezar a analizar cómo tomar acción. Y, entonces, ahí habremos empezado a ganarle la batalla a nuestro yo negativo interno.

Una batalla que solo se supera, finalmente, cuando todo lo anterior se lleva a la práctica. O cuando le restamos poder a nuestros pensamientos y nos convencemos de que podemos darle un giro a nuestra realidad.

Supera La Culpa ¡Ya!

Lo anterior significa dejar ir lo que no se puede cambiar y modificar lo que sí es susceptible de cambio. Porque no podemos desconocer que muchos sucesos que nos generan culpa, tal vez, ya quedaron fuera de nuestro alcance.

En ese grupo están situaciones como, por ejemplo, haber terminado con una pareja o haber discutido con alguien que no quiere vernos más. ¿Qué podemos hacer ante esto? Nada. Lo único que nos queda es cambiar nuestra mentalidad frente a esa situación.

Pero existen otros sucesos que, de alguna manera, aún no han terminado. Y sobre los que sí tenemos poder de decisión. Algunos de ellos son, por ejemplo, haber tratado incorrectamente a una persona de nuestro entorno.

En ese caso, de alguna manera, podemos revertir el efecto de lo que hicimos con una buena acción. Así no solo estaremos superando nuestra culpa. Estaremos dando un poco de paz, amor, misericordia, o como quieras llamarlo, a ese entorno.

Eso nos preparará para lo que viene después. Esto es vivir sin culpa por lo que se hizo o se dejó de hacer. Y empezar el año nuevo sin cadenas que nos aten al pasado o a nuestros propios errores.

Supera el pasado ahora

Supera el pasado ahora – Hyenuk Chu

Este Es Un Nuevo Año

Por esta época suelen generarse este tipo de reflexiones. Y es normal, pues nadie quiere empezar una nueva etapa con negatividad. Pero, en realidad, la tarea de superar la culpa por lo que ya pasó es diaria.

Esto no significa comportarse mal y luego dedicarse a superar la culpa. No. Porque, entonces, solo le darás al acto de arrepentirte un carácter utilitario. Te servirá para actuar negativamente y luego tratar de remediarlo.

Pero, si actúas así, en realidad solo estarás creando más negatividad en tu vida. Y te estarás alejando de ser esa persona auténtica que actúa de forma positiva porque así es su naturaleza y no solo porque la estén viendo.

Entonces ¿de qué se trata? Se trata de saber que es imposible cambiar el pasado, pero que ahora mismo tenemos la oportunidad de delinear el presente y futuro de otra manera. Especialmente, de una forma más positiva.

Eso, como se mencionó antes, nos libera de nuestras propias cadenas. Y nos ayuda a avanzar teniendo presente que, si actuamos mejor, brindaremos un beneficio a los que nos rodean y a nosotros mismos. Pero, además, tendremos menos de qué sentir culpa después.

En realidad, esas deben ser nuestras convicciones. Es mejor hacer las cosas bien hoy que luego arrepentirnos por lo hecho o no hecho. Así que, ¿qué tal si empiezas este nuevo año con esta mentalidad?

Seguramente, te ayudará más a cumplir tus propósitos, ya sean personales, financieros o colectivos. Y a que, a lo largo del año, y no solo cuando llegue una de las mejores épocas para reflexionar, tal vez tengas más de lo que estar agradecido.

Y la culpa solo sea un mal recuerdo de cuando no habías descubierto tu potencial para entregar tus dones y fortalezas al mundo.

Ahora, comparte tu opinión:

  1. ¿Hoy de qué sientes culpa?
  2. ¿Si puedes aliviar en algo la situación que causaste, ¿lo harías?
  3. ¿De qué forma?
  4. Cambia tu futuro, si es posible.

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!