La violencia económica es un término con el que no todos están familiarizados. Sobre todo, porque este tipo de violencia, a menudo, se normaliza. O no se tiene claro, exactamente, a qué hace referencia.

Entonces, ¿de qué se trata, exactamente? Para empezar, tenemos que hablar de la violencia de género. De acuerdo con ONU Mujeres, esta se refiere a “actos dañinos dirigidos contra una persona o un grupo de personas en razón de su género”.

Para la entidad, su origen se sitúa en la desigualdad de género, el abuso de poder y la existencia de normas dañinas. Usualmente, las víctimas de esta violencia son las mujeres y las niñas. Esto sin desconocer que los hombres y niños también pueden sufrirla.

En ese sentido, la mencionada entidad señala que “la violencia contra las mujeres y las niñas se define como todo acto de violencia basado en el género que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o mental para la mujer”.

Hacen parte de ella amenazas, coacción o privación de sus libertades, ya sea en el ámbito privado o público. Y ya sea ejercida por una pareja o familiar, así como por actores del Estado.

3 Retos Este 2022 Para La Igualdad Económica:

¿Qué Es La Violencia Económica?

La violencia económica es un tipo de violencia de género

La violencia económica es un tipo de violencia de género – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Teniendo en cuenta lo anterior, la violencia de género se ha clasificado en diferentes categorías. Entre ellas están la violencia psicológica, la violencia emocional, la violencia física y la violencia sexual.

También se halla la violencia económica. Esta “consiste en lograr o intentar conseguir la dependencia financiera de otra persona, manteniendo para ello un control total sobre sus recursos financieros, impidiéndole acceder a ellos y prohibiéndole trabajar o asistir a la escuela”, dice ONU Mujeres.

Esto quiere decir que existe una violencia financiera cuando tu pareja no te deja trabajar, porque no quiere que ganes un salario. O cuando te impide trabajar porque sabe que ganarás más y no puede soportarlo.

Así mismo, existe este tipo de violencia cuando una pareja o familiar tuyo te obliga a que le des tus ganancias. O cuando se impone como la persona que maneja las finanzas del hogar y te limita el acceso a los recursos financieros.

De la misma forma, esta violencia se materializa cuando le debes pedir permiso a otro para gastar tu propio dinero. y cuando esto, aparte de todo, limita tu desarrollo personal, mental, emocional, laboral o formativo.

Violencia Patrimonial

Sumado a lo anterior, existe otro tipo de violencia relacionada con los recursos financieros que se llama violencia patrimonial. Esta se da cuando una persona limita el acceso a otra a sus propios bienes, y no solo al dinero.

Por ejemplo, cuando una persona le esconde a otra el computador con el que trabaja, eso es violencia patrimonial. Igualmente, cuando le esconde su documento de identidad o su pasaporte.

Como dijimos anteriormente, este tipo de violencia también puede ser ejercida por un actor del Estado o del Gobierno. Así que se habla de ella cuando una entidad le impide a una persona acceder a sus propios bienes.

Pero, especialmente, cuando esto ocurre debido al género de esa persona y no a otra razón aparente. En todos los casos, este tipo de violencia limita el desarrollo de la mujer porque no puede ejercer sus derechos plenamente.

Y, como consecuencia, ve limitadas las posibilidades de desarrollarse a nivel personal o profesional. Y, por lo tanto, ve limitado su derecho al libre desarrollo del ser y de la personalidad al que todos deberíamos tener acceso.

¿Cómo Resolver Estos Problemas?

Ante esta situación, ¿cómo reaccionar? ¿Qué armas tenemos para combatir la violencia económica y patrimonial? Por supuesto, estos son temas que, lamentablemente, están arraigados en muchas de nuestras sociedades.

Especialmente, cuando se trata de sociedades patriarcales en las que los hombres han tenido siempre más “poder” que las mujeres. O en las que ellos han tenido más acceso que ellas a la educación y al trabajo digno.

Además, se trata de dos tipos de violencias que, usualmente, están asociadas a otras. Donde hay violencia intrafamiliar, por ejemplo, seguramente también hay violencia económica. Y donde hay violencia sexual, también.

Eso hace que resolver estos problemas sea complejo y que no se logre de la noche a la mañana. Finalmente, lo que hacen es dar cuenta de que, aunque en apariencia todo funciona bien, no es así.

Y de que existen muchos aspectos en nuestras sociedades que, a pesar de que estamos en el año 2022, aún no están resueltos a favor de todos. Como, efectivamente, debería suceder.

La Independencia Financiera Es Clave

La independencia financiera es clave para superar la violencia económica

La independencia financiera es clave para superar la violencia económica – Hyenuk Chu | Foto: Unsplash

Sin embargo, con respecto a la violencia económica y a la violencia financiera, se vislumbra una solución en el camino. Esta es lograr la independencia financiera, porque evita que las personas, en especial las mujeres, deban depender de alguien más para sobrevivir.

Cada caso es particular. Pero una es la situación de una mujer que debe someterse a un tipo de violencia porque no tiene a dónde más ir. Y otra, la situación de una mujer que tiene la capacidad económica para renunciar a los vejámenes y construir su propio hogar.

Una cosa es esperar a que la pareja o la familia de alguien ganen dinero y luego decidan cuánto darle. Otra es tener la posibilidad de generar ingresos propios y poder decidir qué hacer con ellos.

Pero ¿cómo pasar de ser del grupo oprimido al grupo empoderado? Construir una independencia financiera es clave. Porque, de esta forma, nadie debe asumir que tiene que depender de otro para sobrevivir.

Nadie tiene que asumir que ganar dinero y gastarlo de la forma que sea depende de la decisión de alguien más. De ahí que sea clave que cuando se hable de empoderamiento, especialmente femenino, se hable de independencia financiera.

Ten en cuenta esto sobre la violencia económica

Ten en cuenta esto sobre la violencia económica – Hyenuk Chu

¿Cómo Lograrla?

El principal punto es promover la educación financiera. Porque muchas personas desconocen su significado. Y las que ya tienen inquietudes, no siempre tienen a la mano a alguien que pueda ayudar a resolverlas.

Resulta clave, igualmente, promover el emprendimiento. En un entorno en el que no siempre es sencillo encontrar un trabajo digno, el emprendimiento puede garantizar una estabilidad financiera.

Paralelamente, iniciativas como esta aportan al crecimiento personal de las mujeres. Un aspecto clave para que puedan ser exitosas y salir adelante, independientemente del escenario en el que se encuentren.

Todo esto aporta a que existan mujeres conscientes de su rol y de su valor en la sociedad. Y de que puedan materializar sus planes, sin importar cuáles sean, a pesar de los obstáculos que imponen la violencia económica y patrimonial.

Espero que hayas encontrado útil este artículo. Por favor, compártelo con alguien si sientes que necesita acceso a esta información. O si crees que está pasando por una de las situaciones descritas, pues puede resultar clave para que encuentre una salida. Ahora, comparte tu opinión:

  1. ¿Alguna vez has sido víctima de violencia económica o patrimonial?
  2. ¿Cuál es tu aporte para que esto no siga sucediendo en tu comunidad?
  3. ¿Crees que tu independencia financiera te ha evitado ser víctima de este tipo de violencia?
  4. Consigue un cambio en tu vida con SHIFT.

Si te ha gustado el post, te agradezco que me ayudes a compartirlo en tus redes sociales. 😉🙏

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!
Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

¡No te pierdas los mejores consejos para Inversionistas exitosos!

Recibe mis últimas noticias del blog en tu bandeja de entrada.

You have Successfully Subscribed!